Esta cobertura no es un milagro

El 'misterio mariano' de las ondas: ¿por qué Radio María se escucha donde nadie llega?

Es una de las grandes leyendas de las carreteras españolas. Allá por donde conduzcas, siempre aparece frente al micro la voz de la radio religiosa, pero esto tiene una explicación

Foto: Imagen: Enrique Villarino.
Imagen: Enrique Villarino.

Te mueves por una de las tantas autovías que cruzan nuestro país. Los kilómetros y los pueblos pasan mientras la emisora que llevas sintonizada en el coche empieza perder su fuerza en un síntoma claro de lo alejado que estás de tu lugar de origen. Tus radios programadas ya no funcionan y empiezas a moverte entre emisoras sin conseguir que suene nada, hasta que tu aparato encuentra algo, una voz con tono religioso que responde hasta en el lugar más recóndito de las carreteras españolas, o al menos eso parece. Es Radio María, esa emisora conocida en toda España por llegar donde nadie llega y que con los años se ha rodeado de un misticismo que mezcla lo divino con lo inexplicable. Pero ¿por qué aparecen sus ondas cuando ninguna otra radio lo hace? Tranquilo, su secreto es bastante terrenal.

Para muchos, Radio María es una especie de ente abstracto que aparece cuando ninguna otra radio lo hace, pero eso está muy lejos de la verdad. Tras una radio llena de programas de oración y cultura cristiana se esconde un proyecto muy serio y que tiene una estrategia clara para expandir la palabra del evangelio no solo por toda España sino por todo el mundo. El secreto de su alcance se esconde en una cantidad de puntos de emisión similar a la de cualquier gran cadena radiofónica y un poderío económico sostenido en sus miles de donantes y voluntarios.

Nacida en 1983 de manos del párroco italiano Livio Fanzaga y relanzada en 1987 por la primera asociación Radio María (una fundación civil y religiosa al margen de la Iglesia), este ente está presente en más de 85 países en los cuales cada asociación nacional gestiona sus emisiones. La de España es una de las Radio María más potentes. Se fundó en 1999 (cumple 20 años este 2019) en una pequeña iglesia madrileña y está dirigida por hasta seis personas que se reparten los cargos y eligen al director editorial de la emisora, que siempre debe ser un sacerdote. En estos momentos, el cargo de director lo ostenta Luis Fernando de Prada, mientras que la presidencia la lleva, desde 2013, el exejecutivo de empresas como Tragsa, Unidad Editorial o Intereconomía José Manuel Díez Quintanilla.

José Manuel Díez Quintanilla (en el centro, con corbata), rodeado de sacerdotes en un evento de la emisora Radio María. El siguiente por la derecha es el director, Luis Fernando de Prada. (Foto: Radio María / Twitter)
José Manuel Díez Quintanilla (en el centro, con corbata), rodeado de sacerdotes en un evento de la emisora Radio María. El siguiente por la derecha es el director, Luis Fernando de Prada. (Foto: Radio María / Twitter)

Como fundación, no da datos sobre el número total de voluntarios y donantes que sostienen la emisora, pero sí aseguran que con ellos pueden mantener las 24 horas de emisión durante los 365 días del año y asumir unos costes fijos de la emisora que, según los propios gestores, ascienden a más de 405 euros al día. O sea, que su presupuesto debe superar, como mínimo, los 150.000 euros anuales. Aunque otras informaciones demuestran que ese número tiene que ser bastante más alto.

Emisoras a gogó

"Nuestra estructura de voluntarios y donantes nos sirve para ahorrar costes y optimizar los pocos recursos con los que contamos. Solo tenemos 27 personas en plantilla y todos los demás somos voluntarios, incluso los teleoperadores del 'call center'. Así podemos dedicar recursos a otro punto del negocio y centrar los esfuerzos en amplificar el mensaje", explica, en conversación con Teknautas, José Manuel Diez Quintanilla. ¿A qué dedican concretamente estos recursos? Pues una buena parte del dinero va a comprar torres y emisoras por toda España, a alquilar donde no pueden comprar y a invertir incluso en cadenas comunitarias abandonadas para convertirlas en parte de su red de emisión. En estos momentos Radio María cuenta con más de 200 puntos activos en toda España (100 de estos son propios de la radio) y su número no para de crecer.

En concreto, y según el registro de la web de escaneos de FM FMScan, Radio María cuenta con 225 emisoras en nuestro país, repartidas por todas las comunidades. Las regiones donde más presente está son Castilla y León, Andalucía y Aragón, aunque en realidad sus ondas se reparten por todo el país siendo Extremadura y Cataluña las zonas con menos cobertura. Navarra, País Vasco y la costa sur son los lugares donde su señal tiene más concentración. Lo llamativo es que pese a no ser una emisora comercial y no competir con los grandes entes, tiene más puntos de retransmisión que Onda Cero, iguala a la Cadena COPE y se queda algo por detrás de la SER, siempre según los datos de FMScan.

Como vemos en el mapa, la pujanza de Radio María llega a prácticamente todo el país, pero su secreto para sonar donde el resto no lo hace va más allá. Y es que esta cadena compra y alquila emisoras donde a las demás radios ya no les interesa emitir por fines comerciales. En 2013, por ejemplo, Radio María compró varias emisoras a la Cadena SER en zonas deprimidas de Aragón (Bajo Gállego) y un año antes dio un millón de euros a Rodrigo Rato por seis licencias en Baleares. "Nuestra forma de entender la radio es diferente al de las radios comerciales, vamos donde las demás ya no tienen interés comercial y eso hace que estemos presentes en lugares abandonados que no tienen potencial comercial", apunta Quintanilla.

Ellos se presentan a todos los concursos que lanzan las comunidades autónomas y buscan ampliar su cobertura siempre que pueden. "Nuestro objetivo es llegar a todas partes y actuamos para conseguirlo. Puede sonar muy raro, pero no nos movemos por el número de posibles oyentes o por las posibilidades de una emisora, tenemos unos principios diferentes a los de la radio convencional".

Así se exprime una emisora

Vale, ya sabemos el número de emisoras que tiene Radio María y cómo se reparten en el mapa para conseguir la mayor cobertura posible, pero sus trucos no solo se quedan en esto para llegar tan lejos. Su posición como ente no comercial le permite moverse en espacios que rozan la alegalidad e incluso, en algunas ocasiones, han llegado a la ilegalidad, llevándose más de una sanción por ello.

Cuando hablamos de ilegalidad es porque esta emisora ya ha sido avisada y multada en varias comunidades por llevar a cabo trucos técnicos que no permite ni la normativa ni el Plan Técnico Nacional de Radiodifusión Sonora en Ondas Métricas con Modulación de Frecuencia. ¿A qué trucos nos referimos? Pues a invadir frecuencias que nos les pertenecen, emitir sin licencia o incluso ampliar la potencia por encima de la permitida en dicho plan. En Andalucía, por ejemplo, les multaron con más de 126.000 euros por emitir sin permiso y en Extremadura les pasó algo similar por el mismo motivo.

Su presidente, por otro lado, asegura que estos problemas ya son cosa del pasado y que desde hace varios años se han acabado este tipo de expedientes. "Una de mis labores principales al ser nombrado presidente fue la de legalizar todas estas situaciones y evitar nuevos problemas porque se había sido muy agresivo algunas veces. Somos una radio pequeña y sin fines comerciales por lo que no tenemos ninguna intención de molestar a nadie. De todos modos, si pasa alguna vez hay que entender que en ningún momento queremos tapar a nadie y que no tenemos ninguna intención de competir".

Es justo esa intención no comercial la que les podría permitir moverse entre los resquicios que dejan las normas o inspecciones en España. "La radio es algo muy regulado en España y está controlado por las instituciones, al igual que puede ocurrir con otras muchas emisoras religiosas o comerciales, son complejas de auditar con detalle (potencias, ubicaciones, autorizaciones de postes, etcétera), debido por ejemplo a la gran ocupación y el movimiento de algunas emisoras que aparecen y desaparecen en los huecos del dial o cambian de frecuencias, sobre todo en las grandes ciudades, donde existe una especie de 'jungla' radioeléctrica en la banda de FM que ha llegado niveles de ocupación de la banda realmente preocupantes", explica David Marugán, experto en radiodifusión consultado por Teknautas.

"Como no es una radio comercial con ingresos por publicidad podría tener más margen de maniobra, que si por ejemplo hubiera una evidente finalidad lucrativa. Y luego está la cosa de que se mueven, muchas veces, en zonas alejadas o de poca densidad de población en las que los grandes entes ponen muy poco interés por lo que es más fácil y económico para ellos ocupar frecuencias", dice David Marugán.

Cartel de Radio María España. (Foto: Radio María España)
Cartel de Radio María España. (Foto: Radio María España)

Según explica el experto, no hay ningún milagro técnico. Para poder llegar a todas partes, basta con tener una buena infraestructura a nivel nacional, una señal decente, invertir en la instalación de los postes, comprar las autorizaciones y buscar esa expansión constante. "Hay teorías que dicen que las iglesias tienen repetidores de Radio María y otras que los voluntarios ponen equipos para propagar la señal, pero no creo que necesiten de esto en 2019. Antes sí es cierto que se hacía en algunas de las denominadas 'radios pirata' y demás, pero ahora esos 'trucos' pueden conllevar sanciones muy severas, se necesitaría gente que tenga los conocimientos técnicos necesarios y además arriesgarse a hacerlo a título personal", explica Marugán a este periódico.

Él cree que a esta radio le basta con las técnicas comentadas para que parezca que llega a casi todas partes. Su programación es la misma para todo el país y al no ser una radio que compite o se pelea comercialmente con otras emisoras puede darse el lujo de no poner tanto énfasis en ofrecer una programación variada o muy atractiva al público general, sino que se intenta llegar al máximo número de oyentes posibles. "Ellos saben muy bien dónde colocarse para conseguir la máxima cobertura y dedican mucho presupuesto a este cometido. Es más, son los primeros en nuestro país en emitir en DAB+ (un modo de radio digital, evolución de la actual FM analógica) e incluso tienen emisión por satélite. Esto da una idea de la inversión y los esfuerzos que realizan para llegar a sus oyentes en cualquier parte".

El verdadero secreto: los datos

El verdadero secreto que queda de Radio María son los datos. Desde la emisora no dan número ni de oyentes, ni de voluntarios ni de donantes ni tampoco hablan sobre el presupuesto con el que cuentan. Lo único que hay son acercamientos de los distintos directivos que mencionan que están cerca del millón de oyentes mensuales, pero al no estar entre las radios comerciales en el Estudio General de Medios (el EGM) es imposible saberlo a ciencia cierta.

"Hay que entender que nuestra forma de operar es muy diferente al resto de radios por eso los números no los tenemos muy en cuenta. Queremos estar en todas partes, hemos apostado por el DAB, por los 'podcasts' y por el satélite. Con los pocos recursos con los que contamos intentamos movernos lo máximo posible y adaptarnos a lo que nos viene", termina Quintanilla.

Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios