'Obaba', de Montxo Armendáriz, representará a España en los Oscar
  1. Cultura

'Obaba', de Montxo Armendáriz, representará a España en los Oscar

Montxo Armendáriz quedó fascinado con el libro de relatos Obabakoak, de Bernardo Atxaga, nada más leerlo, cundo se editó, en 1989. Desde ese momento persiguió trasladarlo

Foto: 'Obaba', de Montxo Armendáriz, representará a España en los Oscar
'Obaba', de Montxo Armendáriz, representará a España en los Oscar

Montxo Armendáriz quedó fascinado con el libro de relatos Obabakoak, de Bernardo Atxaga, nada más leerlo, cundo se editó, en 1989. Desde ese momento persiguió trasladarlo al cine en lo que siempre ha considerado su película más compleja, y que ha sido elegida para representar a España en los Oscar. Montxo Armendáriz, nacido en Navarra en 1949, ya fue candidato al Oscar con Secretos del corazón, una película intimista, ambientada en el mundo rural del norte de España durante los tiempos de la postguerra, y en la que el cineasta sustituye los diálogos por las expresivas miradas de un niño. Un niño desde cuyo punto de vista se narra el filme.

Obaba inauguró la pasada 53 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, partiendo, ya antes de su proyección, como una de las favoritas. Sin embargo, aunque la crítica fue favorable, a pesar de algunas disidencias, la película no logró entrar en el palmarés y se fue de vacío.

Antes, Obaba participó en el Festival de Toronto, cuyo carácter no competitivo y más dirigido a la industria, a las ventas al extranjero, no entraba en contradicción con abrir el certamen donostiarra. En el festival canadiense, la película de Armendáriz fue acogida con calor y se abrieron algunas puertas hacia su venta internacional.

Desde un primer momento, Montxo Armendáriz, -autor de títulos como Tasio o Historias del Kronen- se sintió identificado con el mundo que narraba Atxaga en Obabaoak ("los de Obaba" en euskera) y la relación con el escritor vasco fue un continuo y fluido diálogo, ya que el autor del libro de relatos pensaba que sólo el cineasta navarro sería capaz de captar el espíritu de su obra.

El hecho de que Obabakoak -ganador del Premio Nacional de Literatura- estuviera compuesto por un grupo de relatos sin un hilo conductor visible, frenaba a Armendáriz. Hasta que, hace un par de años, dio con la solución. Una joven estudiante de cine viaja a Obaba, cámara en mano, para captar la esencia de ese pueblo oculto entre la boscosa naturaleza y anclado en el tiempo.

El espíritu de Atxaga

A partir de ese momento, el cineasta comenzó a escribir el guión eligiendo ocho relatos del libro y con la idea fija de mantener el "espíritu" de la obra de Atxaga. Se trata de historias hilvanadas que respetan el mundo creado por el escritor y que, en palabras de Armendáriz, están vinculadas por "la violencia, el desarraigo y la identidad personal y social".

"Es el trabajo más complejo y con los personajes más barrocos que he hecho hasta ahora", declaró en su día el realizador, quien contó con la complicidad de Atxaga desde que éste leyó la primera versión del guión. Y si bien, el escritor eligió mantenerse al margen durante el proceso de creación y rodaje; sus declaraciones, tras ver el resultado, no dejaron lugar a dudas.

"Cuando vi la película me sentí totalmente próximo, con una cercanía absoluta, me invadió una especie de euforia, me sentí muy ligero, muy feliz", afirmó en su día Atxaga. Como también apuntó que no le había resultado una sorpresa, ya que Armendáriz era el único cineasta capaz de realizar la adaptación por tener, dijo, "una forma de sentir y ver la vida de una manera muy en consonancia con la mía".

Una película como Obaba requería de un reparto coral muy cuidado y que Armendáriz pudo conseguir gracias a la firmeza de su trayectoria y a su amistad con actores a quienes no les importaba el tamaño de su papel con tal de participar. Tal es el caso de Pilar López de Ayala, Eduard Fernández, Juan Diego Botto, Mercedes Sampietro o Bárbara Lennie.