medios de comunicación

'Ara' sondea el mercado en busca de nuevo consejero delegado

Salvador García-Ruiz, consejero delegado desde hace algo más de cinco años, ha dejado voluntariamente el cargo a finales de diciembre. La editora ya busca candidatos en el mercado

Foto: Esther Vera, directora de 'Ara' (i), en la redacción del periódico en una imagen de archivo.
Esther Vera, directora de 'Ara' (i), en la redacción del periódico en una imagen de archivo.

‘Ara’ busca consejero delegado. El diario catalán se ha lanzado a la búsqueda de un nuevo CEO tras la salida voluntaria de Salvador García-Ruiz, en el cargo desde hace algo más de cinco años.

Según explican fuentes del sector, García-Ruiz comunicó al consejo de administración su deseo de dejar el cargo a finales del pasado diciembre. No obstante, el ejecutivo, curtido en las filas de McKinsey, permanecerá en el puesto hasta que la editora encuentre a su sustituto, por lo que su salida efectiva podría demorarse unos meses.

García-Ruiz está graduado en Economía por la Universitat Pompeu Fabra (UPF) y cuenta con un MBA por la Universidad de Nueva York. Antes de dar el salto al mundo editorial, el directivo fue consultor de McKinsey y trabajó tanto en banca de inversión (Goldman Sachs) como comercial (Caixa Manresa). También es miembro del Consejo Social de la UPF.

Ahora, con la previsible ayuda de un ‘headhunter’, la cúpula de la editora se ha puesto manos a la obra para buscar a un nuevo ejecutivo que pilote el periódico que preside Fernando Rodés tras casi una década en el mercado. Algunos de los 'deberes' del nuevo CEO pasan por la consolidación del muro de pago -que 'Ara' endureció el año pasado- y explorar una posible entrada en el negocio radiofónico, una idea largamente barruntada por algunos de los principales accionistas.

‘Ara’, fundado en 2010, cuenta con edición impresa, digital y tiene una comunidad de suscriptores de cerca de 45.000 personas. La cabecera dirigida por Esther Vera todavía no ha registrado beneficios desde su nacimiento pero, según consta en las últimas cuentas disponibles en el Registro Mercantil, la sociedad prevé registrar ebitda positivo este año.

Las últimas cifras disponibles corresponden al año 2017 y arrojan una facturación de 12,3 millones de euros y unas pérdidas de 2 millones de euros. Ese año, la familia Carulla y los Rodés, principales accionistas de la editora, inyectaron entre los dos casi un millón y medio de euros para compensar las pérdidas. Según se desprende del informe de gestión, los administradores atribuyen estos resultados a la caída de las subvenciones por parte de la administración pública.

Por fuentes, ‘Ara’ aumentó sus ingresos por la venta en los quioscos (2,1 millones frente a 1,7 millones), las suscripciones (5,1 millones frente a 4,9 millones) y las promociones y el e-commerce (684.941 euros frente a 438.812 euros). Por otro lado, la publicidad registra una caída desde los 5,7 millones a los 4,4 millones. A falta de conocer las cuentas de 2018, las mismas fuentes precisan que los resultados son mejores.

Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios