Es noticia
Menú
Alpha Blondy, profeta de la paz y de Bob Marley
  1. Cultura
EL MARFILEÑO HACE UN HUECO EN SU GIRA EUROPEA PARA ACTUAR EN MADRID

Alpha Blondy, profeta de la paz y de Bob Marley

Celebró el mes pasado su 60 cumpleaños en Barcelona, una actuación “muy especial”, quizá porque lleva media vida llevando el reggae por todo el mundo. Seydou

Foto: Alpha Blondy, profeta de la paz y de Bob Marley
Alpha Blondy, profeta de la paz y de Bob Marley

Celebró el mes pasado su 60 cumpleaños en Barcelona, una actuación “muy especial”, quizá porque lleva media vida llevando el reggae por todo el mundo. Seydou Koné (1953), más conocido como Alpha Blondy, no piensa en jubilarse ni por asomo: seguirá difundiendo su mensaje de paz mientras exista violencia en el mundo. Desde un hotel cercano a París, donde pasa unos días de descanso en medio de su gira europea, el marfileño afirma sentirse muy bien cumpliendo años “junto a la familia y a los amigos”. En más de una ocasión se le ha llamado el Bob Marley africano, aunque él lo niega y asegura ser simplemente un “profundo admirador” del jamaicano. Acaba de publicar su décimo sexto álbum, Mystic Power, en el que sigue innovando con el reggae acercándose un poco más rock y añadiendo algún homenaje a Marley.

Alpha Blondy entona al comienzo de cada frase un educado madame. No sorprende su forma de hablar pausada. Es filósofo pero de los concretos, respondiendo con brevedad unas reflexiones que parece tener aprendidas. ¿Cómo vive el reggae a los 60 años? “No vivo el reggae, el reggae es mi vida: es mi trabajo, mi oficio, mi amor, es un medio de comunicación y de expresión política y una manera de entenderse entre todas las personas del mundo”. Es decir, todo. El cantante marfileño continúa: el reggae también sirve de medicina espiritual, porque reparte paz y esperanzas.

En edad es contemporáneo a Bob Marley (1945-1981), aunque cuando Blondy empezó a grabar discos el jamaicano ya estaba en la lista de los mitos pasados a mejor vida. Unos años después, Blondy reunió al conjunto de Marley The Wailers para grabar uno de sus álbumes más renombrados, Jerusalem (1986). Quizá por eso se le ha entendido como el relevo del mayor representante del reggae. Pero él no lo cree así: “Para mí los discípulos de Marley son sus hijos Ziggy, Damian, StephenYo solo soy un admirador y seguidor de su trabajo”.

Reggae en nueve idiomas

La mayor parte de sus canciones suenan en inglés y francés, pero también se le oye en árabe, hebreo y en las lenguas africanas baoulé, malinké, wólof, ashanti y dioula: “Yo canto en inglés y francés pero no son mis lenguas maternas, son las que he aprendido”, afirma el marfileño. “Por eso me resulta imprescindible expresarme en mi lengua materna, porque es la forma más sincera de llegar al público de allí. Y porque soy africano, ¿cómo no voy a cantar en idiomas africanos?”, se pregunta entre risas, como quien acaba de recitar una obviedad.

La experiencia The Wailers, según expresa, fue uno de los grandes aprendizajes de su vida: “Me aportaron toda su experiencia y crecí musicalmente con ellos. Estoy muy orgulloso de haber formado parte de esta banda”. Antes de descubrir a Marley, el rock fue la gran inspiración musical de un joven que llegó a Nueva York en 1976 persiguiendo el sueño americano, y que durante esos años escuchaba a Pink Floyd, Led Zeppelin, Jimmi Hendrix o The Beatles, “como todos los de mi generación”.La forma más sincera de llegar al público es cantando en su lengua materna

Aquella época queda lejos, pero la guardó a buen recaudo en la memoria. Continuando en su estilo roots reggae, ahora integra aires eléctricos en Mystic Power (Wagram Music), un álbum grabado junto a su banda Solar System: “No quería quedarme en lo meramente étnico. Quería extender la dimensión del reggae hacia el rock para llegar a más gente”. Se aprecia, ante todo, en temas como SeydouJ’ai Tué Le Commissaire, donde la guitarra cobra gran protagonismo. Por cierto, el segundo título, cuya traducción es Yo maté al comisario, es un homenaje Al clásico I shot the Sheriff de Bob Marley, un tema que tenía traducido desde hace años - en francés suena más violento, apunta- y que retomó con motivo de los 30 años de la muerte de Marley.

En las letras de Alpha Blondy retumba fuerte la crítica política. Suyo es el término democratura, un magnífico neologismo que pretende denunciar las democracias en apariencia que se extienden por el continente africano, culpables para él del nulo progreso de sus países hermanos: “No cambiará nada hasta que no se instaure una verdadera democracia en África”. ¿Y en Europa la hay? “No hay un sistema perfecto, todos tienen sus debilidades”, explica Blondy. “De hecho, la crisis mundial es la prueba de las debilidades de un sistema que ha funcionado bien durante mucho tiempo. En África sería suficiente por el momento contar simplemente con un poco de democracia”.

Como fiel defensor de la paz y el amor, la violencia ocupa buena parte de sus letras. En Crime esprituel, escrita tras los atentados del 11-S, repite una y otra vez Mahoma  no es terrorista. Un tema en el que lleva a cabo una crítica rotunda a los que utilizan la violencia en nombre de Dios: “No nos podemos callar ante eso”, afirma tajante, “hay que seguir convenciendo a la gente de que la violencia no es un medio de comunicación y de que el impulso que mueven a las gentes tiene que ser el amor”.

 

Como ejemplo de pacificación en Mystic Power destaca Reconciliation, un tema que ha sorprendido gratamente a sus seguidores por reunir a Alpha Blondy con el otro gran exponente del Reggae africano Tiken Jah Fakoly, con el que había estado enemistado hasta entoncesUnidos seremos más fuertes, expresa en los agradecimientos de su álbum.

Entre la treintena de conciertos que componen su gira europea (luego parte a Estados Unidos), ha hecho dos pequeños huecos para venir a España. El primero fue en Barcelona el pasado 20 de abril, y el siguiente será este viernes 24 en la sala La Riviera de Madrid, junto al senegalés Siddy Samb (que ha colaborado con músicos como Kiko Veneno Raimundo Amador) y Miguel Caamaño, director y locutor de Alma de León de Radio 3. Una fiesta del reggae enmarcada dentro del festival África Vive, la cita con la que la Casa África celebra cada año el día de África, el 25 de mayo. Después vuelve a Francia, pero tendrá unos días para quedarse en nuestro país, al que está encantado de volver. J’adore l’Espagne!, dice, dando la única nota elevada de toda la conversación. No debe ser un cumplido, porque seguidamente precisa “madame, yo siento a los españoles como hermanos de los africanos, somos como de la familia”. 

Celebró el mes pasado su 60 cumpleaños en Barcelona, una actuación “muy especial”, quizá porque lleva media vida llevando el reggae por todo el mundo. Seydou Koné (1953), más conocido como Alpha Blondy, no piensa en jubilarse ni por asomo: seguirá difundiendo su mensaje de paz mientras exista violencia en el mundo. Desde un hotel cercano a París, donde pasa unos días de descanso en medio de su gira europea, el marfileño afirma sentirse muy bien cumpliendo años “junto a la familia y a los amigos”. En más de una ocasión se le ha llamado el Bob Marley africano, aunque él lo niega y asegura ser simplemente un “profundo admirador” del jamaicano. Acaba de publicar su décimo sexto álbum, Mystic Power, en el que sigue innovando con el reggae acercándose un poco más rock y añadiendo algún homenaje a Marley.