El beso de Breznev y Honecker vuelve al Muro de Berlín

El artista ruso Dimitri Vrubel comenzó sigue en su tarea de repintar el beso de tornillo de Leonidas Breznev y Erich Honecker, el icono más reconocible

Foto: El beso de Breznev y Honecker vuelve al Muro de Berlín
El beso de Breznev y Honecker vuelve al Muro de Berlín
El artista ruso Dimitri Vrubel comenzó sigue en su tarea de repintar el beso de tornillo de Leonidas Breznev y Erich Honecker, el icono más reconocible del tramo más largo que aún queda en pie del Muro de Berlín, de 1,3 kilómetros de longitud y conocido como East Side Gallery. Sobre un tramo de pared blanca de tres metros de alto y cinco metros de ancho, Vrubel repite la legendaria pintura, dentro de un programa millonario de renovación, que busca devolver su esplendor a los vestigios más coloridos del Muro, ante el vigésimo aniversario de su caída, el próximo noviembre (ver álbum)

Con un presupuesto de 2,2 millones de euros (3,05 millones de dólares), el colectivo de artistas encargado de la conservación de la East Side Galley ha invitado al centenar de artistas que decoraron ese fragmento de Muro, en los meses posteriores a su caída y desde el lado oriental, a repetir los 103 dibujos repartidos en sus 1.316 metros.

Las labores comenzaron en noviembre pero se suspendieron durante el invierno ante las fuertes lluvias y nevadas registradas en Berlín. Desde hace un par de meses, los artistas han regresado al muro y ya se ha terminado la renovación de 26 de las pinturas. "Siento un poco de miedo. Hace casi veinte años sentía una total libertad para dibujar sobre el muro, pero ahora debo reproducir con exactitud algo que se ha convertido en un icono", señaló el artista a la prensa antes de empezar a trabajar.

Vrubel negó categóricamente que la imagen del Beso fraterno -inspirada en una fotografía tomada en Berlín en 1979 de los dos mandamases, germano-oriental y soviético, en el trigésimo aniversario de la República Democrática Alemana (RDA)- sea un "elogio al comunismo". "Muestra el tú y el yo. Europa y Rusia separadas por una línea y al mismo tiempo juntas", añadió el artista, quien admitió que la imagen también refleja su propia experiencia vital: su incapacidad para decidirse entre su ex novia y su novia de aquella época.

Pese a que en un principio Vrubel se unió a las voces críticas que abogaban por la restauración de las deterioradas pinturas -irreconocibles por millares de pintadas de espontáneos- en lugar de su repetición, se mostró hoy "feliz" de participar en el proyecto.

Las emblemáticas imágenes plasmadas sobre los restos del Muro de Berlín (1961-1989) pervivían hasta ahora en las tiendas de souvenirs adyacentes, mientras que gran parte del original aún se exhibe en estado lamentable.

El berlinés Thomer Klingenstein también recrea desde hace un mes su pintura sobre un metafórico sector japonés durante los años del Berlín divido, con el que quiso transmitir "que el mundo se hizo redondo por fin, con la caída del muro". "Es difícil copiarse a sí mismo, especialmente cuando se espera que pintes algo exactamente igual a lo que hiciste hace veinte años. Pero es importante que la memoria permanezca", explicó.

La maltrecha "East Side Gallery" es un espacio al aire libre, a orillas del río Spree, y una imán para millones de turistas, en busca de los restos del antiguo Muro. Cimentado provisionalmente la noche del 13 de agosto de 1961, en que la ciudad fue dividida con alambres de espino, la llamada "Franja de la Muerte" alcanzó los 165 kilómetros entre el tramo que partió la ciudad y el que acordonó todo el sector oeste, para aislarlo de la región circundante de Brandeburgo.

Según las cifras de víctimas documentadas, unas 125 personas perdieron la vida al intentar cruzarla, desde ese día y hasta el 9 de noviembre de 1989, la noche en que el régimen de la RDA cedió a la presión popular y abrió el muro.
Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios