Es noticia
Stomp, los reyes del ritmo vuelven a Madrid
  1. Cultura

Stomp, los reyes del ritmo vuelven a Madrid

A lo largo de los años les han salido muchos imitadores, pero ellos son los verdaderos reyes del ritmo. Hasta el 22 de agosto, Stomp recala

Foto: Stomp, los reyes del ritmo vuelven a Madrid
Stomp, los reyes del ritmo vuelven a Madrid

A lo largo de los años les han salido muchos imitadores, pero ellos son los verdaderos reyes del ritmo. Hasta el 22 de agosto, Stomp recala por Madrid con un espectáculo que lleva ocho años representándose en el Ambassadors Theatre de Londres y que ahora llega renovado al Teatro Coliseum. Escobas, cerillas, cubos de basura, ladrillos, cualquier objeto es susceptible de convertirse en instrumento sonoro con una melodía basada en el puro ritmo.

 

La idea del espectáculo nace en la ciudad inglesa de Brighton en 1991 cuando dos animadores callejeros, dos buskers llamados Luke Cresswell y Steve McNicholas, intentaban llamar la atención de los viandantes. El busking es un concepto que proviene de los teatrillos que se organizaban en las aldeas inglesas de la Edad Media aprovechando la enorme relevancia social de los mercados. Ese espíritu de divertir al pueblo es el que está presente en este espectáculo cuya mayor cualidad es la falta de pretensiones. Es un montaje destinado simplemente a deleitar los sentidos y a invitar a descubrir el ritmo de las cosas más cotidianas.

 

Carraspeos, taconeos, palmadas... El propio cuerpo es una caja de la que se pueden obtener impactantes sonidos. Es el momento en el que uno de los artistas consigue armonizar los sonidos que produce golpear su caja torácica, los guturales que expulsa por su boca y los golpes de sus pies contra el suelo. Su habilidad no tiene límites.

 

Cinco compañías por todo el mundo

 

Con esta mezcla de teatro, mimo, danza y música, Stomp ha ido ganando fama y ha llegado a tener cinco compañías distribuidas por todo el mundo. Lo ha logrado no solo por el éxito de sus espectáculos, sino también por la gran cantidad de premios que ha cosechado, por su participación en diversos anuncios publicitarios, en grandes eventos como la ceremonia de los Oscar del 96.

 

El espectáculo que traen ahora a Madrid es muy parecido al que se pudo ver en 2006 en España, pero con algunos cambios y con caras nuevas: un total de doce artistas que despliegan sus habilidades sobre el escenario encadenando una serie de números en los que prácticamente no hay hilo argumental. En un momento crearán música con fregaderos llenos de agua, en otro con una caja de cerillas usada como maraca improvisada acompañada del sonido que se producen al abrir y cerrarla, también con periódicos que se arrugan o con tubos de diferente tamaño golpeados contra el suelo. 

 Será una nueva ocasión de entrar en trance con sus pegadizos ritmos y su capacidad para hacernos imaginar que en cualquier objeto cercano esté escondida la más mágica de las melodías.