Cineastas hijos del videoclip

Uno acaba de estrenar película, Donde viven los monstruos; otro se llevó un montón de nominaciones por El curioso caso de Benjamin Button; o tras las

Uno acaba de estrenar película, Donde viven los monstruos; otro se llevó un montón de nominaciones por El curioso caso de Benjamin Button; o tras las imágenes de ¡Olvídate de mí!, elegido por Times como la película de la década, figuraba el tercero. Todos ellos tienen algo en común: el videoclip musical fue una importante escuela.

 

Spike Jonze, es el príncipe del cine, pero el rey del videoclip. Antes de ponerse detrás de la cámara de cine para llevar las historias de Charlie Kauffman (Cómo ser John Malkovich y Adaptation) y la de Maurice Sendak mencionada, ejerció en no pocas películas como actor. Pero su gran lucimiento vino de la mano de la música. Sus vídeoclips –que se cuentan en más de 40- son auténticas obras de arte. Solo hay que recordar el que hizo para Fat Boy Slim en el que el actor Christopher Walken se movía como la goma; aquel colorista para el It’s Oh So Quiet de Björk; el que interpretó su ex mujer Sofía Coppola con la canción de Elektrobank de Chemical Brothers; o este para WAX y su California.

 

 

Antes de firmar las películas ¡Olvídate de mí!, La ciencia del sueño y Rebobine, por favor, Michel Gondry se convirtió en un maestro del video musical hecho con stop-motion. Buen ejemplo de ello son estas dos piezas irresistibles. Una la realizó para la canción Les Cailloux, de Oui Oui; la otra, para Fell In Love With A Girl, un tema de The White Stripes en el que utilizó piezas de lego. Pura genialidad.

 

 
 

David Fincher se ha hecho un nombre en letras doradas en el cine gracias a películas como El club de la lucha o Zodiac. Pero antes ya había destacado con sus anuncios para grandes marcas como Nike o Pepsi, o sus vídeos musicales de gran presupuesto para muy conocidos. Suyos son el de Express Yourself, de Madonna, Love is Strong, de Rolling Stones, o Freedom, para George Michael. También esta melancólica pieza para la canción Englishman in New York, de Sting.

 

 

Por último, nos acordamos del supertaquillero Michael Bay, que también firmó unos cuantos ejemplos antes de ponerse al mando de películas como Pearl Harbour. Con Propaganda Films dirigió videos musicales que incluso consiguieron algunos premios. Lo hizo para temas de Aerosmith, Tina Turner o Meat Loaf y su famoso I Would do anything for Love.

 

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios