PASAPALABRA VUELVE A EMITIRSE EN ANTENA 3

Con la A, rival que te ha robado la gallina de los huevos de oro de la 'tele': Atresmedia

En televisión hay pocas piedras filosofales, de hecho se pueden contar con los dedos de una mano: el pulgar le corresponde a Pasapalabra. Antena 3 recupera el formato tras su apagón en Telecinco

Foto: Silvia Jato, expresentadora del programa en su época de Antena 3. (Atresmedia)
Silvia Jato, expresentadora del programa en su época de Antena 3. (Atresmedia)
Adelantado en

Los directivos de televisión tienen varios puntos en común con los alquimistas: ambos viven de mezclar elementos y esperar consecuencias. Unos con ácidos y parafinas, los otros con formatos, presentadores, horarios y 'targets'. Alquimistas y directivos también convergen en su máxima profesional: si algo funciona, aunque no entiendas por qué, no lo toques. Pase lo que pase, no lo toques.

En televisión hay pocas piedras filosofales, de hecho se pueden contar con los dedos de una mano: el pulgar le corresponde a Pasapalabra, el índice a El Hormiguero, el medio a Gran Hermano, el anular a Sálvame y el meñique a Master Chef. La mayoría son producciones que implican gastos importantes en logística y personal, mientras que Pasapalabra es un programa de preguntas y respuestas que siempre se graba en el mismo plató, con un solo presentador. Después de casi veinte años de emisión, directivos y analistas siguen sorprendiéndose del éxito del formato, propiedad de la inglesa ITV, y que parece no agotarse nunca. "Cuesta poco dinero producirlo y siempre tiene altas audiencias. Pero siempre, fieles. ¿Quién no iba a quererlo? Es la gallina de los huevos de oro", comenta un directivo de televisión. "En Pasapalabra funciona el presentador, la hora de emisión, el formato y el tirón de los premios. Es una combinación de todo que puedes estropear con un mínimo cambio, de modo que es mejor ni tocarlo", continúa.

El 1 de octubre, los espectadores de Pasapalabra se encontraron con el gran apagón. Después de trece años de emisión, que incluso llegó a abarcar los fines de semana, el programa dejaba de emitirse en Telecinco. En un escueto comunicado, la televisión de Fuencarral explicó que "tras recibir esta misma tarde la sentencia del Tribunal Supremo sobre Pasapalabra, Mediaset España comunica su respeto por dicha decisión y su propósito de acatarla de forma inmediata. Por lo tanto, y salvo que se llegase previamente a un acuerdo con ITV, hoy será el último día de emisión del programa Pasapalabra".

Aunque le resultase súbito a muchos espectadores, el conflicto entre Telecinco e ITV por Pasapalabra viene de lejos. En España, la dueña de la licencia de Pasapalabra, entre 2000 y 2009, fue la productora BocaBoca. ITV licenciaba su 'The Alphabet Game' a BocaBoca, y ellos le cedían los derechos de explotación a las cadenas. Los primeros seis años fueron con Antena 3 y los tres últimos con Telecinco. En 2009, la cadena de Paolo Vasile se propuso recortar costes y sacó de la ecuación a Bocaboca: firmó directamente con ITV por otros tres años a razón de 5,4 millones más otras producciones que redondeaban la cifra hasta los 10 millones.

Había más contrapartidas de los británicos. ITV también exigió ser la coproductora del espacio, lo que le aseguraba un 10% de los beneficios generados por Pasapalabra. La maniobra no gustó a Vasile, que empezó a buscar formas de resolver el contrato... hasta que creyó haber encontrado una. En octubre de 2010, por sorpresa, Mediaset demandó a ITV: a grandes rasgos, Telecinco argumentaba que en el programa se habían ido realizando cambios sustanciales, hasta el punto de que el formato actual se parecía tan poco al creado por ITV, que se debían romper el contrato y los ingleses devolver a la cadena las cantidades pagadas. Telecinco se apoyaba, en teoría, en una demanda paralela en Italia contra ITV por la titularidad del nombre 'Passaparola'. "Tuvimos conocimiento de que ITV no era el titular de dos de los elementos esenciales del programa 'Pasapalabra': el rosco y el nombre" y que "de haberlo sabido, nunca hubiera firmado con ITV", explicaron desde Fuencarral.

