Es noticia
Menú
Yann Leto: "El Congreso es un putiferio"
  1. Cultura
el artista montará en arco una cabina de 'topless'

Yann Leto: "El Congreso es un putiferio"

No habrá políticos contratados para desnudarse delante de un reducido grupo de visitantes. Serán dos bailarinas, en varios pases, durante la celebración de ARCO, que se

Foto: Octavilla del proyecto de Yann Leto para ARCO.
Octavilla del proyecto de Yann Leto para ARCO.

No habrá políticos contratados para desnudarse delante de un reducido grupo de visitantes. Serán dos bailarinas, en varios pases, durante la celebración de ARCO, que se inaugura el próximo miércoles 19 de febrero. La galería T20, de Murcia, abrirá sus puertas a un espectáculo especial: Congress Topless, es decir, el Congreso en pelotas. Nuestro Congreso, el de España, donde se reúnen sus señorías para crear y reformar leyes, para discutir, para pelear, para dar el espectáculo. “El Congreso es un putiferio, un show, palabra de Yann Leto, artista francés que reside en España desde hace ocho años y que en cada edición de la feria de arte contemporáneo plantea problemas a quien no esté preparado para asumir el juego del arte y su vocación provocadora.

En el stand de la galería habrá una cabina de cinco metros cuadrados, con sus espejos, sus butacas, sus luces y sus bailarinas. Dos, en varios pases a lo largo del día. “Veo el Congreso de los diputados y lo que en él ocurre como un striptease privado. Los políticos intentan acercarse al ciudadano con un falso discurso. Las bailarinas que se desnudan son una metáfora del Estado de bienestar, controlado por unas personas que toman leyes y decisiones a la ligera, sin contar con lo que los ciudadanos piensan de ellas”, explica el artista a este periódico.

placeholder Uno de los bocetos de Yann Leto para la pieza de Arco 2014.

Pero la recreación de este espacio era un coste que el artista no podía asumir. Así que lanzó una campaña de micromecenazgoen busca de patrocinadores de su creación. Necesitaba 1.500 euros y ha alcanzado algo más de 2.000. A cambio de la aportación, el artista entregaba desde un agradecimiento en una foto firmada y personalizada por una de las bailarinas (por 10 euros) a un cuadro de casi un metro (por 400 euros). La aportación de 50 euros ha sido la más recurrente. Reconoce que la respuesta le ha sorprendido bastante y que es una buena vía de financiación en estos tiempos.

Me llaman provocador y es mucho más provocativo lo que hacen los políticos. Mucho más indignante que lo que hacemos nosotros

El año pasado Leto montó una de las piezas más polémicas de ARCO, una cruz gamada con luz de farmacia. “Esto es para cerrar la galería”, gritaba una señora bajo la luz verde. Pharmacy Laws era la denuncia del lado oscuro de las farmacéuticas. Nacho Ruiz, galerista de T20, aseguraba entonces a este periódico que no cree en el “enfoque conservador”, que ARCO no podía perder su seña, en un año más gris y conservador de lo normal.

Al parecer, hubo una famosa coleccionista que se sintió herida por la cruz y que amenazó con comprarla para destruirla. Pero la serie se compone de tres. Debió pensárselo, porque no volvió a pasar por allí. “Esa reacción forma parte de la historia de la obra y eso me excita. La alegría llega cuando ves que la gente reacciona ante el arte. Por eso es mucho mejor una opinión negativa, porque entonces has ganado”, explica.

placeholder El pasillo de Arco 2013, donde aparece la cruz gamada farmacéutica.

“El arte siempre da un paso delante de la sociedad para examinarla, para ver hasta dónde es capaz de llegar. ¡¡Seguimos con Franco, no lo hemos superado!!”: la referencia del artista francés es al episodio de censura que vivió hace tres ediciones Eugenio Merino, con su Franco en congelador.

Censura en democracia

“Creo que Merino hizo lo que tenía que hacer. Yo no tengo miedo, quiero que los políticos entiendan el mensaje y puedan disfrutar de la obra. Si creen que no es su lugar, pues que me echen. He hecho lo que tenía que hacer”, asegura. No está en el mejor sitio para plantear una crítica a la labor del político, que cada día en el Congreso demuestra de la pasta que está hecho. No está en el mejor lugar, porque una vez son apartados de la Cámara Baja parten hacia su jubilación a instituciones controladas por ellos, como IFEMA, el recinto ferial donde se celebra ARCO.

El arte de las ferias, es el arte del espectáculo. Hay artistas que sueltan un puñetazo en medio de los pasillos y acaban con el menú de lo mismo

Muchos de los artistas y galeristas que acuden a la cita más importante del mercado con el arte apuestan por la provocación. El arte de las ferias es el arte del espectáculo. Hay artistas que sueltan un puñetazo en medio de los pasillos y acaban con el menú de lo mismo. Las ferias de arte se consumen a toda velocidad, no son un museo; son la comida rápida de la experiencia artística. Si una pieza no se entiende a la primera, estás muerto. Estos artistas tratan de ponerlo todo en duda, el mundo en que viven no les sirve.

El mundo en el que viven ya no les sirve, quieren romper con los tabúes que se generan cada día. Asumen que el artista está ahí para corregirlos, para romper la tregua de la conciencia. Contra el silencio, las complicidades y la culpa. Contra la amnesia visual y la narcotización del paseante. No existen imágenes ideológicamente neutras, ni neutrales. El arte es, para algunos, una herramienta de contrapropaganda basada en hechos reales.

Provocación política

Yann Leto admira al colectivo Democracia: cree que son la avanzadilla del arte español. Él coincide con ellos en la “necesidad” de alimentarse con hechos políticos, sociales y económicos, como explica. Él toma una posición, pero no renuncia al planteamiento estético. Además, reconoce que vive en un país donde no se puede estar al margen de la corrupción. “La verdad es que España es especial. Aquí tengo mucho material para trabajar. Como ciudadano me duele, como artista me alimenta”, reconoce.

placeholder El cuadro de Leto inspirado en la foto de la fiesta de la alcaldesa de Alicante.
El cuadro de Leto inspirado en la foto de la fiesta de la alcaldesa de Alicante.

Leto plantea el debate de la madurez democrática de una Constitución joven que se avejenta, de una sociedad que avanza hacia el pasado. En el momento de la conversación con este periódico había desestimado la idea de incluir un ejemplar de la Constitución en la sala de espejos y cortinas. Todo queda reducido al título del montaje. Que cada uno coma todo el ajo que necesite para picarse.

Además, incluirá varios cuadros de gran tamaño, entre los que destaca una versión del Almuerzo campestre de Manet, inspirada en la fiesta de pijamas de Nochevieja, que la alcaldesa de Alicante celebró en Andorra con empresarios y amigos. Leto se alimenta de la prensa, de sus imágenes y esta le pareció muy graciosa…

No habrá políticos contratados para desnudarse delante de un reducido grupo de visitantes. Serán dos bailarinas, en varios pases, durante la celebración de ARCO, que se inaugura el próximo miércoles 19 de febrero. La galería T20, de Murcia, abrirá sus puertas a un espectáculo especial: Congress Topless, es decir, el Congreso en pelotas. Nuestro Congreso, el de España, donde se reúnen sus señorías para crear y reformar leyes, para discutir, para pelear, para dar el espectáculo. “El Congreso es un putiferio, un show, palabra de Yann Leto, artista francés que reside en España desde hace ocho años y que en cada edición de la feria de arte contemporáneo plantea problemas a quien no esté preparado para asumir el juego del arte y su vocación provocadora.

El redactor recomienda