El libro de inglés que Ana Botella no llevó a Buenos Aires
  1. Cultura
'english is not easy' de luci gutiérrez

El libro de inglés que Ana Botella no llevó a Buenos Aires

El libro publicado por Blackie Books garantiza el aprendizaje definitivo en 17 lecciones. 'English is not easy' es un manual terriblemente divertido

Luci Gutiérrez (Barcelona, 1977) dice que tiene memoria de pez, que ha invertido cientos de horas, miles de euros y que sigue siendo del tipo de personas que siempre andan peleándose con cualquier lengua que no sea la suya. Muchos viajes después, muchos libros de texto más tarde llegó a un remedio para su memoria de pez yempezó a dibujar para recordar palabras y estructuras. “Y los dibujos se convirtieron en este libro y el inglés en algo entretenido. A mí, al fin, me ha servido para enlazar algunas palabras en otro idioma y parecer más lista”. Y pensar que podría haber llegado a las manos de la alcaldesa de Madrid antes de defender a su ciudad enBuenos Aires.

El libro publicado por Blackie Books garantiza el aprendizaje definitivo en 17 lecciones.English is not easyes una guía de acceso al idioma, que si bien como reza el título no es fácil, sí terriblemente divertido gracias al humor de las ilustraciones de la autora (habitual en medios comoNew York Times,Whasington Post,Wall Street Journal,The New Yorker). Pero no es sólo eso, porquetiene apuntes de animalario, en el que se recopilan las conductas espontáneas del ser humano en acción. El lenguaje verbal y el lenguaje corporal componenuna perspicaz ironía pedagógica,que descuartiza los mecanismos de relación y las cuestiones de identidad para mostrar los usos adecuados de la lengua de William Shakespeare.

No es un libro de texto al uso, aunque la intención de Luci, tal y como reconoce a este periódico, sí era crear un recetario de reglas. “Hice el libro que necesitaba y ahora lo utilizo de consulta.No es necesario que los libros de textos sean tan convencionales y aburridos”. El humor es la parte esencial de este libro, que, combinado con una aguda observación de los guiños de la gente, lo convierte enlectura obligada para talluditos treinteañerosque no hayan hecho los deberes con la lengua pasaporte. Apuntes y entretenimiento, la fórmula perfecta para todos. ¿También paraAna Botella? “Bueno, el inglés no se aprende en dos días, pero de haberlo tenido quizás se habría reído mucho más”, dice Gutiérrez. El humor no tiene barreras, ni siquiera los políticos.

Libros Humor
El redactor recomienda