Los grandes retratos de Chuck Close, por primera vez en España
  1. Cultura

Los grandes retratos de Chuck Close, por primera vez en España

Como "uno de los artistas estadounidenses más importantes de todos los tiempos" presentó este martes la directora del Reina Sofía, Ana Martínez de Aguilar, al pintor

placeholder Foto: Los grandes retratos de Chuck Close, por primera vez en España
Los grandes retratos de Chuck Close, por primera vez en España

Como "uno de los artistas estadounidenses más importantes de todos los tiempos" presentó este martes la directora del Reina Sofía, Ana Martínez de Aguilar, al pintor norteamericano Chuck Close, famoso por sus enormes retratos de amigos, familiares y artistas próximos, que ahora, en estreno absoluto en España y en número de 30, ocupan una de las nuevas salas del museo madrileño.

Se trata de retratos que miden en algunos casos hasta tres metros de alto y en los que el artista reproduce primeros planos fotográficos, proyectándolos para ello en un lienzo previamente cuadriculado. El artista trabaja sobre esas cuadrículas, una a una, hasta recomponer la imagen, con técnicas que han ido variando a lo largo de los años y de las que los cuadros expuestos en Madrid son buen ejemplo.

Los escultores Nancy Graves y Richard Serra, el pintor Francesco Clemente, el músico Philip Glass, la esposa de Close, Leslie, sus hijas Georgia y Maggie, o él mismo, en numerosos autorretratos, están inmortalizados en estas pinturas, que abarcan casi cuarenta años de actividad, desde 1968 hasta 2006.

Nacido en Monroe (estado de Washington) hace 66 años, Charles Thomas Close, que vive en Nueva York, estudió arte en la Universidad de Yale, donde se licenció en 1963.

Deudor en un principio tanto del expresionismo abstracto de Willem de Kooning y Arshile Gorky como del pop, Chuck Close comenzó a mediados de los 60 a trabajar con fotografías, primero en blanco y negro, y sólo a partir de 1970 también en color, consiguiendo unos retratos hiperrealistas, en sus comienzos, y realistas más abstractos, en sus obras más recientes.

Más afamado en Estados Unidos que en Europa, donde ha celebrado exposiciones en ciudades como Munich o Venecia, Close ha utilizado o inventado, como él mismo decía en la presentación de la muestra, diferentes técnicas en ese proceso de trasposición de la fotografía a la pintura.

Técnicas propias e innovadoras

Recurriendo al principio tanto al pincel como a la cuchilla de afeitar para pintar, rascar y borrar, Chuck Close entintó durante una época las cuadrículas del lienzo con su huella dactilar, de manera que las más intensas cubrieran los negros y los grises más oscuros, y las más claras, las zonas más luminosas del cuadro.

De ahí, Chuck Close, que se considera "un principiante perpetuo, en el mejor sentido", pasaría después a experimentar con puntos ejecutados con aerógrafo, con lascas de papel teñidas en diferentes tonalidades de blanco, gris y negro, que luego pegaba e iba superponiendo en el lienzo, o con papel apelmazado, siguiendo idéntico proceso.

El resultado son esos retratos que, vistos a distancia, están dotados de una gran fidelidad fotográfica y que, de cerca, muestran miles de manchas abstractas, lo que para algunos críticos es la principal aportación de Close a la abstracción moderna, que transforma en figuración.

Cuando, ya en los 70, introduce el color en sus cuadros, Chuck Close lo hace imitando el proceso mecánico: descompone el espectro hasta remontarse a los tres básicos, rojo, amarillo y azul, y, con ellos tres, y a base de capas sucesivas, crea de nuevo toda la gama de colores.

Sus pinceladas, con el tiempo, han ido siendo cada vez más amplias y libres, de forma que, en los trabajos más recientes, esos trazos abstractos de color producen una distorsión semejante a la de una trama de cristal.

Vistos de cerca, los rostros se descomponen en una sucesión de retículas semejante a una pantalla de televisión, un trabajo que Chuck estaba ya realizando "antes de que lo digital invadiera nuestras vidas", como señaló el comisario de la exposición -y marchante del artista durante mucho tiempo- Klaus Kertess.