Mortier ganará el doble que Matabosch
  1. Cultura
El exdirector cobrará cerca de 300.000 euross

Mortier ganará el doble que Matabosch

El nuevo responsable artístico del Teatro Real ganará cerca de 150.000 euros al año, pero Mortier, desde su casa, será remunerado con el doble que su “jefe”

Foto: El exdirector del Teatro Real, Gerard Mortier. (EFE)
El exdirector del Teatro Real, Gerard Mortier. (EFE)

España, el país de los asesores, tiene un nuevo inquilino: Gerard Mortier, que después de ser destituido de su cargo como director artístico del Teatro Real acaba de ser recolocado como consejero artístico del nuevo director. Es el premio a la tarascada que preparó contra el Ministerio de Cultura y la Fundación del Teatro Real al enterarse de que su futuro en la nave lírica tenía los días contados. ¿En qué consistirá exactamente este cargo que no existía? Mortier realizará funciones de difusión y promoción internacional, además de la asesoría artística.

El nuevo director artístico, Joan Matabosch, que asumirá el cargo el próximo uno de enero, tendrá a sus órdenes al belga. Durante la rueda de prensa, en la que se presentó al nuevo director artístico, Matabosch aseguró que quiere mantener el legado de su predecesor y seguir en contacto con él por teléfono y correo electrónico, “como siempre”. Es decir, Mortier no pasará por el Teatro Real y trabajará desde su casa, mientras se recupera de su enfermedad.

Tal y como ha podido saber este periódico por fuentes cercanas al Teatro Real, Joan Matabosch percibirá por sus funciones en la institución madrileña una cantidad similar a la que recibía en el Liceo, cerca de 150.000 euros al año. Sin embargo, Mortier, convaleciente en su casa, será remunerado con el doble que su 'jefe': alrededor de 300.000 euros al año. Matabosch tampoco podrá traerse la corte de especialistas costosos que Mortier impuso en su fichaje.

Excelencia contra austeridad

La paz tenía un precio, y a la institución le va a salir muy caro. Al menos hasta 2016, que es el año en el que finaliza el contrato que une a Mortier con el Real y que el director ha conseguido que se respetara con la creación repentina de esta figura. El mismo día en el que se le comunicó su destitución, volvió a usar los titulares para meter presión a la negociación y a Gregorio Marañón, presidente de la Fundación del Teatro Real: “Tengo cáncer, pero no estoy muerto”, declaró. Y amenazó con que no se iría sin plantear batalla.

En la presentación de Matabosch, Marañón no quiso responder a la pregunta de los periodistas: “Sobre miembros del equipo no doy datos económicos, pero como todo en el Real está muy medido y no afectará a la cuenta de resultados. El sueldo de Mortier nunca superará al que ya percibía antes”. Además, quiso puntualizar que “muchas veces los sueldos no son tan altos, ya que a cambio recibimos mucho”.

En ese sentido, Marañón ya dijo días atrás a este periódico que los montajes extraordinariamente onerosos, como el de San Francisco de Asís, “tienen un elemento publicitario y propagandístico impagable, y por eso hay que invertir en ellas”. El presidente habla de óperas con retorno, de publicidad, de proyección, de apariciones en medios… de escaparate. El problema es que las cuentas de la institución revelan que diez de cada once montajes son deficitarios.

“La contracción tiene un límite”, aclaraba el director general del Real, Ignacio García-Berenguer, a este periódico al término de la rueda de prensa para señalar que no se puede maltratar “la calidad y la excelencia” con la austeridad. Quizá por ello el BOE apunta que la Intervención General de la Administración del Estado en su informe complementario al de la auditoría de cuentas del ejercicio de 2010 “consideró que las medidas adoptadas por la Fundación no se ajustaban al Real Decreto-ley” queexige la reducción de déficit público. Es decir, que lasacciones para reducir el gasto no han sido suficientes.

“Por lo tanto, deberían tomarse las medidas necesarias para acomodarse a la normativa en esta materia para los ejercicios futuros”, explica. Entre ellas figura la aplicación de una reducción salarial por tramos en función del nivel de renta.

El redactor recomienda