Jabier Muguruza ARRANCA EN MADRID LA GIRA DE 'BESTE HOGEI'

"Canto sobre lo que unos llaman crisis y otros llamamos estafa"

Jabier Muguruza presenta su nuevo disco e inicia una gira que espera que sea tan exitosa como la anterior, que le llevó a dar 41 conciertos por todo el mundo

Foto: Jabier Muguruza en uno de sus conciertos
Jabier Muguruza en uno de sus conciertos

Veinte años lleva como solista. Paso a paso, va ganando oyentes. No solo por aquí, sino más allá de la península ibérica. "Me conformo con repetir los 41 conciertos de la gira anterior, que nos llevaron a Francia, Polonia, Estados Unidos..." Jabier Muguruza (Guipúzcoa, 1960) hace bueno el tópico del corredor de fondo.  Su nuevo trabajo, Beste Hogei, se puede traducir por "Otros veinte" (años, claro). Parece que le queda gasolina para rato. Hoy presenta el disco en Madrid (Galileo Galilei) y luego viaja a Burdeos (13), Zaragoza (27), Sestao (27 de diciembre) y Bilbao (13 de febrero).

La figura del cantautor está muy cuestionada desde hace tres décadas. ¿Cómo afronta este obstáculo?

No me molesta el término. La gente lo ve como algo viejo, del franquismo, pero a esa generación yo la respeto mucho. En Madrid voy a actuar con Pablo Guerrero. También respeto mucho a Paco Ibañez. Tengo claro que lo que estamos aportando tiene su vigencia y su importancia. No soy amigo de lo explícito, prefiero lo sugerente, ya llevo años venga a sugerir y sugerir...(risas) Creo que el sirimiri empapa más que el chaparrón. Reivindico esto porque me lo creo. Hace poco, me escribió alguien de Mallorca diciendo que las canciones le ayudaron a superar la muerte de su pareja y otra persona me contó que el nuevo disco le parece un bálsamo que le ayuda cuando vuelve hecho polvo del trabajo.

Te han definido varias veces como el cantautor del "menos es más". ¿Estás de acuerdo?

Claro, para mí el silencio es muy importante. En la rueda de prensa de presentación, Iñaki Irazu, uno de los letritas con los que colaboro, decía que el silencio de mis canciones es algo que se busca, que se construye, no es algo que esté allí dado. El pianista de mi grupo, Mikel Azpiroz, lo relaciona con el concepto de vacío del escultor Oteiza. Dice que es una traducción al lenguaje musical. Algo de eso hay. El silencio es la base sobre la que circulan los textos y la voz. 

¿Cómo es tu relación con los letristas con los que trabajas?

Cada uno es distinto. Con los años va encajando mejor el trabajo en equipo. Esta vez me atreví a sugerirles que, dada la situación social, podríamos abrir la línea que llevo desde hace tantos años. Yo suelo cantar sobre la parte oculta del iceberg, los cambios que experimentamos las personas por dentro. Quizá ahora es tiempo de hablar también de cosas sociales. Les pedí que escribieran sobre ese problema que unos llaman crisis y otros llamamos estafa. Iñaki Irazu no me hizo mucho caso, pero sí Lourdes Oñederra con Yessica o Harkaitz Cano con Liburua Ala Kafea, que trata de escoger entre un café y un libro de segunda mano porque el protagonista no llega a fin de mes. La política no es solo la que hacen los políticos. Yo siempre he hablado de política, pero esta vez aparece de forma más evidente en algunas canciones. 

El cantautor jabier muguruza presenta su nuevo disco
El cantautor jabier muguruza presenta su nuevo disco
¿Qué argumentó Iñaki Irazu para rechazar tu sugerencia?

Irazu es muy peculiar: es un autor que no publica, solo se le conoce a través de nuestras canciones. Tiene algo de sordera y a veces la exagera cuando no quiere escuchar algo. Insisto en la palabra "peculiar", que es la que nos sirve para salvar este tipo de situaciones. Tampoco es un problema. Hace años que escribe letras a las que me siento cercano, por ejemplo Beldurrak, sobre una persona madura que se despierta en mitad de la noche con una emoción que no sabe identificar. En lo cotidiano ocurren muchas cosas, aunque haya gente que diga que no. Lo que pasa es que hay que poner la lupa. 

La letra de Yessica trata sobre el machismo. Parece que apenas hemos avanzado en esto desde tiempos de Franco. 

Por supuesto. Siempre me ha interesado. Yo tengo algún problema de estos cerca. Donde vivo, en Irún, las mujeres son discriminadas en las fiestas del Alarde. La desigualdad de género es un problema político tan importante como cualquier otro.

Troppo Solo, con texto de Bernardo Atxaga, aporta un toque de humor. ¿Intentas que no falte?

Es una de esas canciones de apariencia trivial donde el oyente puede encontrar algo más. Trata sobre un hombre gordo, enamorado, que quiere mejorar su aspecto, pero no es capaz de dejar de comer. Al final, se resigna a cenar solo todas las noches. Atxaga me dijo el otro día que cada vez le interesa más escribir cosas de apariencia sencillita pero que luego den qué pensar. Sí que intento que aparezca un poco de humor en cada disco. En el álbum Taxirik Ez (2009) estaba la letra de Clementine, esa señora de setenta y tantos disfrazada de cowboy, enfrentándose a la muerte como si fuera un duelo. "Ese humor que nos defiende un poco de la realidad, Jabier", me suele decir Kiko Veneno. Tiene razón en que los vascos somos demasiado serios. Siempre me he empeñado en plantear canciones que no empujen hacia el agujero, sino que ayuden a seguir viviendo.  

La política no es solo la que hacen los políticos. Yo siempre he hablado de política, pero esta vez aparece de forma más evidente en algunas cancionesEres uno de los pocos cantautores que se han resistido al tópico de que un artista debe escribir su propias letras. Prefieres trabajar con un equipo de escritores, en contraste con esos músicos que intentan componer todo solos para autoafirmarse.

Hay gente que lo hace muy bien, pero también letristas que se repiten mucho. He escrito alguno de los textos que canto, pero últimamente pido casi todo a estos colaboradores de lujo que se sitúan en el mundo de una forma parecida a la mía. En todo caso, las cosas que planteo no solo están en las letras, sino también en el tempo. Nuestra civilización impone un ritmo bestial y yo sigo luchando por echar el freno. Propongo otra forma de decir, otra forma de mirar...

¿Qué contiene Beste Hogei que no hubiera en discos anteriores?

Tiene una continuidad respecto a Bikote Bat (2011), pero sin dejar de hacerme montones de preguntas, que es la postura que más me interesa como autor. He tenido que renovar la ilusión, que es algo de lo que andamos faltos en el gremio. Hace poco me lo decía un conocido cantautor: "tengo el material, Jabier, pero me falta la ilusión". Hay que enfrentarse a esa realidad. Mi amigo José Luis Zumeta, el pintor, dice que los colores de sus cuadros son las emociones. Este es un disco muy desnudo, como Bikote Bat, pero los músicos les han puesto colores musicales que son las emociones. Los arreglos de Mikel Aizpiroz me parecen mágicos. Ayer un técnico de sonido de Radio 3 me decía que la banda sonaba muy bien. Esa es mi forma de defender el trabajo: invitar al mejor saxofonista, que es Gorka Benítez; también a la mejor cantante, que es Mireia Otzerinjauregui, que participó en la gira de homenaje a Leonard Cohen con la mítica Perla Batalla. Intento ofrecer cosas de gran calidad. Esa es mi apuesta. Los vascos somos muy de apuestas. 

Dices que el gremio de los músicos está de capa caída.

Hay cierto desánimo. No voy a ser un iluso, pero quiero ser optimista. No se me quitan las ganas de hacer canciones. David Trueba me decía hace poco que "yo voy a seguir contando historias, aunque sea con una tiza". El paradigma cultural está mutando. Joxan Muñoz, un escritor vasco, va más lejos y sostiene que vivimos un cambio de civilización. Otro autor me decía que no íbamos a ser capaces de comprender lo que pasa ahora hasta dentro de dos generaciones. Además de esto, claro, están las medidas legales que atacan al gremio y que parecen directamente destinadas a acabar con la actividad cultural. Tampoco quiero hacer el discurso de que nos vamos al carajo porque creo que no sirve de nada. 

¿Se nota, por lo menos, cierta distensión en la cultura vasca?

Por supuesto. El contexto político es más relajado, se puede hablar con mayor libertad. Yo sigo reivindicando el tema identitario: canto en varios idiomas, pero sobre todo en euskera. Por otra parte, también hay más tensión por el aumento de la pobreza, la preocupación y el miedo. El gris ahora es más plomizo. 

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído