Es noticia
Menú
La modernidad y la vanguardia se dan un paseo por Barcelona
  1. Cultura
EXPOSICIÓN CONJUNTA DEL MACBA Y CAIXAFORUM

La modernidad y la vanguardia se dan un paseo por Barcelona

A la modernidad y a la vanguardia en el arte se les ha visto ir de la mano, pero en realidad han tenido muchos desencuentros. La

A la modernidad y a la vanguardia en el arte se les ha visto ir de la mano, pero en realidad han tenido muchos desencuentros. La relación es tensa y para muestra, el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA) y CaixaForum de Barcelona han unido sus colecciones en una exposición organizada conjuntamente y mostrada de forma simultánea en ambas sedes. 400 obras que crean un nuevo relato que interroga y analiza nuestro pasado reciente, para entender con ello las obras contemporáneas.

El diálogo entre modernidad y vanguardia tiene lugar entre dos puntos de la ciudad. Una exposición que invita a un paseo de unos 30 minutos (2 kilómetros a pie), la distancia entre los dos museos, para contemplar la muestra al completo, que podrá visitarse hasta el 6 de enero de 2014 en CaixaForum Barcelona y hasta el 29 de diciembre de 2013.

Arte, dos puntos es una extensa selección “de las colecciones de ambas instituciones que explora el concepto de modernidad y su relación con la vanguardia en el marco de nuestra historia”, explica el catálogo de la exposición. La muestra se aísla del paso del tiempo y se organiza por temas, una narración que rompe con el habitual recorrido lineal cronológico y que pone en relación “obras aparentemente incongruentes”, explica Bartomeu Marí, director del MACBA y comisario de la exposición: “No nos fijamos en los momentos de eclosión de las tendencias sino en hitos que han sido muy relevantes para nuestra cultura”.

Esos hitos son, entre otros, la Exposición Universal de 1888 y la Exposición Internacional de 1929, expuestos en MACBA y que sirven de punto de arranque cronológico de la muestra. Estos eventos hicieron a la ciudad tomar conciencia por primera vez de su modernidad y ponen las bases de un presente que, desplegando facetas y propuestas artísticas renovadoras, llega hasta hoy.

Otro de los puntos clave, destaca el comisario, es la III Bienal Hispanoamericana de Arte en 1955, “en la que el ciudadano y la política entran en contacto por primera vez con la pintura abstracta americana”. Es el hito que cambió la percepción del arte abstracto, que “deja de estar tan mal visto”, explica Marí. A partir de ahí empieza un fenómeno que acaba convirtiéndose en un “arte aceptado por las clases dirigentes”.

Para Marí, no se trata de una exposición sobre Barcelona sino desde Barcelona: “Hemos tomado la ciudad como caso de estudio para plantear una cuestión de carácter universal, las relaciones entre la modernidad y la vanguardia”.

Esa combinación de temáticas reúne obras de artistas catalanes, españoles e internacionales muy diferentes hasta un total de 125. En el recorrido el visitante podrá encontrar desde una sección dedicada a investigar cómo se desarrolla el arte pop a otra dedicada a la figura del artista como historiador alternativo.

No podía faltar otra parte dedicada a Antoni Tàpies, que presenta las obras que el artista catalán guardó para sí mismo. Y entre tanto, el paseo les devolverá al presente con una sección que muestra el retorno del lenguaje escultórico.

Conectados pero diferentes

Ambos espacios están conectados en ese diálogo entre modernos y vanguardistas. Si en el Museu d’Art Contemporani de Barcelona se exploran los distintos episodios de modernidad de la ciudad desde la creación contemporánea, en las salas de CaixaForum se perciben las inquietudes de la generación posmoderna, en la que "el sujeto experimenta la fragilidad y el desencanto por la pérdida de las utopías liberadoras, como transmiten las prácticas artísticas de los años ochenta y noventa", según recoge el catálogo de la exposición.

placeholder

La muestra ocupa las tres plantas del MACBA, y empieza con una original propuesta de Oriol Vilanova, con 1001 postales de arcos de triunfo de todo el mundo y aúna 350 obras de 90 artistas. CaixaForum alberga una muestra más modesta, con 55 trabajos de 35 autores, algunos de ellos no expuestos hasta ahora como Buen Dios, del polaco Miroslaw Balka, o la instalación de John Bock, Debajo de la mandíbula, el vacío. Para el comisario, el objetivo es que tanto la población como los visitantes "sean más conscientes de los valores del arte contemporáneo" que recoge la ciudad.

No faltan obras de la Guerra Civil y la dictadura, en la que una nueva generación de artistas están en contacto con movimientos artísticos, sociales y políticos internacionales. En los sesenta, una época en la que irrumpe en el arte el uso del lenguaje como materia y metáfora, aparece con fuerza la conciencia de justicia social, de libertad de expresión y las primeras manifestaciones del feminismo que se reflejan en la expresión artística. 

En CaixaForum, Arte, dos puntos revela la "progresiva internacionalización" del arte en los años 80, y su institucionalización en España en los años de la Transición. Una época en la que confluyen "el abatimiento y el entusiasmo", elementos que absorben los artistas en su obra. 

Así, la ciudad de Barcelona será la gran protagonista de esta exposición, que mostrará las cualidades de una de las colecciones más importantes del sur de Europa del periodo comprendido entre la segunda mitad del siglo XX y la actualidad, tanto por el número de obras –más de seis mil–, como por los artistas que contiene.

Arte, dos puntos reúne 400 obras de una larga lista de 125 artistas que alberga nombres como Ignasi Aballí, Joseph Beuys, John Bock, Joan Brossa, Eduardo Chillida, Christo, Tony Cragg, Pep Duran, Öyvind Fahlström, Lucio Fontana, Richard Hamilton, Joan Hernández Pijuan, Jenny Holzer, Paul Klee, Jannis Kounellis, Muntadas, Juan Muñoz, Gerhard Richter, Martha Rosler, Dieter Roth y Jeff Wall, entre otros.

A la modernidad y a la vanguardia en el arte se les ha visto ir de la mano, pero en realidad han tenido muchos desencuentros. La relación es tensa y para muestra, el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA) y CaixaForum de Barcelona han unido sus colecciones en una exposición organizada conjuntamente y mostrada de forma simultánea en ambas sedes. 400 obras que crean un nuevo relato que interroga y analiza nuestro pasado reciente, para entender con ello las obras contemporáneas.