Hornby aborda el suicidio con toques humor negro en su última novela

Un día, el escritor británico Nick Hornby oyó por la radio que en Nochebuena, Nochevieja y San Valentín aumenta el número de suicidios y empezó a

Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    Un día, el escritor británico Nick Hornby oyó por la radio que en Nochebuena, Nochevieja y San Valentín aumenta el número de suicidios y empezó a darle forma a una nueva novela con esta temática "tan triste y seria" como protagonista, aunque con sus habituales toques de humor negro. Así nace En picado (Anagrama), que hoy ha presentado en Barcelona, y que arranca con cuatro personajes: Martin, Maureen, Jess y JJ en la terraza de un altísimo edificio de Londres, conocido como la torre de los suicidas, en Nochevieja.

    Sin embargo, como suicidarse es un acto íntimo y cuatro son multitud, deciden postergar su muerte hasta el día de San Valentín, creando, hasta que llegue ese momento, un particular grupo de ayuda mutua. Autor de novelas muy populares como Fiebre en las gradas o Alta Fidelidad, Hornby, también conocido por ser un forofo incondicional del Arsenal, ha defendido hoy que el escritor puede "reirse de todo" y que es el lector, en todo caso, el que debe valorar lo que éste sostiene en sus textos.

    Los personajes de En picado, presentados a partir de sus monólogos, son Martin, un presentador de televisión que trabaja en programas indignos; Maureen, una católica muy devota que tiene un hijo severamente incapacitado; Jess, hija de un ministro laborista a la que ha dejado su novio, y JJ, un joven americano, con pinta de estrella de rock, que se ha quedado en simple repartidor de pizzas.

    Empatía con los personajes

    Preguntado sobre por cuál de ellos siente especial predilección, Hornby, que cumplirá cincuenta años en 2007, ha señalado que entiende a los cuatro, pero ha reconocido que a la hora de escribir el más fácil de crear fue Jess porque "ella dice las cosas que quiere en cualquier momento, sin seguir reglas y convenciones, lo que da mucha libertad". Al hablar de Maureen ha confesado que él también es padre de un niño de trece años discapacitado y, aunque el hijo de su personaje "no es mi hijo, a través de él me he podido integrar en un mundo del que no sabía nada antes".

    Respecto a JJ, ha reconocido utilizar elementos de su propia biografía, ya que con treinta años "yo era muy pesimista respecto a mi carrera literaria, y tenía amigos ya establecidos que me iban preguntando sobre qué quería hacer yo profesionalmente". Martin sería, por su parte, el prototipo de profesional que se mueve ahora en los medios de comunicación de Occidente, que crean celebridades que no tienen ningún talento y que luego ellos mismos acaban destruyendo.

    Aunque reconoce que sus historias ocurren habitualmente en su barrio londinense, "un lugar muy típico, donde lo tienes todo", comenta Hornby que gracias a sus viajes promocionales a diferentes países del mundo se ha dado cuenta también de que sus personajes son comprendidos por gente que vive a miles de kilómetros de distancia y que los acaban haciendo muy suyos. Durante su comparecencia, por otra parte, ha dado a conocer que la productora del actor Johnny Deep ha comprado los derechos de autor de "En picado" para trasladarla al cine, como ya ha pasado con otras obras suyas.

    Escritor que no podría escribir sin música, Hornby es asimismo un seguidor del Arsenal, del que no se pierde ni un partido, y alguien que, por supuesto, asistió el año pasado a la final de la copa de Europa en París, en la que su equipo perdió ante el Barça. "Aquel día -ha apostillado- acabamos haciendo fotos del estadio". Por otra parte, ha avanzado que, por primera vez en su vida, ahora está escribiendo una obra para público juvenil que le está costando bastante porque "los personajes no pueden decir palabrotas".

    Cultura
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios