‘LA INVENCIÓN DEL AMOR’, UNA NOVELA DEL AUTOENGAÑO

Una historia de amor da a José Ovejero el premio Alfaguara de Novela 2013

Doppelgänger es un vocablo alemán que hace referencia al doble que dicen que cada persona tiene circulando por el mundo. En ese alter ego misterioso pensó el escritor madrileño

Foto: Una historia de amor da a José Ovejero el premio Alfaguara de Novela 2013
Una historia de amor da a José Ovejero el premio Alfaguara de Novela 2013

Doppelgänger es un vocablo alemán que hace referencia al doble que dicen que cada persona tiene circulando por el mundo. En ese alter ego misterioso pensó el escritor madrileño José Ovejero como seudónimo cuando presentó La invención del amor para optar al Premio Alfaguara de Novela 2013. Y le ha debido de traer suerte, porque su obra ha sido elegida por el jurado por mayoría, en la edición del galardón con más participación de su historia. Esta novela recoge una historia de amor poco convencional y que no cae “en el sentimentalismo”, según ha declarado el propio autor desde Estados Unidos en la videoconferencia mantenida tras fallarse el premio.

Ese complicado término alemán refleja la esencia del personaje protagonista de su novela, que se enamora para probar una vida diferente a la suyaLa invención del amor contiene elementos del thriller clásico y constituye además una obra sobre la soledad y la capacidad para reinventarse y autoengañarse. El jurado de este premio, dotado con 175.000 dólares (unos 130.000 euros) y una escultura de Martín Chirino, ha estado presidido por Manuel Rivas y compuesto por Annie Morvan, José María Pozuelo Yvancos, Jordi Puntí, Xavier Velasco, Antonio Ramírez y Pilar Reyes (con voz pero sin voto).

Como subrayó Manuel Rivas tras hacer público el fallo, la novela ganadora "revela la fuerza transformadora de la imaginación y su capacidad para construir nuevas existencias". En la conexión posterior al fallo, Ovejero ha afirmado que su trabajo “no es sólo una historia de amor de un individuo, sino la historia de la generación a la que pertenece”. De hecho, ha añadido que cuando empezó a escribirla no pensó en relatar una historia de amor. 

Enamorarse de una desconocida

Ese individuo, protagonista de la novela, se llama Samuel. Cumplidos los cuarenta -explica el dossier de Alfaguara-, vive en Madrid, es socio en una empresa de materiales de construcción y ha encadenado varias compañeras de cama. Una llamada de teléfono le revela que Clara ha muerto. Samuel no recuerda a ninguna Clara, pero convierte a esa chica desconocida en el centro de su vida. Se trata de una historia "nada convencional y sorprendente", tal y como ha comentado el presidente del jurado, en la que el amor se convierte en un medio para reinventarse.

El autor confiesa que sus personajes siempre se mueven en el contexto social en el que viven, en este caso asegura que "no podía dejar de imaginar al Madrid actual con sus tensiones y zozobras". De hecho, el reinventado Samuel también vive afectado por lo que sucede en la ciudad, y aunque tiene una posición privilegiada y "vive en una burbuja", dice su creador, se da cuenta de la realidad a través de una suerte de conflicto con sus empleados. Ovejero revela, no obstante, que ha querido alejarse del personaje y no hacer de Samuel una representación de sí mismo, a pesar de que el libro discurre en un barrio de Madrid que el autor conoce bien y de que comparte ciertas características con él.

El Alfaguara no es el primer premio importante que gana José Ovejero, un escritor que ha cultivado todos los géneros. En 1993 mereció el Premio Ciudad de Irún 1993 con su poemario Biografía del explorador, y en 1988 se hizo con Grandes Viajeros con China para hipocondríacos; por Las vidas ajenas consiguió el Premio Primavera 2005 y por La ética de la crueldad el Anagrama de Ensayo 2012. Se puede percibir en la cronología sus premios, pero el propio escritor confirma que su trabajo ha evolucionado hacia la novela y el ensayo.La obra del autor ha evolucionado hacia la novela y el ensayo

El autor, que vive entre Madrid y Bruselas, se encuentra en Estados Unidos. Ovejero ha expresado su “alegría y emoción” por haber ganado un galardón que implica la publicación de esta obra, que se publicará en el mes de mayo, en toda Hispanoamérica. Ha comentado igualmente que “los premios tienen una importancia evidente en la difusión de la obra del escritor” pero que no lo hace pensando en ganar premios: “No sé cómo se escribe para ganar un premio”. De hecho asegura que el resto de premios conseguidos hasta ahora no le han influido, ya que “cuando escribo pienso en mí como lector".

En la pasada edición, el destinatario del galardón fue Leopoldo Brizuela con Una misma noche. Este premio se celebra desde 1998 y esta ocasión ha sido la que más participación ha logrado con 802 manuscritos. La mayor parte procedían de España (342), México (133), Argentina (99) y Colombia (61). Ovejero ha señalado que a pesar de haber concursado con tantas obras, tiene la seguridad de que había otras "tan buenas o más que la mía", ya que "hay un poco de lotería en cada premio". 

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios