El Teatro Real firma el silencio con Mortier
  1. Cultura
presentación de matabosch como nuevo director

El Teatro Real firma el silencio con Mortier

El antiguo director seguirá colaborando con un nuevo cargo de asesor artístico. Ayudará en su incorporación, el 1 de enero de 2014, a su sucesor Joan Matabosch

Foto: Presentación oficial del nuevo intendente del coliseo, joan matabosch
Presentación oficial del nuevo intendente del coliseo, joan matabosch

El protagonista era Joan Matabosch, el recién elegido nuevo director artístico del Teatro Real. Sin embargo un nombre se coló en su presentación oficial: Gerard Mortier. Un fantasma que desde su sucesión esperaba amenazante el momento perfecto para atacar. Finalmente Mortier y el Teatro Real han llegado a un acuerdo mediante el que el primero continuará vinculado a la institución como asesor artístico, y trabajará ayudando al nuevo director.

Posteriormente Gregorio Marañón, Presidente del Patronato, ha aclarado que este nuevo cargo supone un puesto de nueva creación, por lo que Gerard Mortier dispondrá de un nuevo contrato de trabajo, que no tiene fecha de finalización concreta y que se irá acomodando a las situaciones que vayan sucediéndose. Cuestionado por el dinero que el anterior director artístico percibiría en su nuevo cargo Marañón (centro principal, con permiso de Mortier, de la rueda de prensa) se negó a dar datos económicos concretos de miembros del equipo aunque aseguró que como todo en el Real estará muy medido y no será superior a lo que percibía antes. Además instó a los periodistas a pensar que muchas veces los sueldos no son tan altos ya que a cambio se recibe mucho.

La contracción tiene un límite, pero se tiene que tratar de mantener siempre la calidad y la excelencia

Acaba así un proceso de sucesión que ha estado envuelto en polémica. La institución no tiene impuesto en sus estatutos un código de buenas prácticas por el cual deban sacar a concurso el puesto (como sí lo tienen entre otros la Compañía Nacional de Danza, o de Teatro Clásico), por lo que Gregorio Marañón volvió a reivindicar en la rueda de prensa que todo se ha hecho según está recogido en sus estatutos “Es cierto que no lo hemos puesto en la plaza pública, pero como tantos otros teatros. Así lo hacen en Salzburgo, en la Ópera de París, en Covent Garden. Estamos siguiendo las buenas prácticas del teatro del mundo”. Algo que Joan Matabosch corroboró cuando Marañón le cedió la palabra.

Matabosch también avanzó sus planes para corregir el déficit del Real derivado del derroche en los gastos de producción. La clave estará en compartir costes con otras instituciones “Todavía no puedo decir quiénes serán” ha justificado. En ese sentido, el director general, Ignacio García-Belenguer ha aclarado a este periódico que se ha seguido una curva de recortes que ha hecho que se pase de unos gastos de 18 millones de euros a 13,5 “eso sí, la contracción tiene un límite, pero se tiene que tratar de mantener siempre la calidad y la excelencia”.

Periodo de transición

Joan Matabosch se incorporará como director artístico del Teatro Real el 1 de enero de 2014. Hasta entonces se producirá un proceso de inmersión y conocimiento del funcionamiento de la institución. Tareas que compaginará con su actual labor al frente del Liceo, que abandonará el 31 de diciembre de este año. Eso sí Matabosch se ha ofrecido a seguir colaborando durante el próximo curso con ellos mientras todo este proceso de transición se asiente.

Es cierto que no lo hemos puesto en la plaza pública, pero como tantos otros. Estamos siguiendo las buenas prácticas del teatro del mundo

En su presentación al frente del Teatro Real, y después de que Marañón intentará apaciguar las aguas anunciando el acuerdo alcanzado con Mortier, Joan Matabosch ha proclamado en su discurso que quiere que su trabajo sea de “continuidad”, alabando la figura de su antecesor pero anunciando que se introducirán cambios graduales que intentará que vayan calando poco a poco.

Entre estas nuevas aportaciones el futuro director anunció la introducción de un repertorio que el real no había ofrecido hasta ahora, el siglo XIX, hacia el que muchos directores, entre ellos Mortier, han mirado con desconfianza. Matabosch ha manifestado también su intención de ofrecer “puestas en escena más contrastadas pero sin concesiones”.

Otro de los cambios que quiere introducir es la presencia de más directores de escena, así como la potenciación del fenómeno vocal, para lo que se ha anunciado que se está considerando la creación de un nuevo cargo: director musical. En caso de que todo siga adelante se abriría un proceso para elegirle.

Matabosch se ha mostrado en todo momento conciliador y neutral, ensalzando la labor de Mortier durante todos estos años y dejando un toque de atención al público “hay que plantearse las obras y no degustarlas de forma pasiva, como entertainment. La ópera no es sólo un espectáculo”.

Teatro Teatro Real
El redactor recomienda