mil cruceros llegan cada año a la ciudad

El turismo hunde Venecia

La World Momuments Fund alerta sobre las consecuencias del aumento del turismo en la ciudad italiana y califica la situación de dramática

Foto: Crucero visto desde el lago de Venecia (Reuters)
Crucero visto desde el lago de Venecia (Reuters)

En los últimos cinco años, el turismo en Venecia se ha incrementado en un 400%. Hasta 20.000 turistas visitan cada día sus rincones. Todo esto ha llevado a que la ciudad de los canales haya tenido que gritar: “¡SOS!”.  Venecia necesita ayuda urgente o no sobrevivirá a las masas de curiosos.

Esta es la advertencia dada por la World Momuments Fund (WMF), la organización independiente más importante de las dedicadas a la protección del patrimonio internacional. La WMF ha publicado su lista anual de lugares que han de ser vigilados y restaurados antes de que sea demasiado tarde. La organización destaca sobre casi 70 casos el de Venecia como “dramático” e inciden sobre el preocupante aumento de cruceros de grandes dimensiones que llegan a la ciudad y que están deteriorando seriamente sus condiciones medioambientales y la calidad de vida de sus ciudadanos. Se refieren a los mastodontes de más de 40.000 toneladas, que diariamente atracan con 15.000 personas a bordo. Una auténtica apisonadora de turistas.

La fundación incluye a Venecia en esta lista con la esperanza de que se realice un estudio que establezca si el interés económico de los cruceros compensa el impacto negativo que están creando en su entorno. Unas consecuencias que también son notadas por los ciudadanos, que constantemente inician protestas en contra de la llegada masiva de cruceros, cada uno de los cuales contamina como 14.000 coches juntos. Su petición es clara: no quieren barcos de gran tamaño navegando por sus canales. La presidenta de la WMF ha indicado que el número de esos cruceros de turismo masivo que llegan anualmente ha pasado de 400 en 2005 a 1.000 el año pasado.

Un crucero navega por el lago de Venecia, cerca de la Plaza de San Marcos (Reuters)
Un crucero navega por el lago de Venecia, cerca de la Plaza de San Marcos (Reuters)

En total, la World Monuments Fund ha elegido 67 lugares en 41 países que datan desde la prehistoria hasta el siglo XX y que, debido a catástrofes naturales, guerras, acción humana o falta de recursos están en peligro de extinción. Su intención es servir de toque de atención para que se cree una alarma internacional que genere una labor de conservación del patrimonio entre los Gobiernos y organizaciones internacionales. La fundación colabora también en la preservación del patrimonio cultural mundial proveyendo ayuda financiera y técnica a estos lugares.

Uno de los países que centran la lista para 2014 es Siria. La escalada de violencia que ha tenido lugar desde 2011 ha devastado su paisaje y lo ha afectado de forma grave. Monumentos como la ciudadela de Alepo, el Crac de los Caballeros o la fortaleza de Qa’lat al-Mundique, símbolos culturales del país, se encuentran en un peligro constante.

Grietas en las columnas de la Plaza San Marcos (EFE)
Grietas en las columnas de la Plaza San Marcos (EFE)
Esto ha llevado a la WMF a hacer un llamamiento especial sobre todo el patrimonio cultural sirio con el objeto de advertir acerca de las amenazas que sufre nuestro patrimonio mundial en tiempos de guerra. Además, se llama a la acción a la comunidad internacional para que se empiece a trabajar en los medios, fuentes y técnicas que se utilizarán cuando esta situación de conflicto termine. Una forma de anticiparse que hará que las actuaciones posteriores sean más rápidas y eficaces.

Otro de los motivos que ponen en peligro los monumentos es la masiva urbanización que sufren las grandes ciudades. Es el caso de Rangún, uno de los lugares más populares del sudeste asiático con una historia rica y una gran población que durante el siglo XIX y XX se asentó en los edificios coloniales del centro de la ciudad. Pero en la actualidad la demanda es completamente diferente, y las necesidades de los ciudadanos han cambiado, por lo que muchas de estas casas históricas están siendo destruidas para poder construir nuevos vecindarios o núcleos comerciales.

Por ello, desde su lista, la World Monuments Fund quiere promover un crecimiento razonado y equilibrado entre los nuevos núcleos urbanos y la herencia cultural ya existente.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios