LA BIBLIOTECA NACIONAL QUIERE ACABAR CON LA DISPUTA LEGAL POR LA PROPIEDAD DEL MANUSCRITO

Cinco millones por ‘Los 120 días de Sodoma’

Entre el 22 de octubre y el 28 de noviembre de 1785 el marqués de Sade escribió uno de los relatos más escandalosos de la historia

Foto: Cinco millones por ‘Los 120 días de Sodoma’
Cinco millones por ‘Los 120 días de Sodoma’

Entre el 22 de octubre y el 28 de noviembre de 1785 el marqués de Sade escribió uno de los relatos más escandalosos de la historia de la literatura: Los 120 días de Sodoma. Recluido en la célebre prisión de La Bastilla redactó un largo rosario de torturas, sodomía, necrofilia, incesto, violaciones, coprofilia, infanticidia, bestialismo y asesinato. Hoy el manuscrito tiene precio: 5 millones de dólares. Esa es la cantidad que está dispuesta a pagar la Biblioteca Nacional Francesa (BNF) por hacerse con la obra y poner así fin a la batalla judicial que existe por su propiedad.

Los doce metros de rollo escritos con una abigarrada caligrafía están ahora en propiedad de un coleccionista suizo, que se bate en los tribunales con los descendientes de Sade. La BNF pujará por ellos después de que su director, Bruno Racine, consiguiera el pasado verano que el ministerio de Cultura francés declarase el texto “tesoro nacional”. Un calificativo que choca con las críticas que cosechó a lo largo de todo el siglo XIX y que le acusaban de ser una “apología del crimen” y por el que se diagnosticó a su autor de “demencia libertina”.  

Sade fue un hombre que pidió “respeto  eterno para el vicio” y defendió lo “excesivo como bueno”, unas premisas que le llevaron a cometer varios delitos sexuales por los que alternó largos periodos de su vida entre la cárcel y el psiquiátrico. Entre las paredes de La Bastilla imaginó durante treinta y siete noches la historia de cuatro hombres acaudalados (el presidente de Curval, el Duque de Blangis, su hermano el obispo y el hombre de negocios Durcet), que decidieron vivir la más extrema experiencia sexual. Juntos se embarcan durante cuatro meses hasta llegar a un castillo perdido en la Selva Negra, donde esperan sus cuarenta y seis víctimas. Lo que comienza con un arranque de lujuria termina en tragedia. Lo que nace como una crítica a la monarquía absoluta y sus excesos pasa a la historia por la asociación de sexo y violencia.

Con el asalto de La Bastilla durante la Revolución Francesa el marqués escondió la obra entre las paredes de piedra en un intento de ponerla a salvo. El inspirador del sadismo murió convencido de que su manuscrito había desaparecido: “Trabajé sin cesar, pero destrozaron y quemaron todo cuanto había. Por la pérdida he llorado lágrimas teñidas de sangre. (…) Las camas, las mesas o las cómodas pueden reemplazarse, pero las ideas… No, amigo mío, nunca seré capaz de describir la desesperación que me ha provocado esta pérdida”. Sade lamentaba con estas palabras la pérdida de la que consideraba su mejor obra. Pero los horribles 120 días sobrevivieron.

Suiza y Francia se disputan su propiedad 

En 1900 el manuscrito fue comprado por el psiquiatra inventor de la sexología, el alemán Ian Bloch, quien lo editó 1904, con Sade en el manicomio de Chareton. En 1929, el vizconde de Noailles y su esposa, Marie-Laure, pariente lejana del marqués, adquieren el original y encargan a Maurice Heine una primera edición exclusiva para bibliófilos y suscriptores. El libro abandonó la clandestinidad e inicio su camino de leyenda.

Con la muerte de Marie-Laure el manuscrito pasó a manos de su hija, Nathalie, que confió el tesoro a un editor. Ahí se volvió a perder la pista de la obra. Años más tarde se descubrió que el original había sido robado y vendido a un coleccionista suizo, Gérard Nordmann. Comenzó entonces una interminable batalla judicial entre Nordmann y el hijo de Nathalie, Carlo Perrone, que llevan años enfrentándose ante los tribunales suizos y franceses.

Más de dos siglos después de la creación de Los 120 días de Sodoma los propietarios esperan un “final feliz”. Todo indica que la guerra jurídica concluirá con un acuerdo económico, pagado por los contribuyentes y un mecenas secreto, si la BNF logra imponer su oferta por el tesoro más escandaloso de la historia nacional.
Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído