Poder absoluto para José Luis Díez, el nuevo rey del patrimonio español
  1. Cultura
nuevo reglamento de la institución

Poder absoluto para José Luis Díez, el nuevo rey del patrimonio español

Ya es oficial, Patrimonio Nacional tiene nuevo reglamento para afrontar el nuevo siglo y convierte a su director en el director más poderoso de todos

Foto: José Luis Díez junto a Ángeles González-Sinde y Miguel Zugaza, en 2009, ante 'Los amantes de Teruel'. (Efe)
José Luis Díez junto a Ángeles González-Sinde y Miguel Zugaza, en 2009, ante 'Los amantes de Teruel'. (Efe)

Ya es oficial, Patrimonio Nacional tiene nuevo reglamento para afrontar el nuevo siglo. Si hace unas semanas El Confidencial adelantabael nombre de José Luis Díez, ex jefe de conservación de pintura del siglo XIX del Museo Nacional del Prado, como responsable de la institución que se encarga de proteger y conservar la herencia histórico artística del país, ahora el BOE publica la nueva estructura de su gobierno. La ley, que modifica el reglamento de 1982, otorga un poder insólito y absoluto al director.

La modificación tiene nueva redacción de los artículos 80 al 84. El artículo 85 es suprimido. El primero de ellos establece que todo depende del Consejero Gerente. El Consejo de Administración del Patrimonio Nacional se compone de cuatro órganos, que dependerán de Díez: Dirección de Administración y Medios; Dirección de las Colecciones Reales; Dirección de Inmuebles y Medio Natural; Dirección de Actos Oficiales y Culturales.

Además, Díez será el responsable de la dirección científica y técnica, así como del Museo de las Colecciones Reales. Esta figura no existía hasta el momento en Patrimonio y otorga al ex trabajador del Prado un poder y una capacidad de decisión tan amplia y sobre tantos dominios que supera, por ejemplo, a los del director del Museo del Prado. Quedan suprimidas las unidades de Dirección de conservaciones de bienes histórico-artísticos y la Dirección de imagen, promoción y desarrollo.

placeholder Obras del Museo de las Colecciones Reales.

El BOE aclara que la modificación tiene como finalidad primordial adaptar la estructura organizativa del Consejo de Administración del Patrimonio Nacional a una situación definida por la preparación y próxima apertura del Museo de las Colecciones Reales (prevista para el año 2016), que conlleva la necesidad de revisar la política de gestión de dichas colecciones”. La reforma trata de dotar una gestión adecuada al nacimiento de un nuevo Patrimonio Nacional.

Para el día a día de la gestión d los bienes y derechos se crean delegaciones en los reales Sitios de La Almudaina, Aranjuez, El Pardo, San Ildefonso, San jerónimo de Yuste y San Lorenzo de El Escorial, así como una delegación para los Reales Patronatos. Sobre ellos se sitúa un Consejero Gerente y sobre éste… José Luis Díez.

En el artículo 82 se especifican las nuevas competencias de la Dirección de las Colecciones Reales, que está unida a la Dirección del Museo de las Colecciones Reales: gestión integral de los bienes muebles de las Colecciones, las bibliotecas reales y los archivos históricos de Patrimonio Nacional; la conservación y restauración; la investigación histórica, artística y cultural de los bienes; la presentación y exposición pública de estos; la dirección y programación de las exposiciones temporales; la propuesta de adquisición, entre otras tantas.

José Luis Díez ha comisariado alo largo de estos 26 años como conservador del Prado exposiciones temporales, entre ellas con la que se inauguró la ampliación del Museo en 2008 o la celebérrima antológica dedicada aJoaquín Sorolla. Realizó la dirección técnica del traslado delGuernica, dePablo Picasso, al Museo Reina Sofía, y fueel descubridor de la supuesta firma deEl Coloso, cuando fue retirada la atribución de Goya porManuela Mena. Entonces, Mena y Díez defendieron la teoría del fiasco de la emblemática obra en una rueda de prensa. Anunciaron el hallazgo, en la parte inferior izquierda, de unas iniciales que parecían responder a “A. J.”. Se asignaron a un discípulo de Goya,Asensi Julià. Seis años después de aquella decisión radical, el descubrimiento parece haber sido desestimado por los propios especialistas del museo. Hoy sólo se lee en la cartela: “Seguidor de Goya”, 1818-1825.

Arte
El redactor recomienda