Mientras Pasapalabra arrasaba en la pantalla, Telecinco perdía en los tribunales

ITV aceptó la resolución del contrato pero demandó de vuelta a Telecinco. Así, mientras el asunto avanzaba en los tribunales, Telecinco siguió emitiendo Pasapalabra sin contrato ni pagar royalties a nadie, actuando como si fuera su formato. Fuentes conocedoras de la situación no alcanzan a comprender el arrojo de la maniobra de Telecinco: "Después de estar varios años pagando por emitir Pasapalabra, de repente decidieron que habían cambiado lo suficiente para que fuese suyo. Fue como una iluminación, sin reclamaciones previas ni margen para negociar nada", dicen.

Se dio la circunstancia de que, a medida que Christian Gálvez arrasaba en pantalla, Vasile tropezaba con la Justicia: perdió en Primera Instancia, la Audiencia de Madrid aceptó solo parcialmente su recurso y finalmente el Supremo desestimó el recurso de casación de Mediaset. El juez de lo mercantil Francisco Javier Vázquez Martín incluyó frases contundentes contra Telecinco en su sentencia: "Resulta inverosímil, por contrario al sentido común, que una de las mayores cadenas de televisión de la nación y con un específico equipo —amplio, con experiencia y formado, como puso de manifiesto la prueba practicada en juicio— para la adquisición de contenidos, no realice las comprobaciones mínimas sobre la titularidad de los contenidos televisivos que adquiere; y más inverosímil aún que realizadas las mismas en 2006 y conforme con la titularidad del formato en ITV, en cuanto explotado de modo pacífico en España e Italia desde 1999 bajo sus licencias, proceda a atribuir la titularidad a terceras sociedades que afirman una titularidad contradictoria con la primera (...) No puede sino rechazarse —por interesada e irreal— la invocada candidez, inexperiencia, torpeza e ignorancia al representarse la titularidad de los elementos del objeto contractual; máxime cuando de la lectura de los contratos controvertidos resulta que ni Telecinco ni ITV configuraron de modo expreso la prueba del rosco ni su singularidad respecto a la totalidad del formato, como elemento esencial del formato televisivo".

Christian Gálvez, presentador de Pasapalabra en Telecinco (Telecinco)
Christian Gálvez, presentador de Pasapalabra en Telecinco (Telecinco)

"Durante este proceso de juicios y recursos, ITV podía haber pedido que se ejecutasen provisionalmente las sentencias y que se parase la emisión, pero no lo hicieron, quizá porque aún tenían esperanzas de un acuerdo", dicen fuentes de la negociación. No solo ITV confiaba en el acuerdo, sino todo el sector: "En el mundo de la televisión siempre hay choques por los derechos y los contratos. Pero, como era Pasapalabra, se daba por hecho que Telecinco estaba tensando la cuerda para pagar menos, yo creo que pocos en el sector se pensaban que esto iba a acabar en divorcio", afirman fuentes del sector audiovisual, que concluyen: "En algún momento del proceso, ITV se hartó y empezó a verse con otras cadenas, de modo que a Vasile no le quedó otro remedio que ir hasta el final para retener Pasapalabra".

Telecinco se enfrenta a una indemnización de más de 50 millones de euros

De repente, como en un accidente a cámara lenta, la sentencia del Supremo dejó libre a la gallina de los huevos de oro. La que sienta a tres millones de personas todas las tardes, llueve, nieve o haga sol, y cobra a 11.600 euros el minuto de publicidad. Corrieron a atraparla Televisión Española y Atresmedia, que finalmente se impuso por cercanía a ITV. La productora británica tiene varios de sus formatos corriendo en las parrillas de Atresmedia. Por su parte, Telecinco, que se encuentra a la espera de la ejecución de la sentencia, se enfrenta a una indemnización entre los 50 y los 100 millones de euros por estos casi diez años de emisión 'pirata' de Pasapalabra.

La gallina de los huevos de oro ha vuelto a San Sebastián de los Reyes. Allí nació, pero creció lejos, con otra familia, de modo que ahora en Antena 3 se preguntan cuánto pueden tocar una cosa que funciona, para hacerla suya, pero sin que les explote en la cara. Presentador, horario, nuevos roscos... La alquimia de todos los días.

Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios