La competencia internacional para los pies a Amazon
  1. Cultura
Los números del gigante

La competencia internacional para los pies a Amazon

Francia frena con una ley la política de precios bajos de Amazon. Expertos internacionales analizan la desaceleración del gigante digital en un informe

placeholder Foto: Empleados alemanes de Amazon se manifiestan durante una jornada de huelga (EFE)
Empleados alemanes de Amazon se manifiestan durante una jornada de huelga (EFE)

Se trata de uno de los inventos más importantes de las últimas décadas: el libro electrónico. Dado el papel clave que ha jugado Amazon en la popularización del e-book, resulta extraño que no sepamos cuántos Kindle ha vendido la empresa desde que lanzó su propia marca de lector digital. Tampoco se han hecho públicas las cifras de los libros más vendidos en los diversos portalesde Amazon. O la clásica mezcla de innovación y opacidad característica de este gigante de la globalización digital. Falta de transparencia suplida porinformes como The Global eBook Market, biblia internacional sobre libro electrónico coordinada por el periodista alemánRuediger Wischenbart, que esta semana ha presentado una versión extendida y actualizada de uninforme que analiza, entre otrascosas,el modelo de negocio de Amazon. Y lo hace concifras en la mano que llevan a la siguiente conclusión: el aumento de la competencia y las críticas a suscontrovertidas prácticas empresariales empiezan a hacer mella en el negocio de la compañía.

Al tener sus cuarteles generales europeos en Luxemburgo, cuyo IVA electrónico es sólo del 3%, Amazon se queda la diferencia al vender libros en el Reino Unido, cuyo IVA digital es del 20%

Ejemplo de las argucias de Amazon: "Al tener sus cuarteles generales europeos en Luxemburgo, cuyo IVA electrónico es sólo del 3%, Amazon se queda la diferencia" al vender libros en el Reino Unido, explica el informe. En otras palabras: al no haber precio fijo del libro en Inglaterra, Amazon puede vender más barato que sus competidores, que afrontan un IVA al 20%.

Una práctica económica, la de bajar los precios a tu antojo para hundir a la competencia, que vivió ayer otro episodio enla Asamblea Nacional francesa, que aprobó una propuesta de ley, respaldada por los dos principales partidos políticos a la derecha y a la izquierda, que trata de poner freno a las prácticas de competencia desleal denunciadas por los libreros independientes. La nueva ley prohibirá que empresas como Amazon ofrezcan gastos de envíos gratuitos de libros. Enésimo intento para tratar de poner freno a la expansión deAmazon.

Pese a queJeff Bezos, fundador y consejero delegado de Amazon, presentó el pasadoenero por primera vez datos sobre la expansión internacional de su compañía, el misterio siguió rodeando a las cifras. Por ejemplo: el ejecutivo anunció que las ventas internacionales subieron un 9% en 2012, lejos del23% del año anterior, pero no ofreció "ningún tipo de explicación" a esta caída, segúnThe Global eBook Market. Sí sabemos quecerca del 90% del negocio internacional de Amazon se apoya en sólo tres países: Reino Unido, Japón y Alemania. Pero, pese a la reciente entrada del gigante electrónico en países como China e India, sus ventas internacionales "crecieron sólo" un 13% en el primer trimestre de 2013, frente al 15,9% del mismo periodo del año anterior. La hora de la desaceleración. En efecto, aunque las ventas del Kindle (y de sus complementos) subieron un 26% en 2012, se espera que "su crecimiento anual se ralentice en los próximos años".

Amazon ya no volverá a estar en la privilegiada posición de controlar el negocio casi en solitario

Las tres páginas del informe dedicadas a Amazon se permiten señalar las primeras grietas del modelo de negocio de un gigante cuyo dominio planetario quizás no sea tan irreversible como parece. El texto arranca citando las palabras de Jeff Bezoscuando en enero de este año presentó las cuentas de la compañía en 2012. "Estamos asistiendo por fin a la transición que habíamos estado esperando. Cinco años después, el libro electrónico es ya una categoría multimillonaria para nosotros, tras crecer un 70% respecto al año anterior", dijo Bezos, olvidándose otra vez de aclarar de cuántas unidades estaba hablando. Y aquí es donde el informe mete el dedo en la llaga: "Todo eso es cierto. Pero Amazon ya no volverá a estar en la privilegiada posición de controlar el negocio casi en solitario".

"Al no aportarse mayores explicaciones en las cuentas de la compañía, y sin factores económicos globales que ofrezcan una información plausible sobre este asunto, debemos asumir que la competencia es la explicación más razonable" al descenso de ventas internacionales de Amazon, deduce el informe. "Con más y más operadores persiguiendo al líder global del negocio, tanto locales como globales, incluidos Apple, Google y Kobo, Amazon debería probablemente prepararse para afrontar enormes desafíos en los siguientes meses", aclara el texto.

Más problemas. La expansión del gigante en Alemania, uno de sus principales mercados mundiales, se ha topado con varios enemigos en los últimos meses: desde el éxito de la campaña Compra local impulsada por los libreros independientes hasta las críticas por su escasa aportación al fisco alemán pese a sus desorbitadas ganancias (otra vez el truco de presentarse como empresa Luxemburguesa), pasando por las huelgas de los trabajadores de sus almacenes alemanes.

Las pequeñas nubes que acechan al hasta ahora resplandeciente modelo de negocio de Amazon no pueden ocultar dos realidades: sus ingresos anuales siguen siendo disparatados y su dominio global sobre el negocio editorial digital sigue siendo avasallador. No obstante, el informe se cierra con un gráfico sobre los resultados de Amazon entre 2010 y 2012 que vuelve a generar dudas sobre el gigante estadounidense. Pese a que en 2012 las ventas se incrementaron un 27% hasta alcanzar la friolera de 61.090 millones de dólares, la compañía perdió finalmente 39 millones de dólares debido al aumento de gastos.

Más preocupante para la compañíasea quizás la desaceleración de su crecimiento. En 2010 y 2011 la empresa creció a un demoledor ritmo del 40%, cifra que contrasta con el 27% de 2012. Como si la locomotora de Amazon hubiera pasado ya de la alta velocidad al ancho convencional.

Todo pese a que el boom del libro electrónico es ya una realidad en EEUU, donde suponeel 20% del negocio editorial. Como recuerda el informe, en el segundo trimestre de 2013, el 29% de los ingresos de las editoriales estadounidenses provinieron de las ventas de libros digitales, una subida del 39% respecto al mismo periodo del año anterior. El problema para Amazon es que pese a que la tarta no deja de crecer cada vez la tiene que repartir con más gente.

Libro electrónico Libros
El redactor recomienda