Es noticia
Menú
Trescientas vasijas de barro rotas cubren la plaza de Xinzo tras el domingo de Entroido
  1. Cultura

Trescientas vasijas de barro rotas cubren la plaza de Xinzo tras el domingo de Entroido

Trescientas vasijas de barro ("olas") quedaron rotas en añicos en la plaza mayor de Xinzo de Limia tras la celebración de ayer domingo "oleiro", en el

Foto: Trescientas vasijas de barro rotas cubren la plaza de Xinzo tras el domingo de Entroido
Trescientas vasijas de barro rotas cubren la plaza de Xinzo tras el domingo de Entroido

Trescientas vasijas de barro ("olas") quedaron rotas en añicos en la plaza mayor de Xinzo de Limia tras la celebración de ayer domingo "oleiro", en el que decenas de niños y cientos de adultos jugaron a lanzarselas, un juego tradicional que centró el segundo domingo del Entroido en esta localidad orensana.

La celebración del juego de las "olas" comenzó para los más pequeños a las 16:00 horas y duró lo que duraron sus 50 vasijas de barro, de pequeño tamaño. Alrededor de las cinco de la tarde comenzó el juego de los mayores, con vasijas un poco más grandes y algunas de ellas rellenas con papeles de colores, agua, harina, caramelos o vino.

Una docena de jugadores se distribuyó en forma de corro por la plaza mayor y bajo la mirada de cientos de vecinos y visitantes, se lanzaron las "olas" cuyos añicos al romperse fueron cubriendo el suelo de la plaza cada vez que algún jugador falló en la recepción de la vasija.

En uno de los lanzamientos, uno de los jugadores recibió una vasija directamente en la frente y tuvo que ser atendido en el centro de salud de Xinzo de Limia de una herida leve, según informaron fuentes de la Policía Local. Además, varias personas del público recibieron el agua vertida por algunas vasijas o la harina de otras, repartida por uno de los jugadores.

Trescientas vasijas de barro ("olas") quedaron rotas en añicos en la plaza mayor de Xinzo de Limia tras la celebración de ayer domingo "oleiro", en el que decenas de niños y cientos de adultos jugaron a lanzarselas, un juego tradicional que centró el segundo domingo del Entroido en esta localidad orensana.