Es noticia
Menú
Arzuaga juega con los contrastes de volúmenes en Cibeles
  1. Cultura

Arzuaga juega con los contrastes de volúmenes en Cibeles

En la tercera jornada de Cibeles, destacaron los volúmenes de la colección de Amaya Arzuaga, sobre todo los tipo balón. Claves de la colección son las

Foto: Arzuaga juega con los contrastes de volúmenes en Cibeles
Arzuaga juega con los contrastes de volúmenes en Cibeles

En la tercera jornada de Cibeles, destacaron los volúmenes de la colección de Amaya Arzuaga, sobre todo los tipo balón. Claves de la colección son las enormes siluetas en las faldas tipo polisón de papel de seda elástico, que retorció también en los estrechos pantalones; los tejidos recortados formando capas con las que la diseñadora hace una especie de puzzle para crear las prendas, las organzas cortadas en forma de pétalo para faldas y vestidos y los colores negro, marino, rosa maquillaje y blanco.

Siempre esperados y con el éxito y la espectacularidad asegurada, Victorio & Lucchino han apostado esta temporada por nuevas líneas, tendencias y figuras en su colección A flor de piel, con la que dan un paso más allá en su camino en el mundo de la moda.

Encargados de clausurar la tercera jornada de Pasarela Cibeles, los sevillanos han optado por una colección más suave, delicada y refinada en la que, siendo ellos mismos y conservando el estilo que les caracteriza, han avanzado en su trayectoria, "algo obligado en el mundo de la moda".

En estas nuevas líneas, "se enfatizan las caderas, se ablusan los cuerpos y los largos se reducen", comentó a Efe José Luis, Lucchino, quien destacó la frescura de las formas y aires "más románticos" en una colección en la que tienen una importancia muy especial las cintas de grogen, tanto las que se sitúan en las caderas a modo de cinturón, como las que recorren el cuerpo "simulando que hemos condecorado a las mujeres".

También es un detalle conductor de las propuestas de los sevillanos los redondeles de plástico, que recuerdan grandes pendientes, situados en diferentes partes de unas prendas acompañadas de numerosos complementos diseñados por ellos, que comercializa 22 líneas diferentes.

Renunciando a cuerpos más ceñidos, han jugado con líneas que marcan simetrías y faldas globo. Los cortes provocan nuevas formas y construcciones en la prenda como vidrieras de encaje de nido de abeja o gomas que dibujan el cuerpo.

Los tejidos estampados, de flores, conviven con una paleta de color casi insólita en Victorio & Lucchino, con predominio de beige, lima, melocotón y los tonos tierra que se mezclan con el azul cielo. La noche se vuelve monocolor en largos trajes de satén arrugado en los que aparecen reminiscencias del estilo que ha caracterizado a los sevillanos.

En A flor de piel la colección masculina tiene un peso importante. Creaciones de sport, muy chic en las que los diseñadores han traído el mundo de las cacerías, los safaris, y lo han amoldado a lo urbano. En unas propuestas en las que la sastrería clásica es básica, el estilismo adquiere una importancia casi superior que en la colección femenina.

Aires 'retro' con Lydia Delgado

Aires retro llegaron a la pasarela de la mano de Lydia Delgado que, con la colaboración de cinco bailarinas de la Compañía Nacional de Danza, recreó una barra de cabaret para presentar la colección Jazz Girl, inspirada en el periodo de entreguerras, pero con un guiño a los sesenta en las faldas mini.

Se trata de una colección "muy limpia" en la que la diseñadora ha trabajado de forma inversa. "He pensado cómo me gustaría ver a la persona y en base a eso la he vestido tal cual; he trabajado la esencia de la sofisticación sin recargarla. El resultado ha sido una simplificación de líneas", comentó a Efe Delgado quien, en uno de sus estampados, de pájaros dibujados en negro sobre beige, se ha inspirado en los papeles pintados ingleses.

En la tercera jornada de Cibeles, destacaron los volúmenes de la colección de Amaya Arzuaga, sobre todo los tipo balón. Claves de la colección son las enormes siluetas en las faldas tipo polisón de papel de seda elástico, que retorció también en los estrechos pantalones; los tejidos recortados formando capas con las que la diseñadora hace una especie de puzzle para crear las prendas, las organzas cortadas en forma de pétalo para faldas y vestidos y los colores negro, marino, rosa maquillaje y blanco.