La Pandilla Voladora, unos superhéroes con mucha rumba
  1. Cultura
MUCHACHITO, EL LICHIS, EL CANIJO DE JEREZ Y OTROS SE UNEN PARA UNA GIRA

La Pandilla Voladora, unos superhéroes con mucha rumba

Es misión imposible extraer de ellos algún comentario serio. Se han propuesto estar de fiesta de fiesta todo el verano y ayer ya lo pusieron en

placeholder Foto: La Pandilla Voladora, unos superhéroes con mucha rumba
La Pandilla Voladora, unos superhéroes con mucha rumba

Es misión imposible extraer de ellos algún comentario serio. Se han propuesto estar de fiesta de fiesta todo el verano y ayer ya lo pusieron en práctica. Dicen ser superhéroes venidos de otro planeta y se hacen llamar La Pandilla Voladora, pero en realidad son Jairo Perera de Muchachito Bombo Infierno, Albert Pla, El Lichis, Tomasito y El Canijo de Jerez. La nave de los locos, otra forma de autodenominarse, despegó su vuelo ayer tocando el cielo de Madrid con un primer concierto, al que seguirán por el momento otros cinco durante el mes de julio.

"Somos cinco individuos que estamos intentando salir del deporte, aunque a veces hacemos abdominales y footing", bromeaba El Canijo (guitarra española y voz), horas antes de la actuación. Desde la azotea del Círculo de Bellas Artes, con una de las mejores vistas de la capital, los nubarrones amenazaban con aguar la fiesta. Pero no hay quien pueda con ellos. Con su rumba roquera, estos superhéroes vienen a salvar “a toda la gente que está en el metida en el deporte, desde Martín Vázquez hasta Guti”, continúa el ex componente de Los Delinqüentes.

 

Y es que la gira, de la que solo han adelantado cinco fechas, tiene por nombre Del deporte también se sale. La Pandilla Voladora emprende con este mensaje la misión de “pasarlo bien, disfrutar” y juntarse entre “compadres” para llevar su rumba por diferentes puntos de España. La tripulación de la nave la completan el guitarrista flamenco Diego Cortés, el baterista de jazz Tino di Geraldo y la guitarra y los arreglos de David Sáenz de Buruaga.  

Con tal de no estar en casa

Su misión va más allá de sacar a la gente del deporte, explica El Lichis (bajo y voz): “Tratamos de salvarnos a nosotros mismos, esto es una huída interior”. El grupo surgió de forma improvisada, movido por las ganas de actuar y por no “estar en casa”, como explica Tomasito (tabla flamenca y voz). Pero también tuvieron la influencia de su mentor imaginario, Tony Curtis, que les recomendó “por carta” unirse, diciendo que “con unos arreglos ganarían mucho”, bromea Muchachito (guitarra española, guitarra eléctrica y voz).

Con este tono de humor interpretarán principalmente las canciones más conocidas de cada uno de ellos, como La lista de la compra de la Cabra Mecánica o Primavera Trompetera de Los Delinqüentes. Pero en los ensayos han ido surgiendo algunas ideas, que podrán tomar forma de disco en el futuro, aunque sin fecha prevista por ahora. De hecho, la conversación con ellos es más concierto que charla, porque de cada ocurrencia sale un tema nuevo con el que se lanzan a cantar de forma improvisada. Por eso aseguran que acabarán grabando todas esas canciones, aunque, reconocen, tienen que "matizar detalles, porque cada uno viene de sus historias". Una muestra de ello dieron ayer en la rueda de prensa de presentación de la gira, en la que entraron cantando el tema que lleva el mismo nombre que la gira. Un momento surrealista que continuó con Tomasito jaleando: “Del deporte se sale poniéndose como Tony Curtis, ¡hasta las trancas!”.

“No digáis quienes somos, por nuestras madres”, advierten engalanados con disfraces de presuntos superhéroes. La nave de esta pandilla hará escala el próximo 10 de julio en La Riviera (Madrid), el 12 en El Poble Espanyol (Barcelona), el 20 en el Festival Mar de Músicas (Cartagena), el 26 en el Festival Pirineo Sur (Sallent de Gállego) y el 27 en Torrent (Valencia).

De G5 a superhéroes

No es la primera vez que se cruzan los caminos de estos invocadores del jolgorio. En 2006, Los Delinqüentes se unieron con Muchachito, Kiko Veneno y Tomasito para crear un grupo llamado G5, con el que sacaron el disco Tucaratupapi. Con sus mismos ritmos callejeros y mezcla de flamenco, rumba, rock y pop, emprendieron un proyecto difícil de categorizar hasta por ellos mismos. Ahora repiten la experiencia, sin Kiko Veneno, que acaba de publicar su último álbum disco y también tiene programada una gira de conciertos.

No se han unido porque se encuentren en momentos complicados, aseguran, porque “están esponsorizados por Nike”. Una forma de decir, de nuevo bromeando, que la situación actual no es precisamente bollante. "Ahora nadie hace caja", afirma el líder de La Cabra Mecánica. Será por eso que despegan con una estética sobrehumana, como si salir de gira resultase ahora una tarea heroica. No parecen tener gran estima a los superhéroes, porque afirmaron ayer que "Supermán era un gilipollas" y que el verdadero héroe es Cantona "y no Spiderman". Por la misma razón, revelaron, no deberíamos "esperar gran cosa" de ellos.