ilustraciones sexuales para aprender castellano

Sexo oral, lo que le falta a la RAE

Sabina urraca enseña normas básicas del castellano de una forma divertida y original: utilizando el sexo como arma educativa

Aquí está la solución para subir puntos en el Informe Pisa y que el Ministro Wert duerma tranquilo: se llama Tus faltas de ortografía hacen llorar al niño Dios (Gráficas Torete) y lo escribe e ilustra Sabina Urraca. Un manual de ortografía pornográfica que promete limpiar, fijar y dar esplendor a la maltrecha lengua de Cervantes, con unas cuantas posturas sexuales por delante como cuenta la autora a El Confidencial.

¿De dónde surge el proyecto?

Mi neurosis ortográfica me llevó a él. Un día, escribiendo en el blog se me ocurrió utilizar un reclamo para que a la gente se le grabaran a fuego algunas normas ortográficas. ¿Y qué mejor reclamo que el sexo? En mi blog suelo escribir bastante sobre temas sexuales y había comprobado cómo, en el gráfico de visitas, estas se disparaban cuando había un post marrano. Así que hice los primeros dibujos y los colgué un poco avergonzada, pensando "Jesusito de mi vida, perdóname, que voy a poner una cosa muy chusca y facilona".

¿Dónde encuentra la inspiración para los errores ortográficos?

La vida en general, y Facebook en particular, son mis mayores fuentes de faltas de ortografía. De vez en cuando acudo a ciertas revistas digitales asociadas a periódicos de tirada nacional y gran renombre (no diré nombres) para conseguir que me sangren los ojos. Intento controlarme para no herir a la gente con mis correcciones de persona insoportable, porque el goteo de faltas de ortografía es constante, pero, en el caso de las revistas, de vez en cuando me lanzo a la yugular y les doy cera. Pocas veces me hacen caso, la verdad. 

¿Cómo es el proceso desde que ve una falta de ortografía sangrante, hasta que imagina la viñeta con la que la ilustrará?

Cuando se me ocurrió empezar a hacer los dibujos pornoortográficos, fui apuntando en un papelito las faltas de ortografía más comunes que veía por ahí. Después hay algunas que han surgido porque se me ocurría el dibujo, y necesitaba encontrar una falta que casase con él. Hay algunas que son homenajes a amigos míos que las cometían. El "Se dice convenzo", por ejemplo, nació como regalo para mi amiga Carmen, que siempre decía "convenzco". Ahora está completamente rehabilitada y es un chica feliz y de provecho.

Hice los primeros dibujos y los colgué un poco avergonzada, pensando: Jesusito de mi vida, perdóname, que voy a poner una cosa muy chusca y facilona

Estudió con el difunto Félix Romeo, ¿qué opinión le merecen escritores como García Márquez, que siempre han defendido las faltas de ortografía?

Siempre me daba mucha rabia que el resto de la gente hubiese tenido profesores tipo El club de los poetas muertos, profesores-mentores que te cambian la vida, y yo no. Hasta que me dio clase Félix Romeo. Félix era y es lo más parecido a un maestro que he tenido. 

En cuanto a lo de García Márquez, me metes en un tema delicado. Sólo te diré que mi padre, en un arrebato de lirismo y humor, me puso como segundo nombre el de un personaje de una novela de García Márquez. Así que no puedo meterme con él. Es como un abuelo con el que no estás de acuerdo en nada, pero es tu abuelo y le quieres.

¿Es más del Diccionario de la lengua española o de María Moliner?

De la Mari de toda la vida. Su diccionario y el etimológico de Joan Corominas eran las biblias familiares en casa de mis padres. Así de repelente fue mi infancia. Por eso ahora estoy tan chalada.

¿Está a favor de suprimir la tilde en "solo" y en "guion"?

La RAE y yo no somos amigas. No le presto mis juguetes en el recreo y tampoco cojo los suyos, porque son una mierda y un sinsentido, y no hay manera de jugar con ellos.

La ortografía es solo la punta del iceberg: ¿cómo se siente ante la incorrecta puntuación o los fallos sintácticos y/o gramaticales?

Creo que el psiquiatra me mandó distinta medicación para lo de la ortografía y los fallos gramaticales, pero, básicamente, el cuadro clínico es el mismo: sudores, temblores y ganas de llorar sentada en las rodillas de Pérez-Reverte mientras él ocupa su silla con la letra ‘t’ de la RAE.

Ilustración de 'Tus faltas de ortografía hacen llorar al niño Dios', de Sabina Urraca
Ilustración de 'Tus faltas de ortografía hacen llorar al niño Dios', de Sabina Urraca

Si Durero ilustró El Quijote, ¿Sabina Urraca está condenada a ilustrar El dardo en la palabra de Lázaro Carreter?

Pues mira, ahí has dado en el clavo. Hace poco ilustré algunas frases de El dardo en la palabra, en concreto las que tenían algún toquecito sexual, para la revista erótica El erizo abierto. Lo hice con mi amigo Ángel Talián, y lo titulamos El nardo en la palabra. Creo que sale dentro de poco. 

Se confiesa una "nazi de la ortografía": ¿ha abandonado alguna relación por este motivo?

Tuve un novio al que directamente no le entendía los mensajes. Era algo serio, sin posible reforma o rehabilitación. La cosa se acabó por otras razones, pero yo sabía que aquello estaba muerto desde que vi el primer "dijistes".

¿Son los errores ortográficos anafrodisíacos?

Absolutamente. En general, la gente con buena ortografía folla mejor. 

¿Qué sentimiento siente hacia el texto predictivo o el corrector automáticonbsp;

“Ya sé que gastas menos tiempo si usas el autocorrector, pero si te gusto tanto como dices, supongo que no tendrás inconveniente en gastar algo más de tiempo en decirme cosas". Este texto data de hace dos semanas. Así de gilipollas soy. Por suerte, funcionó.

Ilustración de 'Tus faltas de ortografía hacen llorar al niño Dios', de Sabina Urraca
Ilustración de 'Tus faltas de ortografía hacen llorar al niño Dios', de Sabina Urraca
¿Es un mensaje SMS de un quinceañero la señal de que ha llegado el Apocalipsis?

Esta Navidad he tenido el honor de ver a mis primos, todos adolescentes con carita de desidia total, manejarse en cuestiones básicas como barrer o ayudar a cocinar algo. Y el problema de estos cachorrillos no es que no sepan escribir, es que no saben hacer una mierda. Viendo la cantidad de tiempo que pasan dándole a la teclita en sus móviles del futuro, me daban ganas de levantarme y lanzar una proclama llena de pasión, tipo: "VUESTRO CONTROL DEL LENGUAJE OS HARÁ LOS REYES DEL WHATSAPP. OS TRISCARÉIS A QUIEN OS PLAZCA CON UN BUEN USO DE LAS PALABRAS EN TUENTI". 

El Instituto Cervantes suele preguntar eso tan cursi de cuál es la palabra favorita del idioma español. En su caso, ¿cuál es la falta de ortografía más odiada?

En general, me joden la vida las personas que sobretildan y sobrecoman. Me parece menos dañina la mala ortografía por defecto que por exceso. Cosas como "CUÁNDO tú quieras vamos al guateque" me parecen mucho más jodidas que un "¿CUANDO vamos al guateque?". Las dos están mal, pero me jode más la primera. Con lo que más momentos de ira he sufrido, ortográficamente hablando, ha sido con las barbaridades que cometen muchos concursos literarios con la palabra "microrrelato". No sé por qué, se empeñan en escribirla con una sola erre.

Lo que más me hacía sufrir antes eran los subtítulos de Canal Metro de Madrid. Llegaba a lanzar maldiciones en voz alta mientras esperaba en el andén. La gente se apartaba por miedo a que los tirase a la vía

Me parece muy fuerte que un concurso de escritura, que se supone que nace en un ambiente de buena ortografía y gramática, haga esa chapuza ya desde el título. Hubo una época en la que les escribía cada vez que lo veía (controlándome, siempre desde el respeto y la suavidad), y fliparías con la cantidad de organizadores prepotentes que me respondían de vuelta, no para darme las gracias y asumir su error, sino para reafirmarse en su cagada y decirme que yo no tenía ni idea. Había algunos iracundos y prepotentes, pero lo peor eran los paternalistas, que me trataban como si fuese gilipollas y me estuviesen salvando la vida.

¿Quién le hace sufrir más: el subtitulador de los telediarios o el de Sálvame?

Lo que más me hacía sufrir antes eran los subtítulos de Canal Metro de Madrid. Llegaba a lanzar maldiciones en voz alta mientras esperaba en el andén. La gente se apartaba por miedo a que los tirase a la vía. Por suerte, el dios de la ortografía escuchó mis súplicas, y ahora una colega mía del curro lleva el equipo que crea y subtitula las noticias del Metro. Es una tía muy meticulosa, que no pasa una. Ella no lo sabe, pero para mí es una especie de salvadora revolucionaria.

¿Cree que tiene alguna posibilidad de entrar en la RAE?

Yo sólo entraría en la RAE para practicar una orgia gerontofílica. 

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios