El MoMA recurre a otro valor seguro: Henri Cartier-Bresson
  1. Cultura

El MoMA recurre a otro valor seguro: Henri Cartier-Bresson

Tras dedicar una gran retrospectiva a Marina Abramovic con la presencia de la artista, que incluso ha vuelto a realizar algunas de sus performances más

placeholder Foto: El MoMA recurre a otro valor seguro: Henri Cartier-Bresson
El MoMA recurre a otro valor seguro: Henri Cartier-Bresson

Tras dedicar una gran retrospectiva a Marina Abramovic con la presencia de la artista, que incluso ha vuelto a realizar algunas de sus performances más impactantes, el MoMA recupera a uno de los grandes de la fotografía para dedicarle una retrospectiva: Henri Cartier-Bresson (1908-2004).

 

Es una de esas exposiciones valor seguro para atraer visitantes, ahora que parece que la crisis limita las salidas culturales. Pero también es verdad que hacía 30 años que Estados Unidos no le dedicaba una retrospectiva, y el fotógrafo, toda una eminencia y al que se reconoce como el padre del fotoperiodismo.

Son en total 300 instantáneas, de las que su gran mayoría, 220, las ha cedido la fundación parisina creada dos años después de la muerte del fotógrafo, aunque también las revistas Life y Paris Match. Además, su gran valor añadido se encuentra en que una quinta parte de estos trabajos no se habían visto en público a pesar de ser de su etapa más conocida. Bajo el comisariado de Peter Galassi, la muestra, por tanto, pretende salirse del habitual acercamiento al francés para descubrir al visitante. "Sólo una pequeña fracción de sus fotografías son famosas, tiene cientos, quizás miles, que son virtualmente desconocidas", afirma Galassi.

En los últimos años ha habido mucho movimiento en torno a la figura de Cartier-Bresson, además del centenario de su nacimiento celebrado en 2008, se han realizado exposiciones tan interesantes como la que le dedicó Casa Europea de la Fotografía de París (Leer Cartier-Bresson, el dueño del instante).

Pasión por las Leica

Apasionado de las Leica (Ver Leica, la mejor amiga de los grandes fotógrafos), la empezó a utilizara a una edad temprana. "El joven y rebelde surrealista utilizó la rapidez y movilidad que daba esa cámara para inventar un nueva rama de la creación mágica", afirma el comisario.

Entre las fotos que se muestran figuran su serie dedicada a la estación de St Lazare, en las que buscaba congelar el movimiento, y muchas de sus viajes por España, México o sus vivencias en diversos países asiáticos en medio de grandes cambios políticos. También, en medio de la Guerra Fría, las dedicadas a la Unión Soviética y, sobre todo, Estados Unidos, donde sacó más fotos que en su Francia natal.

Apartado especial merecen el conjunto de 34 retratos que realizó de diversas personalidades del momento, que, según el MoMA, “colocan a Cartier-Bresson como uno de los mejores retratistas del siglo XX. Entre esas imágenes aparecen los rostros de Albert Camus, Truman Capote, Coco Chanel, William Faulkner, Pierre Bonnard, Henri Matisse, Jean-Paul Sartre o Simone de Beauvoir.

Todo un acontecimiento este que promete ser una de las estrellas de la agenda cultural neoyorquina.

MoMa Henri Cartier-Bresson