cambio de estrategia

Prisa estudia la venta de sus acciones en 'Le Monde' y reajusta su negocio audiovisual

La nueva dirección de Prisa está dispuesta a apretarse el cinturón y meter la tijera en todas las áreas no estratégicas para centrarse en el negocio de la prensa y la educación

Foto: El presidente de Prisa, Manuel Polanco y un ejemplar de 'Le Monde'.
El presidente de Prisa, Manuel Polanco y un ejemplar de 'Le Monde'.

Los dueños de 'El País' afinan su hoja de ruta​. Tras la toma de posesión de Manuel Polanco como nuevo presidente de la editora, la nueva cúpula se ha marcado el objetivo de reducir costes y ajustar negocios considerados no estratégicos.

Fuentes próximas al consejo de administración señalan que las inversiones extranjeras son uno de los asuntos que se han puesto en el foco, de ahí que ya se estudie la venta de la participación que la editora tiene en 'Le Monde', uno de los diarios más importantes de Francia.

Prisa tiene vehiculada su participación en el rotativo galo a través de Le Monde Libre Societé Comandité Simple, una sociedad de la que posee el 20% y que a su vez forma parte de Prisa Noticias SL.

En 2010, la editora se asoció con los inversores Matthieu Pigasse y Xavier Niel para adquirir el 20% de Le Monde Libre, sociedad que a su vez controla más del 60% de la cabecera francesa. Previamente, en marzo de 2005, la editora había anunciado la compra del 15% del diario, cuando por entonces contaba con una pequeña participación del 0,8%.

Fue precisamente en ese año cuando Juan Luis Cebrián se incorporó al consejo de 'Le Monde', un sillón que perderá en el momento en que la nueva dirección de Prisa ejecute la venta de su paquete accionarial. En conversación con este diario, Prisa se limita a confirmar “que hay un plan de desinversiones en el extranjero” pero que “no hay nada decidido”.

Reajuste del negocio audiovisual

Y estos no son los únicos cambios. Prisa Vídeo​, la división audiovisual de la editora, ha decidido rebajar su participación en producciones externas y centrarse en dar soporte a los diferentes negocios que ya componen el gigante editorial.

Un cambio de estrategia que, tal y como explican fuentes del sector, ya tiene un primer 'afectado': el programa 'Desaparecidos' de La 1, que dirige Paco Lobatón y presenta Silvia Intxaurrondo. El espacio, estrenado el pasado mes de enero, está producido de forma conjunta por RTVE, Prisa y REDacción7. La editora cumplirá con los programas firmados (unos 10) y después tiene previsto apartarse de una forma "ordenada" y "tranquila".

Paco Lobatón y Silvia Intxaurrondo. (RTVE)
Paco Lobatón y Silvia Intxaurrondo. (RTVE)

Una retirada que, en cualquier caso, no es total. Fuentes próximas a Prisa explican que en la casa siguen pendientes de la evolución del mercado y que entrarán en negocios que consideren estratégicos. Uno de ellos es el concurso público para gestionar Canarias Televisión, un jugoso contrato valorado en 144 millones de euros al que también se han presentado otros 'players' relevantes del sector y al que no quieren renunciar.

Y es que las mismas fuentes precisan que la nueva dirección del grupo quiere construir el futuro de la editora sobre dos pilares: educación y medios, una ecuación en la que lo audiovisual no tiene un gran peso. Santillana, la joya de la corona de la casa, es el negocio que mejor ha resistido los vaivenes de la crisis y la delicada situación del grupo. Tras su fallida venta a diferentes compradores, la nueva dirección quiere potenciar al máximo la editorial, que también tiene una fuerte presencia en Latinoamérica.

Además de la educación, Prisa quiere que 'El País' y el resto de sus cabeceras sean la punta de lanza durante los próximos años. La prensa siempre ha sido el 'core business' de la editora y no hay planes para que eso cambie en los próximos ejercicios.

Una 'herencia' de 102 millones

A los cambios en la estrategia empresarial se suma la realidad económica que arroja el balance de la empresa. Recientemente, la editora presentaba los resultados correspondientes a 2017, el último con Juan Luis Cebrián en la presidencia, y los números que arrojan son complicados: 102 millones euros de pérdidas.

Unos números rojos que la empresa achaca a "saneamientos efectuados en distintos activos del grupo, las pérdidas por el registro de la venta de Media Capital y el impacto fiscal extraordinario resultante de la aplicación del nuevo decreto ley de sociedades", según consta en la información remitida a la CNMV.

Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios