Es noticia
Menú
"Lo de Franco y el Rey fue amor a primera vista"
  1. Cultura
biografía íntima de UN DICTADOR

"Lo de Franco y el Rey fue amor a primera vista"

Tras investigar la conflictiva vida sexual de los reyes, Pilar Eyre publica ahora una biografía íntima del dictador Francisco Franco

Foto: El Rey Juan Carlos, entonces Príncipe de España, y Francisco Franco (EFE)
El Rey Juan Carlos, entonces Príncipe de España, y Francisco Franco (EFE)

Ahora que tirar de la manta se ha convertido en deporte nacional en España, quizás sea el momento oportuno de entrevistar a la mujer que con más fuerza ha tirado de las sábanas cañís en los últimos años. Todo sea para que en Celtiberia empiece a correr un poco el aire. Nos referimos, claro, a la periodista Pilar Eyre (Barcelona, 1951),quehace un par de años ayudó a dinamitarun tabú histórico al desvelarla azarosa vida sexual del Rey en elensayo La soledad de la Reina (2012).

Con dicho libro ganó muchos lectores y algún que otro disgusto, incluido el cabreo monumental de la Casa del Rey. El escándalo de la cacería en Botsuana/relación con Corinna, que estalló poco después, no ayudó precisamente a aflojar la presión real sobre una Eyre que manejaba toneladas de información sobre las correrías del Monarca. O cuando la crisis sentimental se convierte en crisis de Estado. Poca broma con los asuntos del corazón en épocade colapsoinstitucional.

Pues resulta que a Pilar Eyre le va la marcha. Tras el follón real decidió “meterse en otro jardín”: escribir una biografía íntima del Generalísimo, Franco Confidencial, que publica ahora Destino.

Primera conclusión: aunque la protagonista de La soledad de la Reina era (en teoría) Sofía de Grecia, lo que ha hecho Eyre estos dos últimos años es escribir la biografía íntima/sexual/sentimental de los dos únicos jefes de Estado que ha conocido España desde 1939. Elúltimo siglo del país vistodesde las camas del poder. Pilar Eyre, la mujer que tiró de las sábanas de Franco y el Rey.

placeholder Pilar eyre: 'antes los hombres pegaban a las mujeres y encima era gracioso'

Dado que Franco es una figura histórica que está ya amortizada, cabría pensar que el nuevo libro iba a ser un camino de rosastras el estrés de buscar las cosquillas al actual Monarca. Pero no. Aún no había llegado el ensayoa las librerías yya estaba "sufriendo amenazas de quienes quieren monopolizar las visiones sobre la vida de Franco”, cuenta Eyre a El Confidencial. Y eso que nadie se había leído el texto todavía.Parece que imaginar a Franco en la intimidad incomoda.

Franco no tenía vida sexual

Llegados a este punto, es necesario aclarar qué entendemos por intimidad. Franco Confidencial no es precisamente un 50 sombras de Grey protagonizado por un fogoso generalísimo. Primero, porque el dictador “no tenía vida sexual” (portanto, el contraste entre la vida sexual de los dos últimos jefes de Estado es drástico). Segundo, porque lo íntimo aquí va mucho más allá de lo que pasa entre las sábanas para centrarse en lo que sucede entre las cuatro paredes de una casa familiar y un palacio y no sale a la luz.

El intento por “retratar al hombre que se escondía bajo el uniforme” se convirtió en un carrusel de novedades. “Cada día era una nueva sorpresa. Mi familia es de derechas, pero lavida mehizo de izquierdas. Oscilé un poco al ritmo del país. Con todo, he intentado enfrentarme a la figura de Franco con la mente limpia”, aclara la periodista.

Era frío en lo personal y despiadado en lo militar

El libro dedica parte de sus esfuerzos a bucear en la infancia del dictador (que Eyre califica de “durísima”) para ensayar la estrategia freudiana de interpretar una biografía analizando los primeros años de una persona. Tres claves que marcan una vida: “Un padre maltratador, un tremendo complejo de Edipo y la pérdida de Cuba. Estos tres hechos forjaron su personalidad. Franco era frío en lo personal y despiadado en lo militar”, zanjaEyre.

Amigos para siempre

La amistad especial entre Franco y el Rey es otro de los platos fuertes del libro. Dice Eyre que “Juanito” era la persona que más quería Franco “tras su madre y su hija”. Eso es, en efecto, querer mucho a alguien. “Fue un amor a primera vista. Franco reconoció en el Rey muchos rasgos de su propia vida. Sus discursos sobre sus infancias son muy parecidos. Los dos dicen ‘no tuve una infancia feliz, tuve que cargar sobre mis hombros pesos excesivos parami edad, mi familia no me entendió’. Ese tono lastimero de niño incomprendido y desamparado late tanto en el discurso del Rey como en el de Franco”. Resumiendo: “El Rey fue el hijo que Franco nunca tuvo”.

Dice la periodista que ahora “se intenta ocultar una parte crucial” de la relación entre ambos personajes. Como cuando el dictador estaba moribundo en el hospital y el Marqués de Villaverde, popularmente conocido como 'el Yernísimo', le preguntó al entonces Príncipe: “¿Qué va a ser de nosotros cuando Franco se muera?”. Respuesta del Rey: “Respondo con mi vida por la vuestra. Todo lo que soy se lo debo a él”, recuerda Eyre. La periodista concluye: “De hecho, nunca ha habido un memorial de agravios. Nadie ha tocado las haciendas de los Franco. No ha pasado nadaporque el Rey les prometió que no pasaría nada cuando Franco muriera”.

Cuando la censura se viene abajo

Ahora que ya ha pasado por el trance de escribir sobre dos de las personas más poderosas del siglo XX español, Eyre hacebalance sobre los límites de la libertad de expresión en la era democrática. Tres perlaspara rematar:

El Rey tenía bula y los periodistas nos callamos muchas cosas

1) “Antes había censura pura y dura. Todos los que llevamos tiempo en la profesión lo sabemos. Después del 23-F hubo un pacto entre las altas instancias ylos directores de los grandes medios de comunicación paraque no se tocaranciertos asuntosde la vida privada del Rey. El Rey tenía una especie de bula. Los periodistas sabíamos muchas cosas que nos callábamos. Lo poco que se publicabaera ninguneado, ignorado uocultado. Llegó un momento en que este pacto se rompió. Los españoles nos cansamos, incluidos los periodistas”.

2) “El Rey conocía esta impunidad y actuaba muy alegremente. No trataba de guardar ni siquiera las apariencias”.

3) “Me di cuenta de que tenía que escribir La soledad de la Reina cuando al Rey le operaron del nódulo en el pulmón [2010]. TodaEspaña era un clamor: ‘¿Cómo es que la Reina no está con el Rey? Es una mujer fría. Le dejará morircomo a un perro’. Los periodistas sabíamos perfectamente por qué la Reina no estaba con él: porque el Rey no estaba solo… Entonces entendí que aquella mujer, la Reina, necesitaba una explicación”.

Ahora que tirar de la manta se ha convertido en deporte nacional en España, quizás sea el momento oportuno de entrevistar a la mujer que con más fuerza ha tirado de las sábanas cañís en los últimos años. Todo sea para que en Celtiberia empiece a correr un poco el aire. Nos referimos, claro, a la periodista Pilar Eyre (Barcelona, 1951),quehace un par de años ayudó a dinamitarun tabú histórico al desvelarla azarosa vida sexual del Rey en elensayo La soledad de la Reina (2012).

El redactor recomienda