CINE

París se rinde de nuevo ante el talento de Luis Buñuel

La Cinemateca Francesa rinde homenaje al director español Luis Buñuel con una retrospectiva integral de su obra y varios encuentros, entre ellos uno con el escritor

Foto: París se rinde de nuevo ante el talento de Luis Buñuel
París se rinde de nuevo ante el talento de Luis Buñuel
Autor
Tiempo de lectura3 min

La Cinemateca Francesa rinde homenaje al director español Luis Buñuel con una retrospectiva integral de su obra y varios encuentros, entre ellos uno con el escritor Jean-Claude Carrière, gran amigo suyo y guionista de sus últimas películas.

Hasta el próximo 2 de agosto, París celebrará así la obra de Buñuel, "uno de los más grandes maestros de la historia del cine", encarnación "de la subversión, la insolencia y la exaltación de lo irracional" que caracterizaron el surrealismo, explicaron los organizadores. Un artista que gustaba elogiar lo incoherente, la disolución de las fronteras entre sueño y realidad y cuya obra, según ensalza el vespertino Le Monde, facilita "una de las curas de modestia más eficaces posibles para un crítico de cine".

El iniciado en la Cinemateca es el primer homenaje en la capital francesa al cineasta aragonés después del celebrado con múltiples manifestaciones un año antes de su muerte, en 1982, año en el que en colaboración con Jean-Claude Carrière publicó desde México pero en francés su autobiografía Mi último suspiro.

Igualmente en el marco de la retrospectiva, varias salas de cine de París y de otras ciudades francesas programaron a partir del 10 de junio el ciclo Buñuel, La liberté est un fantôme, integrado por las versiones restauradas de Viridiana y de Simón del desierto, y El ángel exterminador.

Buñuel, amigo de Federico García Lorca, Salvador Dalí y Rafael Alberti en la época de la Residencia de Estudiantes de Madrid, campeón de boxeo amateur en 1921, y artista surrealista en París en 1929, dio al cine español algunas de sus más grandes películas desde que dirigió El perro andaluz, seguido pronto de la no menos polémica L'age d'or (La edad de oro).

 

'Tierra sin pan', sobre Las hurdes

Antes de que la Guerra Civil española (1936-1939) le llevase al exilio, tras haber residido brevemente en Hollywood, Buñuel rodó su famosa Tierra sin pan (1933), sobre Las Hurdes, y entre 1935 y 1936 tres exitosas comedias Don Quintín, el amargo, La hija de Juan Simón y Quien me quiere a mí.

 

El golpe de Estado militar paralizó su trabajo creativo en España y le convirtió en agregado en la Embajada del Gobierno republicano en París y, a partir de 1938, en la de Estados Unidos, antes de instalarse en México, en 1947. Allí donde creó entre otros muchos filmes el mítico Los olvidados, que le consagró como maestro internacional y le dio el premio al mejor director en el Festival de Cannes de 1951.

En 1961, Viridiana, rodada en España, conquistó la Palma de Oro en Cannes, el Gran Premio de la Prensa Francesa y un escándalo tal que le devolvió a México, para rodar El ángel exterminador, inspirado en Los náufragos, del poeta José Bergamín.

En los años 60, el cineasta ya absolutamente internacional vivió una etapa francesa, con El diario de una camarera, Belle de Jour (León de San Marcos en el Festival de Venecia) y La Vía Láctea, sobre las aventuras de dos peregrinos camino de Santiago, antes de rodar Tristana en España, sobre una novela de Pérez Galdós.

En 1972, la Sociedad Nacional de Críticos de Cine de Estados Unidos le proclamó el mejor director del año y dio el título de mejor película a El discreto encanto de la burguesía, cinta que en 1973 ganó el Óscar a la mejor película extranjera.

El éxito le acompañó hasta el final de su filmografía, con El fantasma de la libertad y Ese oscuro objeto de deseo (1977), premio especial en el Festival de San Sebastián.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído