Es noticia
Kanye West, un productor y músico con afán de protagonismo
  1. Cultura

Kanye West, un productor y músico con afán de protagonismo

Hay que ser muy conocido para que hasta South Park te incluya en uno de sus capítulos, aunque, en su caso, se lo ha ganado a

Foto: Kanye West, un productor y músico con afán de protagonismo
Kanye West, un productor y músico con afán de protagonismo

Hay que ser muy conocido para que hasta South Park te incluya en uno de sus capítulos, aunque, en su caso, se lo ha ganado a pulso. Su continua insistencia en hacerse notar ha conseguido que este rapero y productor musical de altura sea un personaje tan amado como odiado (Ver Todos quieren a Kanye West). Tanto unos como otros tienen nuevas razones para canalizar nuevos sentimientos hacia West, pues You Tube ha ardido con las diferentes formas de promocionar su nuevo disco, que saldrá a la venta a mediados de septiembre.

 

El que está considerado uno de los grandes del hip-hop, pero especialmente un genio en el campo de la producción musical -empezó con Alicia Keys, Jay-Z, Janet Jackson o John Legend, pero enseguida otros como Madonna o Michael Jackson han requerido sus servicios-, se ha dedicado a acudir a los cuarteles generales de Facebook (ver vídeoy Twitter  (ver vídeo para montar un numerito. Vestido con un impoluto traje negro, ha hecho una pequeña actuación en directo presentando temas como Mama´s Boyfriend, o Lost in The World, un hecho que los empleados de las dos exitosas redes sociales no han dudado en grabar y difundir –básicamente lo que buscaba el avispado West-.

 

Una deidad en 'Power'

 

Pero no ha quedado ahí la cosa. En estos días ha dado a conocer un nuevo videoclip (ver más abajo), Power, en el que se transmuta en una especie de deidad en un lienzo en movimiento que ha dirigido Marco Brambilla (el realizador de Demolition Man). Son 1:42 minutos que parece que no tendrán una versión extendida, pero que han cautivado a expertos como Amy Doyle, jefa del Departamento de Música y Talento de MTV, que afirmó que parece más un "cuadro vivo" que un vídeo tradicional. "Se puede interpretar, como cualquier pieza de arte. Es provocativo y mantendrá a la gente hablando de ello", añadió.

 

Kanye West ha querido dar también su explicación a la conocida cadena musical: "No se resuelven todas las cuestiones. Es más provocativo porque crea tensión al final, porque se corta la acción antes de que se resuelva, así que te deja con la sensación de preguntarte qué va a pasar".

 

Con toda esta parafernalia, Kanye West vuelve a la carga después de un año alejado de la opinión pública –aunque incluso corrió por la web el rumor de que había muerto-, dentro de la cual sumó muchos odios encendidos con momentos como el de interrumpir a Taylor Swift en su discurso como ganadora del premio MTV al Mejor Vídeo Femenino, arrebatándole el micrófono y proclamando que la auténtica ganadora tendría que haber sido Beyoncé. Pero también hubo otros, como un ataque a Radiohead.

 

El músico rendido a la moda y que se autoproclamó “vasallo de Dios” tras superar un grave accidente de coche que le fracturó la mandíbula, quiere volver a triunfar en el terreno que le apasiona. Pero habrá que ver si su afán de protagonismo y su falta de pelos en la lengua se lo permiten.