Es noticia
Menú
Una exposición presenta en Madrid una nueva visión sobre Joaquín Sorolla y John Singer Sargent
  1. Cultura

Una exposición presenta en Madrid una nueva visión sobre Joaquín Sorolla y John Singer Sargent

Rescatar a dos importantes pintores que paradójicamente se encuentran en el olvido, poner las bases para un nuevo entendimiento de sus obras y mostrar el paralelismo

Foto: Una exposición presenta en Madrid una nueva visión sobre Joaquín Sorolla y John Singer Sargent
Una exposición presenta en Madrid una nueva visión sobre Joaquín Sorolla y John Singer Sargent

Rescatar a dos importantes pintores que paradójicamente se encuentran en el olvido, poner las bases para un nuevo entendimiento de sus obras y mostrar el paralelismo existente en las mismas, son intenciones de la exposición que el Museo Thyssen-Bornemisza y la Fundación Caja Madrid dedican a Joaquín Sorolla y a John Singer Sargent.

Para ello, Tomás Llorens, comisario de la muestra que inauguran hoy los Duques de Lugo, ha querido presentar en paralelo las carreras de los dos pintores, contemporáneos en su producción artística aunque muy diferentes por su nacimiento, educación y personalidad.

Formada por 113 obras, no es exagerado decir, según Guillermo Solana, conservador jefe del Thyssen-Bornemisza, que esta exposición es "un gran acontecimiento que va a ser la sensación de la temporada". Tras su exhibición en Madrid se mostrará, con alguna pequeña variación, en el Petit Palais de París, lo que supone un gran reto "ya que se trata de dos artistas prácticamente desconocidos en Francia".

Sorolla (1863-1923), el pintor español "más amado por el público español", se presenta junto a un artista, Sargent (1856-1925), prácticamente inédito "pero de un calibre tan alto como el propio Sorolla". Con esta muestra, ambos salen "de un largo purgatorio que comenzó tras la Gran Guerra, cuando las vanguardias se impusieron en el arte internacional, y en el que estuvieron sumidos durante el Siglo XX".

El olvido y la mala interpretación que la historia ha hecho de ellos, hace que esta muestra sea "una vindicación y la aclaración de un malentendido", el que hizo que se les incluyera en el Impresionismo "eclipsando un tratamiento más singular e imponiéndoles un criterio que les era ajeno".

Unidos en su interés por los efectos de la luz y del color, ambos hicieron una pintura moderna, pero de una modernidad muy personal y que parte de la tradición naturalista; fue ese credo naturalista el que les llevó a compartir con algunos pintores impresionistas la atracción por Velázquez, centrada en el uso del color y la luz como medios expresivos propios de la pintura, y basada también en un virtuoso manejo del pincel.

Con la intención de poner de manifiesto los paralelismos y afinidades existentes, Tomás Llorens ha planteado el recorrido de la exposición alternando los espacios dedicados a cada uno de ellos.

Las dos primeras salas muestran obras de sus comienzos. De Sargent, nacido en Florencia de padres norteamericanos y protagonista de un gran escándalo con su retrato de Virginie Gautreau, Madame X, en el Salón de París, se exhiben pequeños retratos de familiares y amigos de carácter experimental y registro menos formal, como el dedicado a Madame Gautreau brindando (1882-83).

Frente a éstas, obras de Sorolla de mayor formato sobre escenas costumbristas marineras relacionadas con la pesca en las que utilizó un tratamiento de luces del ocaso y tintas oscuras que dramatizan la composición.

La temprana influencia española

El recorrido continúa con las salas dedicadas a las pinturas españolas y venecianas tempranas en las que Sargent se muestra como un ardiente hispanista y un seguidor de Velázquez, El Greco o Goya, mientras que en los cuadros que pintó en Venecia se centra en la representación de la luz y del espacio. En paralelo, se exhiben las obras que realizó Sorolla sobre temas relacionados con el mar y protagonizadas por niños y mujeres en la playa.

Las dos siguientes salas, con las que finaliza el recorrido en la sede del Museo Thyssen-Bornemisza, se dedican a los retratos individuales de ambos pintores.

La exposición en las salas de Caja Madrid comienza con los retratos de grupo y de aparato y continúa con la parte dedicada a uno de los desafíos más trágicos que ambos acometieron, las pinturas murales para edificios públicos.

Rescatar a dos importantes pintores que paradójicamente se encuentran en el olvido, poner las bases para un nuevo entendimiento de sus obras y mostrar el paralelismo existente en las mismas, son intenciones de la exposición que el Museo Thyssen-Bornemisza y la Fundación Caja Madrid dedican a Joaquín Sorolla y a John Singer Sargent.