Es noticia
Menú
“No me considero cantaora pero mi identidad es el flamenco”
  1. Cultura
SOLEÁ MORENTE, HIJA DEL CANTAOR ENRIQUE MORENTE ESTRENA DISCO CON LOS EVANGELISTAS

“No me considero cantaora pero mi identidad es el flamenco”

Soleá Morente escucha a su futuro con los oídos bien abiertos. Se encuentra en proceso de aprendizaje musical, buscando su sitio y siguiendo la estela de

Foto: “No me considero cantaora pero mi identidad es el flamenco”
“No me considero cantaora pero mi identidad es el flamenco”

Soleá Morente escucha a su futuro con los oídos bien abiertos. Se encuentra en proceso de aprendizaje musical, buscando su sitio y siguiendo la estela de su evangelio, que lleva por nombre Enrique Morente. Su padre fue y sigue siendo maestro y guía de esta joven de voz acaramelada. Y por él conoció a los que hoy son sus compañeros musicales. Soleá colaboró con Los Evangelistas (Eric, Jota Florent de Los Planetas y Antonio Arias de Lagartija Nick) en el disco de homenaje a Morente que grabaron poco tiempo después de su fallecimiento. Un primer encuentro en el que “surgió la química”, según dice Soleá, y un aluvión de ideas para continuar trabajando junto a los granadinos. Ahora continúan con su labor pastoral, y tras encerrarse en el estudio El Refugio Antiaéreo de Granada, han dado a luz un mini LP de cinco canciones, una continuación de Homenaje a Enrique Morente (2012) que sigue en la vía de la fusión del flamenco que impulsó el cantaor, esta vez con aires electrónicos y la esencia del sonido Planetas.

La portada del disco ya indica un cambio de aires en el estado de ánimo de los evangelistas de Morente. La imagen es obra de Aurora Carbonell, La Pelota, viuda del cantaor y madre de Soleá, quien también elaboró la del primer álbum de Los EvangelistasAmbas pinturas son igualmente catárquicas, pero el rojo intenso, visceral y henchido de dolor ha dado paso a un azul más reflexivo y calmado, reflejo de “la calma que llega después de la tormenta”, según lo describe Soleá a El Confidencial.Soleá y Los Evangelistas recogen el legado de Morente y sigue en la vía de la fusión del flamenco, esta vez con aires electrónicos

Encuentro es un apéndice de Homenaje a Enrique Morente, en el que Soleá participó en dos canciones, La estrella y Yo poeta decadente. La joven, de 27 años, cuenta que el disco ha ido surgiendo sobre la marcha y que no tiene nada de premeditado: “A raíz de ese primer contacto fueron surgiendo nuevas composiciones y cuando nos quisimos dar cuenta teníamos un trabajo que queríamos compartirlas con la gente.”

Soleá conoce a Los Evangelistas desde siempre. Su padre trabajó con ellos en numerosas ocasiones -su disco más renombrado, Omega (1996), una fusión flamenco-rock que elaboró junto a Lagartija Nick-, y los ha visto por su casa desde que era pequeña. Una relación casi familiar, contaba Florent recientemente , y una "experiencia increíble" haber trabajado con una persona "que tenía la gran capacidad de abrir las puertas de su casa y valorarte como músico". Planetas y Lagartija Nick aprendiendo del cantaor granadino, y ahora Soleá recoge las simientes de todos ellos.

Ni flamenco ni pop

En las Malagueñas de la Trini, Arias y Jota se han llevado el flamenco a su terreno. Una canción que interpretó el maestro del albaicín en un disco homenaje al cantaor jerezano Antonio Chacón, suena en Encuentro con una cadencia reflexiva, tranquila, en la que Soleá canta a medias con Jota.

En Encuentro, la balanza cae hacia el flamenco en las letras y en la esencia de su ser, y torna hacia al dream pop en el sonido, como se puede ver en el primer single lanzado, Si tú fueras mi novio. Pero ningún género pisa al otro. Es difícil de clasificar hasta para sus protagonistas, de hecho Soleá rehuye de las categorías: “Cada uno ha puesto lo que siente y lo que tiene. El sentir de Jota es más indie, pero no puedo clasificarlo porque no es ni flamenco ni pop, es alternativo, un invento producto del entendimiento y de las ganas de hacer música”. Además de los cinco temas, Encuentro alberga tres remezclas de las que se han encargado Youth, ex-miembro de la banda británica de post-punk Killing Joke y productor de Homenaje a Enrique Morente.

“Yo vengo del flamenco, no me considero cantaora flamenca pero es mi identidad”. Soleá recuerda que en su casa siempre ha gobernado la libertad y “nunca se han puesto límites” para probar nuevas fórmulas. Por eso se siente orgullosa de su trabajo y admira haberse contagiado de esa faceta “investigadora” propia de Enrique Morente. No le da miedo meterse en otros mundos, como ella dice, porque cree que tanto la vida como en el arte “todo está relacionado”. Pero sobre todo porque le pueden las ganas de aprender y encontrar su lugar: “Me impone muchísimo mezclar el flamenco con otro tipo de música, pero todo lo que esté hecho con el corazón y desde el respeto tiene derecho a estar ahí”. Quien habla es la hija mediana, pero sus palabras perfectamente podrían encajar en boca de su padre, “por algo somos evangelistas”, afirma.

Un disco a medias

La muerte de Enrique Morente dejó un vacío insustituible en la casa de la familia y un disco a medias en el que había empezado a trabajar con Soleá. Lo ha vuelto a retomar, pero con calma, porque ante todo lo que busca es aprender y “escuchar mucha música”. Morente está presente en cada frase que pronuncia su hija. Es su gran referente en todos los sentidos: “Como persona, padre, amigo y por supuesto musicalmente”, añade.

En el altar de sus ídolos coloca también a su hermana Estrella, quien se encuentra en la gira de su último disco Autorretrato, pero que forma parte imprescindible de ese proceso de formación musical en el que dice encontrarse. En el flamenco, además de sus estandartes familiares, destaca su admiración por Carmen Linares y Lole Montoya. En estos momentos tiene el oído puesto en todos los géneros: "Me gusta toda la música en general, aunque me fascina el especial el soul y el gospel”. Se declara y también fan de Michael Jackson. Y gracias a Los Planetas y Lagartija Nick, que indudablemente forman parte de sus referencias musicales, está descubriendo el mundo indie.

La música como terapia

La conversación sucede en un día difícil para la familia. Acaban de enterarse de que el fiscal ha pedido el archivo de la investigación judicial sobre el fallecimiento de Enrique Morente, ocurrido en la clínica de La Luz de Madrid el 13 de diciembre de 2010 tras una operación. El juzgado de instrucción número 52 de Madrid ha aceptado dicha petición y ha decretado hoy lunes 13 "el sobreseimiento provisional" del caso. En su informe, el fiscal afirmaba que "no ha quedado acreditada la comisión por parte de ninguno de los imputados de conducta delictiva alguna". Soleá no se pronuncia sobre este tema normalmente porque le resulta “muy desagradable”, pero en un día como ese no puede evitar expresar que sienten “mucha impotencia” por la situación. 

El próximo 5 de julio actúan en el circo Prize de Madrid

La música les está sirviendo a todos de terapia. Así lo ha dicho también siempre su hermana Estrella. El trabajo y la música es el mejor aliciente para sobrellevar esos momentos difíciles. “A mi padre siempre le he visto trabajando día y noche, y ahora seguimos su ejemplo para sobrevivir a este naufragio”.

El próximo 5 de julio, Soleá y Los Evangelistas darán muestra de Encuentro en el circo Prize de Madrid, dentro de la programación de los Veranos de la Villa. Por ahora es la única fecha cerrada. La joven, cuyo último trabajo artístico ha sido como actriz en la obra de teatro Yerma, está ilusionada con volver a cantar, aunque alberga ciertas dudas sobre como irán los conciertos teniendo en cuenta el momento económico que vive la gente y la cultura: “Somos conscientes de la situación es complicada. Pero hay que luchar, resistir y seguir creando y haciendo arte. Nosotros estamos dispuestos”.  

Soleá Morente escucha a su futuro con los oídos bien abiertos. Se encuentra en proceso de aprendizaje musical, buscando su sitio y siguiendo la estela de su evangelio, que lleva por nombre Enrique Morente. Su padre fue y sigue siendo maestro y guía de esta joven de voz acaramelada. Y por él conoció a los que hoy son sus compañeros musicales. Soleá colaboró con Los Evangelistas (Eric, Jota Florent de Los Planetas y Antonio Arias de Lagartija Nick) en el disco de homenaje a Morente que grabaron poco tiempo después de su fallecimiento. Un primer encuentro en el que “surgió la química”, según dice Soleá, y un aluvión de ideas para continuar trabajando junto a los granadinos. Ahora continúan con su labor pastoral, y tras encerrarse en el estudio El Refugio Antiaéreo de Granada, han dado a luz un mini LP de cinco canciones, una continuación de Homenaje a Enrique Morente (2012) que sigue en la vía de la fusión del flamenco que impulsó el cantaor, esta vez con aires electrónicos y la esencia del sonido Planetas.