Es noticia
Menú
Los Beatles como síntoma de represión sexual masiva
  1. Cultura
MEDIO SIGLO DE LA LLEGADA DEL GRUPO A eeuu

Los Beatles como síntoma de represión sexual masiva

Se cumplen cincuenta años de la irrupción de la beatlemania en América. El grupo provocó una catarsis social, mediática y hormonal

Foto: Los Beatles en su primer concierto en EEUU (EFE/Mike Mitchell)
Los Beatles en su primer concierto en EEUU (EFE/Mike Mitchell)

Hace medio siglo que los Beatles conquistaron EEUU. Ahora puede sonar como algo obvio, pero hablamos de una tormenta social que cogió al país por sorpresa. Especialmente, al veterano presentador de televisión Ed Sullivan, que pulverizó récords de audiencia invitando al grupo a su programa.

Fue el 9 de febrero de 1964. Al otro lado de la pantalla, siguieron la emisión 73 millones de espectadores en un país de 192 millones de habitantes. Por aquellos tiempos, en los que solo había tres canales, se consideraba que un programa había sido un éxito nacional a partir de 25 millones. Desde entonces, solo han superado el récord de los Beatles las retransmisiones anuales de la Super Bowl, el especial ¿Quién mató a JR? (villano del culebrón Dallas) y el episodio final de la serie MASH. Ya se ha convertido en tópico periodístico describir el desembarco del grupo británico como "la inyección de optimismo que el país necesitaba 77 días después del asesinato de Kennedy".

Intuición femenina

Nadie esperaba aquel petardazo, pese a las numerosas señales. El single I Want To Hold Your Hand era número uno en las listas, con un millón de copias despachadas en dos semanas. Tres mil fans recibieron cuarteto de Liverpool en el aeropuerto de Nueva York. El show de Sullivan disponía de 700 butacas, para las que se recibieron 50.000 solicitudes.

Este periodo cumbre de la beatlemanía se cierra con el espacial The Beatles At Shea Stadium (1965), también producido por Ed Sullivan, que ha pasado a la historia como el primer concierto donde los gritos de las fans se escuchan tan alto como las canciones.

El público femenino siempre es el primero en darse cuenta del talento de los grandes rompedores de la música popular

¿Qué podemos sacar en claro de aquel momento de desborde pop? La periodista musical Patricia Godes ofrece algunas claves: "Siempre he pensado que el público femenino es el primero en darse cuenta del talento de los grandes rompedores de la música popular. Piensa en Elvis Presley, Frank Sinatra o Madonna, incluso en el tango con Carlos Gardel. Los Beatles son otro ejemplo de esto. Las primeras que realmente se entusiasman con ellos fueron las chicas jóvenes".

¿Cómo valora Godes las catárticas escenas del Shea Stadium? "Nunca he entendido los gritos, habría que consultar a un sexólogo o un sociólogo, pero también era cuestión de los equipos de sonido de la época. Me refiero a que no eraN muy potentes: hoy cualquier verbena tiene más vatios de los que ellos usaban entonces".

Revolución sexual

Perder el control, gritar y desmayarse era una forma de protestar contra la represión sexual

En un brillante texto de 1986, titulado El mundo escucha a quienes chillan, la ensayista Barbara Ehrenreich explicaba lo siguiente: "Perder el control: gritar, desmayarse, fundirse con la multitud…No era un acto consciente, pero sí una forma de protestar contra la represión sexual, la rígida doble moral de la cultura adolescente. Fue el primer levantamiento dramático de la revolución sexual femenina. Las niñas que gritaban, muchas de ellas entre diez y catorce años, se amotinaban con el único objetivo de aprovechar la oportunidad de estar cerca de sus ídolos. A pesar de todo, tenían motivos sobrados para esta rebelión, o al menos mucho que ganar con la revuelta. Vivían en una sociedad altamente sexualizada, hasta el punto de que un sociólogo de la época descubrió que el número de referencias sexuales explícitas en los medios de comunicación de masas se había doblado entre 1950 y 1960. En aquel contexto, se esperaba que las chicas adolescentes y preadolescentes no fueran solo 'buenas' y 'puras', sino militantes de la pureza en su entorno social. Debían marcar los límites a los chicos y condenar al ostracismo a las chicas que no eran capaces de hacerlo".

Resumiendo: un polvorín de represión puritana que saltó por los aires con la excusa de un grupo musical.

Impacto en España

La beatlemanía fue uno de los primeros fenómenos pop que España vivió al mismo tiempo que el resto del mundo. ¿Cómo nos afectó aquello en pleno franquismo?

Los ejecutivos sabían que los adolescentes de la posguerra no compraban solo para sobrevivir, como hacían sus padres, sino para autoafirmarse

"Con los Beatles, en España, se inicia el culto a la juventud: los medios empiezan a hablar de moda joven, vivimos la explosión ye-ye, donde manda el lado efímero de la adolescencia. La moda femenina empieza a infantilizarse. Pierre Cardin y Courrèges ponen de moda las faldas cortas y los calcetines altos para chicas jóvenes, cuando en la elegancia convencional mandaban las medias para chicas de 12 y 13 años. Con los Beatles, además, el mercado pop coge velocidad: antes una buena canción podía estar años sonando, ahora se imponen los ciclos de seis meses. En 1966 nacen Los 40 Principales, que renuevan su lista de éxitos cada semana. Pasamos de una sociedad tradicional, donde las cosas tenían que durar, a otra considerada moderna que exigía una renovación constante de los productos de consumo. Es paradójico que quien lleva la carrera de los Beatles sea George Martin, un hombre con experiencia en la industria. Los ejecutivos sabían que los adolescentes de la posguerra no compraban solo para sobrevivir, como hacían sus padres, sino también como medio de compartir y de autoafirmarse, por tanto era más sencillo venderles cosas", explica Godes.

La Guerra Fría del pop

Los Beatles, señala la periodista, llegaron en un momento propicio, tanto en el plano cultural como en el político: "Cuando era pequeña escuché la teoría de que a EEUU le había venido muy bien la beatlemanía. Hasta entonces, lo que dominaba las salas de fiestas eran las orquestas tropicales con variaciones de la música cubana. La explosión de los Beatles coincide con el máximo de paranoia nacional por el triunfo de la revolución castrista. Además llegaron en una época de vacío, porque el rock and roll estadounidense había sido desahuciado: todos los pioneros estaban muertos o en la cárcel y Elvis en su etapa cinematográfica. Por eso EEUU se rindió a los grupos británicos. Después de la revolución cubana, la música caribeña vuelve al gueto solo para hispanos".

Hace medio siglo que los Beatles conquistaron EEUU. Ahora puede sonar como algo obvio, pero hablamos de una tormenta social que cogió al país por sorpresa. Especialmente, al veterano presentador de televisión Ed Sullivan, que pulverizó récords de audiencia invitando al grupo a su programa.

Música
El redactor recomienda