Bowie impide que Morrissey utilice una fotografía de los dos
  1. Cultura
MÚSICA | EMI PROHIBE EL USO DE LA IMAGEN

Bowie impide que Morrissey utilice una fotografía de los dos

El legendario cantante británico David Bowie no permitirá que Morrissey, antiguo vocalista de los Smiths, utilice una fotografía suya para la portada de la reedición del

placeholder Foto: Bowie impide que Morrissey utilice una fotografía de los dos
Bowie impide que Morrissey utilice una fotografía de los dos

El legendario cantante británico David Bowie no permitirá que Morrissey, antiguo vocalista de los Smiths, utilice una fotografía suya para la portada de la reedición del single «The Last of the Famous International Playboys», cuya reedición está prevista para el 8 de abril de este mismo año. Junto a él, se reeditará el álbum de 1991 Kill Uncle, el segundo disco en solitario de Morrissey.

La instantánea de la polémica, captada por la artista Linder Sterling en Nueva York en 1992, ha sido vetada por el cantante británico por razones que no se han llegado a aclarar. Bowie no posee los derechos de la fotografía, pero sí los tiene su compañía discográfica, EMI, que ha sido la que ha decidido impedir que Parlophone, sello encargado de las reediciones de Morrissey, utilice dicha imagen. Precisamente, Parlophone fue adquirida el pasado viernes por Warner Music, por una cantidad de 571 millones de euros. La instantánea de la discordia es una fotografía privada que no ha sido publicada con anterioridad. Existen diversas fotografías ya conocidas de la pareja, tomadas durante la misma época que la realizada por Sterling, pero no se trata de esta.

Bowie no quiere ver su imagen en la portada del 'single' de Morrissey“Aunque Bowie no tiene derechos legales sobre la fotografía, la mayor parte de su catálogo está actualmente bajo la licencia de EMI”, señalaba la nota de prensa publicada por la compañía discográfica, que fue adquirida por Vivendi y Universal Music en noviembre de 2011 por una cantidad de unos 1.400 millones de euros. Lo peculiar del caso es que la portada original de «The Last of the Famous International Playboys» no tenía ninguna relación con Bowie ni con su obra –presentaba la imagen de un niño subido a un árbol–, por lo que resulta llamativo que Moz (es decir, Morrissey) haya querido rescatar una fotografía suya con Bowie para la ocasión.

Una relación complicada

La relación entre Morrissey y Bowie, dos de las grandes estrellas del pop británico, ha sido, cuanto menos, complicada. Seguramente, la lenguaraz impertinencia del líder de los Smiths y el rencor de Bowie hayan jugado un papel importante en que su relación no haya sido más fluida. En 2004, en su primera entrevista televisada en 17 años con motivo de la publicación de You Are the Quarry, el mancuniano señaló que Bowie “ya no es la persona que era. Ya no es David Bowie. Ahora le da a la gente lo que cree que les hará felices. Al hacer eso, ha perdido relevancia. Sólo fue relevante por casualidad”. A lo que añadió: “Ya no es una persona, es un negocio”.

Unas declaraciones que contrastan con la admiración reconocida por el propio Morrissey en el pasado, cuando admitía constantemente la simpatía que sentía hacia su compañero. Fue la escucha de «Starman» en 1972 lo que le empujó a dedicarse al rock. “Me enamoré con la inmediatez del pop… Era lo único que conseguía llamar mi atención”, declaraba en una entrevista en 2009. “Fue muy importante para mí porque sus melodías vocales eran muy fuertes y su apariencia, muy polémica”, añadía en aquella ocasión, al mismo tiempo que recalcaba la valentía de Bowie al hacer alarde de su feminidad como epítome del glam-rock, “en un momento en el que Inglaterra estaba llena de machos, skin-heads y bootboys”.

Bowie también señaló, con ironía, la influencia mutua de ambos músicos. Con motivo de la publicación de Black Tie White Noise, su álbum de 1993, el Camaleón registró una versión de «I Know It’s Gonna Happen Someday», que aparecía en el disco de Morrissey Your Arsenal, y que fue descrita por Bowie como “yo mismo cantando como Morrissey cantando como yo mismo”. La canción contaba con la colaboración a la guitarra de Mike Ronson, el célebre músico de los Spiders from Mars que moriría de cáncer un poco más tarde ese mismo año. Morrissey apreciaba enormemente al músico, y llegó a afirmar que “ninguno de los guitarristas de Bowie que cobran 20.000 dólares al día tienen un gramo del talento natural de Ronson”.

La ruptura de la amistad se produjo durante la gira conjunta de 1995La primera vez que los caminos de ambos cantantes se cruzaron fue en los camerinos de Bowie tras un concierto en la ciudad de Manchester en agosto de 1990, durante la gira Sound + Vision. Un año más tarde, en junio de 1991, Bowie saltó al escenario durante un concierto de Morrissey para interpretar juntos «Cosmic Dancer» de T. Rex. El final de su relación llegó en el momento en que empezaron a colaborar más estrechamente, cuando a finales de 1995 Bowie solicitó a su por aquel entonces amigo que le acompañase en su gira europea. Ambos tuvieron problemas desde un primer momento, ocasionados por la importancia secundaria atribuida a Morrissey en los carteles, que llevó al mancuniano a abrir sus conciertos exclamando “¡buenas noches, somos vuestro grupo telonero!” Nueve conciertos más tarde, abandonaría la gira sin comunicárselo a su compañero. La relación parece haberse roto para siempre (aunque Morrissey ha vuelto a interpretar en directo canciones del Duque como «Drive-In Saturday»), y el episodio de la fotografía es una muestra más de la ruptura entre ambos.

El último playboy, ¿un mafioso londinense?

¿Por qué utilizar la fotografía en esta ocasión, y no otra? Atendiendo al título (“El último de los playboys internacionalmente famosos”), podría encajar perfectamente con Bowie, aunque en la letra se cite explícitamente a Reggie y Ronnie Kray, una pareja de célebres mafiosos londinenses que reinaron en el East End londinense durante los sesenta. En 1995 se llegó a rumorear que Morrissey había enviado una corona de flores al funeral de Ronnie, como publicaron ciertos tabloides británicos, aunque nunca se ha confirmado tal extremo.Fue el propio Morrissey el que dejó entrever la relación del tema con Bowie en una entrevista con NME en febrero de 1989. En ella, afirmó que “los últimos playboys” eran Bowie y él mismo, además de Howard Devoto (miembro de Buzzcocks y Magazine) y Marc Bolan (el malogrado líder de T.Rex).

En cualquier caso, versos como “oh, no puedo evitar citarte / porque todas las cosas que dices parecen ciertas” podrían aplicarse al Duque Blanco, aunque otros resultan inequívocamente relacionadas con el submundo criminal. Por ejemplo, aquellos que afirman que “en nuestra vida, a aquellos que matan / el mundo de las noticias les otorga el estrellato”. Es en este tema en el que se escucha a Morrissey cantar una de sus estrofas inmortales: “nunca quise matar / no soy malvado por naturaleza / simplemente hago esas cosas / para hacerme más atractivo a tus ojos / ¿He fracasado?”. Quizá Bowie no haya querido utilizar la fotografía para no ser relacionado con un mafioso londinense. Aunque, dada la influencia de Mussolini y Hitler en la construcción de su personaje The Thin White Duke, quizá no sea el más indicado para esa clase de reparos.