un punto de luz por cada 10 metros cuadrados

Cómo ahorrar gastos en casa gracias a la distribución de los puntos de luz

Aunque no se le suele prestar demasiada atención, cómo situemos las lámparas en el hogar nos ayudará a que el bolsillo no se resienta tanto a fin de mes

Foto: Una lámpara puede cambiar toda la decoración de la estancia. (CC)
Una lámpara puede cambiar toda la decoración de la estancia. (CC)

Cuando se busca casa, normalmente se tiende a que en el piso entre la mayor cantidad de luz posible. Que el sol campe a sus anchas por las estancias es muy beneficioso para la salud —tanto mental como física—. Por ello, contar con una buena distribución de los puntos de luz en el hogar es imprescindible si se pretende lograr un ambiente adecuado que minimice los efectos de la iluminación artificial en nuestro organismo. A la vez, este objetivo ayudará a que ahorremos y contribuyamos al consumo sostenible.

[Por qué el contador inteligente de la luz es una bomba de (ciber)relojería]

Según los datos de la OCU, en cada hogar español se utiliza una media de 22,8 bombillas. La mayoría siguen respondiendo a las tradicionales lámparas incandescentes, halógenas o fluorescentes; mientras que las LED aún no han logrado hacerse hueco en las familias: solo una de cada 100 bombillas instaladas es LED. Teniendo en cuenta que cada casa gasta hasta 410 kW hora en iluminación, Reparalia —empresa especializada en la gestión integral de siniestros y reparaciones y en la comercialización de seguros y servicios de cuidado del hogar— ha recopilado las claves y los trucos para conseguir una eficiente distribución de los puntos de luz en las diferentes estancias y crear ambientes idóneos para favorecer la salud.

[Trucos para ahorrar energía en casa]

Un punto de luz por cada 10 metros cuadrados

El mínimo de puntos de luz que necesita cualquier habitación se mide siempre de la misma forma. Si la habitación es inferior a 10 m2, se colocará un único punto de luz, y se aumentará un punto más por cada 10 m2. Sin embargo, en la elección también entra en juego la actividad que se vaya a realizar en cada estancia, pues un lugar de trabajo requiere una mayor disposición de luz que uno menos concurrido. En cuanto al tipo de luz, los expertos recomiendan situar luz blanca en la cocina y el baño, y luz cálida en el resto de las estancias.

Hay que instalar una luz por cada 10 metros cuadrados. (CC)
Hay que instalar una luz por cada 10 metros cuadrados. (CC)

El ambiente cálido se consigue con bombillas de una temperatura de alrededor de los 2.800 grados Kelvin, pero también hay que tener en cuenta las características de cada hogar: si tenemos paredes oscuras, hay que repartir la luz con focos de luz blanca y halógenos; mientras que, si contamos con paredes muy claras, podríamos rebajar la intensidad lumínica en un único foco de luz cálida.

La iluminación correcta para cada estancia

En el salón

Evite los reflejos en la televisión gracias a la iluminación correcta. (CC)
Evite los reflejos en la televisión gracias a la iluminación correcta. (CC)

Esta estancia es siempre objeto de múltiples combinaciones, ya que es donde más ambientes se pueden crear. La distribución está fuertemente condicionada por la luz natural con la que cuente la casa. Como mínimo, se instalará en el techo un punto de luz general. Si hay varios, se recomienda regularlos a través de diferentes interruptores. A través de lámparas de pie o de mesa situadas cerca del sofá conseguiremos luz ambiente, algo que, además de producir confort, evitará los reflejos en el televisor. El salón debe contar con varios enchufes cercanos a la zona donde se tenga la televisión y, en la medida de lo posible, otro juego cerca del sofá y de la mesa de comedor.

En el baño

Cuarto de baño. (CC)
Cuarto de baño. (CC)

Junto a la cocina, es una de las zonas tradicionalmente peor iluminadas. Lo habitual es usar luces LED de color blanco. Podemos optar por un punto de luz grande situado en el techo con un plafón o un foco 'downlight' —ilumina directamente de arriba abajo—, o por la distribución de pequeños halógenos. Es importante instalar luces secundarias en el lateral del espejo, para no forzar la vista ante los juegos de luces y sombras derivados de una mala iluminación, así como contar con enchufes cerca del mismo, siempre a más de un metro de la bañera o plato de ducha para evitar accidentes.

[Adiós, halógenos: las mejores alternativas]

En la cocina

Se recomienda colocar en el techo al menos un plafón equipado con fluorescentes. Si se quiere tener una luz más intensa, se pueden combinar halógenos con bombillas de luz blanca. La campana extractora debe ofrecer un punto de luz que facilite el trabajo, sobre todo por las noches. En el caso de los hogares en los que se use mucho la cocina, se recomienda también iluminar las encimeras con tubos fluorescentes o halógenos empotrados en los armarios. Debe haber enchufes repartidos por diferentes zonas de la estancia, algo muy necesario para el funcionamiento de varios electrodomésticos al mismo tiempo.

En el dormitorio

En esta habitación no hace falta poner más de un único punto general de luz cálida y poco potente en el techo, que se completará con las lamparitas de las mesillas de noche. Con un par de enchufes en cada una será suficiente.

En el pasillo

Se usarán focos empotrados para ganar profundidad y distribuir la luz, que debe ser indirecta y cálida. Lo ideal es instalar cuatro unidades LED si el pasillo mide cuatro metros cuadrados. No hay que olvidar instalar interruptores tanto al principio como al final del pasillo.

Cómo resaltar determinada decoración

La luz también puede ser una gran aliada cuando se pretende hacer hincapié sobre alguno de los elementos de la sala.

  • Cuadros: lo que mejor resultado dar es colocar un aplique de pared sobre el cuadro con luz de bombilla LED.
  • Estanterías y librerías de colecciones o decorativas: para resaltar un objeto de una estantería hay que dirigir la luz hacia el fondo del estante a través de una luz puntual articulada. Los apliques de bronce, cobre o latón proporcionan una luz más cálida y los de aluminio o acero, más fría.
  • Escaleras: se puede realizar a través de apliques en las paredes o de lámparas suspendidas en cada uno de los descansillos con los que cuente la escalera. Se deberá elegir una luz indirecta y cálida.

Trucos para iluminar correctamente

  1. Debe haber un mínimo de un metro de distancia entre cada halógeno.
  2. Es recomendable el uso de reguladores de potencia individuales para cada punto de luz, lo que evitará el uso excesivo de voltaje e iluminación y ayudará a ahorrar y a cuidar los efectos.
  3. Cuanto más se reparta la luz y más blanca sea, más grande parecerá la estancia. Si se concentra la luz en un solo punto, cálida y tenue, dará la sensación de una estancia más pequeña y acogedora.
Consumo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios