catálogos navideños

Juguetes no sexistas por Navidad: manual para no caer en estereotipos

Se acercan las Navidades y muchos padres y madres están preocupados por los regalos que abrirán estos días los más pequeños de la casa

Foto: Una juguetería en Ciudad de México. (EFE)
Una juguetería en Ciudad de México. (EFE)

Con la Navidad a la vuelta de la esquina, los padres y madres comienzan a darle vueltas a uno de los momentos más importantes de estas fechas: esa mañana en la que los más pequeños de la casa salen de la cama emocionados hacia el árbol para desenvolver los regalos. Aunque nadie (o prácticamente nadie) decide, 'motu propio', comprar un regalo sexista a su hijo o hija, muchas veces es algo que ocurre de forma inconsciente. Más consciente es, no obstante, la elaboración de los catálogos de juguetes, donde los juegos de los más pequeños están bien diferenciados: las muñecas, los carritos y las cocinitas, en las páginas rosas, entre decenas de niñas sonrientes; los camiones, los superhéroes y los balones de fútbol, junto a niños, en las páginas azules.

Olga tiene 29 años y dos hijos varones. El pequeño recibirá una muñeca como regalo de reyes.
Olga tiene 29 años y dos hijos varones. El pequeño recibirá una muñeca como regalo de reyes.

Son muchos los padres que intentan dar carpetazo a aquella forma de escoger los juguetes de sus hijos y buscan que los regalos que reciban no dependan del rol de género que tradicionalmente se les ha atribuido. Olga, de 29 años, tiene dos niños: uno de dos años, y otro tres años mayor, y el más pequeño recibirá como regalo de Reyes una muñeca. "Fue decisión mía, porque cuando vamos al parque le gustan mucho los carritos con los que juegan los niños y los bebés", explica a El Confidencial. Sin embargo, con el mayor ha comenzado a ver algunos cambios.

"El mayor las ideas las trae de fuera, de comentarios que oye. En el parque, por ejemplo, juega con una niña que es algo más pequeña que él y juegan a 'mamás y a papás', y para Navidad ha pedido una cocinita (...). Pero de repente me sorprende un día que llega a casa y me dice: 'Mamá, yo quiero que tú trabajes en casa y que papá trabaje fuera'. Me chocó mucho, porque no es que el niño vea que yo hago las cosas de casa y el padre no. Los dos hacemos lo de casa, hacemos todo entre los dos", señala, sorprendida.

Lo cierto es que cuando los más pequeños comienzan el colegio se empiezan a empapar de lo que dicen sus compañeros. "Hace un par de meses estábamos pintando y me preguntó: 'Mamá, ¿tú qué color prefieres?' y yo le dije que me gustaba el azul. Y el niño, empeñado, me decía que no, que si prefería el rosa. No me dijo por qué, pero al final ni siquiera me dio el azul y me dio el amarillo", asegura. Es anecdótico, pero estas pequeñas cosas son las que se le quedan en la cabeza a los más pequeños.

Carmen, por su parte, tiene 34 años y dos hijos: un niño de seis años y una niña de dos. El mayor ya no elige los juguetes por lo que de verdad quiere, sino que muchas veces lo hace por lo que viene definido para su género en los catálogos. "Cuando tenía algo más de dos años, le gustó un carrito de paseo de bebé y se lo compramos. El carro sigue por aquí y sigue jugando con él... Corre, y da golpes pero también pasea muñecas", explica a este diario. Pero ahora, la disposición de los juguetes en la publicidad de las tiendas ha tenido mucha influencia en él. "Si los catálogos usaran más colores unisex facilitaría mucho las cosas. Mi hijo alguna vez por el mero hecho de ser azul ha querido el juguete. Sin embargo, un balón de fútbol rosa no lo quiere".

El hijo de Salvador (37 años) tiene nueve, y ya elige sus regalos con cierto criterio. "Los padres no tenemos ningún problema en comprarle lo que pida, pero le gusta el taekwondo, el béisbol, la natación...", señala a El Confidencial, así que prácticamente todos sus regalos están relacionados con el deporte —camisetas de equipos de béisbol, juegos deportivos...—. Los elige porque los tienen sus amigos o porque los ha visto por internet. ¿Y por los colores de los catálogos? Lo cierto es que en Estados Unidos, donde reside Salvador, los catálogos de juguetes no se llevan tanto. Aunque parece que en su hijo no tiene tanta importancia el color. "El otro día nos dijo que el mejor color es el fucsia, así que los tabús parece que van desapareciendo".

Valores, en lugar de género

Silvia (nombre ficticio), de 37 años, tiene una niña de seis años y medio y ella intenta que los juguetes que llegan a sus manos le aporten sus propios valores. "Le dejo escoger lo que quiere", señala a este diario, pero sin agobios. Y es que lo tiene muy claro: cuando los padres eligen los regalos para sus hijos le están trasladando sus valores, hasta que, una vez llegada la adolescencia, estos empiezan a tomar sus propias decisiones. A Silvia, en concreto, le interesa mucho más esto que otra cosa: "A casi todos los padres nos importa que aprendan, por eso yo le compro muchos juegos de experimentos, o de robots", señala, pero advierte de que en muchas ocasiones, en las cajas de este tipo de juguetes no aparecen niñas, sino solo niños. "Deberían poner tanto al niño como a la niña en la caja".

Aunque los cuatro son juguetes de experimentos, los dos de color azul llevan a un niño en la caja, mientras que los rosas están 'asociados' directamente a las niñas.
Aunque los cuatro son juguetes de experimentos, los dos de color azul llevan a un niño en la caja, mientras que los rosas están 'asociados' directamente a las niñas.

Le ha pedido de todo: juegos de Playmobil, carros, espadas piratas... y hasta alguno de sus compañeros de colegio le ha preguntado que por qué tiene "juguetes de niño". Pero le pidió también una escoba rosa. "Y se la compré. Honestamente, no creo que esté mal regalarle a una niña una escoba rosa, pero es importante que esa no sea la única visión que tiene". De la misma opinión es Javier Corral, director de expansión de las franquicias Uppali, de la cooperativa Abacus, que este año ha lanzado una importante campaña para fomentar el consumo de juguetes críticos, responsables y alejados de estereotipos.

"La idea es que el niño elija el juguete, independientemente de su género", señala a este diario Corral. "Obviamente no tenemos una varita mágica para eliminar los roles de género, pero sí queremos generar un debate sobre el valor que aportan los juguetes", explica, y recuerda que obviamente no importa que haya juguetes rosas o juguetes azules. "Lo que tratamos de evitar es que se asocie cada color a un género", insiste, antes de indicar que los prejuicios asociados al género son algo que no viene de los niños, sino de los padres, del entorno. Corral asegura que en los últimos años se han dado "grandes avances", significativos y positivos con respecto a la compra de juguetes no sexistas. Incluso en los colegios, donde ya se han desarrollado muchas líneas pedagógicas que huyen de estereotipos.

Manual para comprar juguetes no sexistas

Pero lo importante es qué es lo que hay que pensar a la hora de escoger los juguetes. El Instituto Andaluz de la Mujer publicó hace un tiempo un decálogo para saber elegir bien los juguetes de los niños, atendiendo a criterios no sexistas ni bélicos. Los diez puntos a tener en cuenta son estos:

1. No hay juguetes de niños o de niñas. Las niñas y los niños aprenden jugando. El juego es libre y espontáneo. Evita los que transmitan esta idea.

2. No hay colores de niños o de niñas, solo etiquetas sociales que limitan la creatividad. Elijamos los colores, no dejemos que ellos nos elijan.

3. Intenta elegir juguetes que reflejen la diversidad de cada persona: somos iguales, somos diferentes.

4. Orientando en una buena elección de juguetes también estás educando. Escoge con acierto, teniendo en cuenta que sean seguros, acordes con la edad y libres de prejuicios sexistas.

5. Elige juguetes que reúnan a niñas y niños cooperando y compartiendo espacios, tanto públicos como domésticos. Les enseñarás a construir un mundo más libre e igualitario.

6. Regala juguetes que ayuden a promover todas las capacides y habilitades personales de niñas y niños, posibilitando tanto juegos tranquilos como los que requieran actividad física.

7. Busca juegos y juguetes que potencien la igualdad en la participación y el desarrollo de sentimientos y afectos sin diferenciación en niñas y niños.

8. Evita juguetes, juegos y videojuegos violentos. Educa para resolver problemas de forma positiva, constructiva y creativa.

9. A veces la publicidad muestra imágenes y valores distintos a los que queremos enseñarles. Es importante escuchar a las niñas y a los niños, no hay que ignorar sus peticiones pero tampoco decirles que sí a todo.

10. Busca libros, juegos, videojuegos y juguetes en los que se nombren y estén presentes niñas y niños.

No son pocos los ayuntamientos que se han sumado a este tipo de campañas. Este mismo año, la delegada de Igualdad de Género de Mérida, Ana Aragoneses, lanzó una campaña bajo el lema 'En Navidad regala igualdad', para evitar los juguetes sexistas. "Los juegos y juguetes son principalmente instrumentos socializadores, contribuyen al aprendizaje de las reglas, los símbolos, así como a desarrollar funciones psíquicas, físicas y sociales", indica Aragoneses.

Por su parte, el Ayuntamiento de Xirivella, ubicado al oeste de Valencia, ha lanzado otra campaña de sensibilización a favor de los juguetes no sexistas y no violentos bajo el lema 'Con la igualdad no se juega', y cuyo objetivo es concienciar a las familias durante esta Navidad de la compra de juegos que promuevan la igualdad entre los géneros y que no fomenten la violencia o el enfrentamiento entre los niños y niñas. Lo mismo hizo la Generalitat de Valencia el año pasado con la campaña 'El joguet no té génere' ('El juguete no tiene género') para fomentar que los niños elijan sus juguetes por elección propia y no por criterios establecidos.

¿Dónde comprar juguetes no sexistas?

Cada vez son más las tiendas que se suman a esta línea y exponen sus juguetes evitando los estereotipos de género —muchos de ellos, además, eliminan los juegos violentos de sus catálogos—. Aquí puedes consultar algunos centros:

  • Abacus: tiene un extenso catálogo de juguetes no sexistas, con los que intenta fomentar la tecnología y la ciencia y evitar estereotipos.
  • Dideco: además de en tiendas físicas, también se pueden comprar 'online' sus juguetes en su página web.
  • Toy Planet: la compañía lanzó en 2014 un catálogo no sexista en el que se podía ver a niños jugando con carritos y poniendo lavadoras.
Consumo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios