COMICIOS MUNICIPALES Y AUTONÓMICOS

Vox se lanza a la caza del voto obrero donde pinchó en las elecciones generales

El partido inicia la campaña en una nave industrial junto a "la España que madruga y que está harta de pagar impuestos"

Foto: Vox arranca la campaña electoral del 26 de mayo en Paracuellos. (EFE)
Vox arranca la campaña electoral del 26 de mayo en Paracuellos. (EFE)

Vox ha decidido abrir la campaña de las municipales y autonómicas que se celebrarán el próximo 26 de mayo con un acto simbólico dirigido a los obreros, precisamente el electorado que menos respaldó a la formación en las pasadas elecciones generales, que dieron 24 diputados en el Congreso al partido presidido por Santiago Abascal. En concreto, Vox ha llevado a los periodistas hasta una nave industrial situada en un polígono de la madrileña zona de Barajas con el fin de estar junto a "la España que madruga", los ciudadanos que "están hartos de pagar impuestos".

Así se ha expresado el director de la campaña de Vox y responsables de relaciones internacionales de la formación, Iván Espinosa de los Monteros, número tres a los comicios generales y próximo diputado en la cámara baja. El hombre que se hizo famoso por explicar en varios idiomas la visión de Vox a las puertas del Tribunal Supremo tras las primeras sesiones del juicio del procés, ha explicado a los periodistas a los que llevaba en autobús hacia el mencionado acto, que no ha desvelado hasta estar en el vehículo, que el partido hará una campaña diferente a la de los últimos comicios.

En concreto, ha indicado que no habrá grandes mítines como los que fueron la seña de identidad de la formación los días previos al pasado 28-A, sino que la campaña se centrará en visitar diferentes centros productivos con el fin de hacer llegar su mensaje a los obreros, precisamente el público que no logró alcanzar en el anterior reto con las urnas.

En la ciudad de Madrid, en concreto, Vox 'pinchó' precisamente en esos barrios obreros. En Puente de Vallecas consiguió apenas 9.832 votos (8,36%) frente a los 45.000 que se llevó el PSOE (37,6% del voto). En Villaverde le ocurrió algo similar: también fue quinta fuerza con algo más de 7.000 votos y el 9% de los votos. El PP quedó cuatro puntos por encima. San Blas-Canillejas tuvo el mismo resultado: 9.900 sufragios (11,15%) frente al 30% obtenido por el PSOE o el 21% que alcanzó Ciudadanos. En Usera se quedó quinto con un 10% del voto y 6.402 sufragios, solo por debajo del PP que, en este caso, apenas le sacó dos puntos.

Aunque en el Dos de Mayo la candidata a la Comunidad madrileña, Rocío Monasterio, aseguró que Vox consiguió implementación en algunos cinturones rojos y en la zona de la sierra madrileña, asegurando que debían centrarse en territorios 'a priori' más sencillos como la zona oeste de la región (feudos tradicionales del PP), el arranque de campaña demuestra que la formación de Santiago Abascal ha entendido que el nicho electoral al que dirigirse en gran medida es el obrero.

Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios