asamblea extraordinaria el 24 de febrero

Polvorín en la FAPE y la APM por la reforma de los estatutos de la federación

La FAPE y la APM mantienen desde hace semanas un pulso a cuenta de la reforma de los estatutos de la federación. Una actualización que piden una treintena de asociaciones y que la APM rechaza

Foto: Sede de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM).
Sede de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM).

Bajan revueltas las aguas en el sector de la prensa. Desde hace semanas, la Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE) y la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) mantienen un pulso a cuenta de la reforma de los estatutos de la FAPE, una actualización de la normativa que la APM quiere posponer.

El origen del conflicto se sitúa en los primeros compases del verano pasado, cuando 36 asociaciones (la FAPE tiene 49 asociaciones federadas y 16 vinculadas) solicitaron una asamblea extraordinaria de la federación para llevar a cabo una renovación de los estatutos, una petición que la junta directiva de la FAPE aceptó.

Ya el pasado diciembre, Elsa González, presidenta de la FAPE, envió a todas las asociaciones una propuesta de actualización de los estatutos. "La junta directiva ha aprobado el texto que os envío como propuesta de trabajo. Hemos fijado el plazo de un mes para proponer enmiendas, matizaciones o reformas que, sin duda, van a mejorar y adaptar a la situación actual nuestras normas en la federación", reza el 'e-mail' al que ha tenido acceso este diario. "A finales de febrero podríamos celebrar la asamblea extraordinaria que diera luz a la normativa actualizada, de manera que acudiéramos al encuentro de abril, en Salamanca, en disposición de elegir nueva directiva". Y a partir de aquí empiezan los problemas.

Elsa González, presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE). (EFE)
Elsa González, presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE). (EFE)

Aunque la reforma afecta a varios asuntos, algunos de los que generan más tensión son la equiparación de colegios y asociaciones (los colegios no pueden votar), la posibilidad de que cualquier asociado pueda presidir la FAPE o el peso de los votos de cada asociación a la hora de tomar decisiones, por citar algunos.

Desde comienzos de enero hasta hoy, Victoria Prego, presidenta de la APM, y González, han cruzado sucesivas misivas a las que ha tenido acceso El Confidencial en las que queda patente la escalada de tensión entre ambas organizaciones a cuenta de la reforma.

En la primera de ellas, fechada el 15 de enero, Prego señala que la reforma que se propone "supone una transformación radical de la FAPE que quedaría convertida en una entidad totalmente diferente a la actual", de ahí que considere oportuno "una reflexión más profunda y mucho más pausada".

En opinión de la periodista, "una reforma de la envergadura de la que se plantea necesitaría de un amplio consenso previo a la asamblea extraordinaria, consenso que la APM no vislumbra en estos momentos". Y concluye: "La APM te solicita que desconvoques esta asamblea extraordinaria de febrero, en nuestra opinión muy precipitada, y que se abra un periodo de debate y reflexión sosegada que ya le correspondería cerrar a la junta directiva que salga de las próximas elecciones".

Victoria Prego, presidenta de la APM. (EFE)
Victoria Prego, presidenta de la APM. (EFE)

Una semana después, sin que la FAPE hubiese todavía respondido, el secretario general de la APM, Alfonso Sánchez García, envió un nuevo escrito a la federación en que formulaba "una enmienda a la totalidad de la propuesta de modificación de los estatutos presentada por la junta directiva de la FAPE, solicitando que se APLACE EL DEBATE sobre dicha propuesta". Sánchez García también precisa que sería la próxima junta directiva de la FAPE la que aprobaría la reforma de los estatutos en 2019.

Y aquí está el quid de la cuestión. Tanto en el seno de la FAPE como en otras asociaciones autonómicas que están de acuerdo en estudiar ahora la reforma, creen que la dilatación del proceso responde al interés de la APM en controlar la actualización de los estatutos, de ahí que quieran esperar a la renovación de la actual cúpula de la federación, algo que la APM niega tajantemente.

El mismo día que la FAPE recibió la enmienda, González remitió una carta a Prego en la que le recuerda que la propuesta de reforma "partió de una treintena de asociaciones (...) con el planteamiento de adaptar nuestros estatutos a la nueva sociedad de la información".

"Concluir que la reforma que nos propusieron las asociaciones implica la disolución de la FAPE es sorprendente y no corresponde en absoluto con la realidad", añade González, que tampoco cree que sea una decisión precipitada, ya que llevan "meses" con este tema.

La situación, que no tiene visos de solucionarse en el corto plazo, mantiene en tensión a las cúpulas directivas de ambas organizaciones profesionales

No obstante, no ha sido hasta esta misma semana cuando el tono de las comunicaciones entre ambas instituciones se ha endurecido. El 30 de enero, Jesús Picatoste, quien ocupa cargos en la APM y en la FAPE, le recrimina a Prego que encabece la campaña en contra de la celebración de la asamblea extraordinaria. "La campaña que tú lideras, querida Victoria, en contra de la asamblea extraordinaria de FAPE es incomprensible no solo en mi opinión sino ya mismo en la de muchos de quienes saben de tu decisión", señala el experiodista de 'ABC'.

"El contenido del borrador es un trabajo que se ha realizado durante un montón de meses, que recoge y plantea con sentido positivo todos y cada uno de los aspectos más emblemáticos de la profesión. Se plantea con transparencia y abierto al debate, pensando en la unidad de la profesión", señala. "¿A quién le cabe en la cabeza que 36 asociaciones se vuelquen en intentar actualizar las bases de la organización sin buscar la unidad? (...) Ya hay quien habla de desaire e incluso exageradamente de desprecio".

Picatoste se pregunta "a qué se tiene miedo" con la celebración de la citada asamblea y emplaza a atender "a las 36 asociaciones" que han solicitado la reforma. "Todas son plenamente conscientes de su inferioridad numérica ponderada, pero igualmente lo son en su amor por la profesión y la conciencia de la unidad pase lo que pase".

En la última carta, rubricada este miércoles por Prego, la presidenta de la APM manifiesta su "enorme sorpresa por su contenido tanto por el tono que lo acompaña". La que fuera fundadora de 'El Mundo' señala que "no hay ninguna campaña" de la APM en contra de la asamblea y señala que se ha limitado a "expresar su opinión sobre una convocatoria que nos parece precipitada y de la que creemos que no va a salir el consenso necesario para acometer la reforma de los estatutos".

Las asociaciones de Madrid, Valencia, Sevilla, Alicante, A Coruña y Aragón son las que piden un cambio de fecha de la asamblea extraordinaria

Sobre el desprecio y desaire al que hace referencia Picatoste, Prego tacha de inadmisible esa acusación contra la APM e insiste en que se ha limitado a "pedir el aplazamiento, no la suspensión" de la asamblea. "Nadie podrá demostrar que la APM ha despreciado a nadie".

Y añade: "Insisto: no hemos hecho ninguna campaña. No vamos contra nadie. Vamos a ejercer, eso sí, como todos los demás, nuestro derecho a defender nuestra posición y reclamamos para nosotros el mismo respeto que, con toda justicia, se nos pide a nosotros frente a las opiniones discrepantes de las nuestras (...) Tened la seguridad de que la posición de la APM es de colaboración, de sosiego y, sobre todo, de cordialidad".

La situación, que no tiene visos de solucionarse en el corto plazo, mantiene en tensión a las cúpulas directivas de ambas asociaciones. La FAPE no va a modificar la fecha de la asamblea extraordinaria, prevista para el 24 de febrero, y la APM tampoco tiene intención de cambiar su posición.

Cabe señalar que el resto de asociaciones de periodistas no han permanecido ajenas al conflicto. Tal y como se revela en las cartas, FAPE y APM comunicaban al resto de asociaciones el contenido de las comunicaciones, por lo que no era una correspondencia estrictamente privada. Una situación que ha generado un aluvión de mensajes de las diferentes asociaciones.

Una ristra de respuestas a las que también ha tenido acceso El Confidencial, donde las asociaciones, con mayor o menor dureza, se reafirman en sus posiciones. De todas ellas, destaca el tono de la Asociación de la Prensa de Mérida (a favor de la asamblea), que también pide introducir medidas para "poner freno al abuso hegemónico que algunas asociaciones mayoritarias ejercen sobre el resto. Todos sabemos que la democracia no es solo tener más votos".

"No hay el consenso necesario"

Preguntado por esta cuestión, Nemesio Rodríguez López, vicepresidente de la APM, explica a este diario que están comprobando "que no hay el consenso necesario" para abordar la reforma, de ahí que quieran dedicar los próximos meses a recabar más apoyos para lograr un consenso. "Ahora no tienen los apoyos necesarios y lo saben".

Rodríguez López recuerda que otras importantes asociaciones como la de Sevilla y Valencia —junto con Madrid, las más grandes— también han pedido aplazar el debate. Aunque el directivo señala que la APM asistirá a la asamblea para defender su enmienda, prevé que el encuentro termine con las asociaciones "más divididas que nunca". También A Coruña, Alicante y Aragón han solicitado cambiar la fecha.

De acuerdo con los estatutos vigentes, para reformarlos "se necesitará acuerdo de dos terceras partes de las organizaciones integradas, que a su vez representen dos terceras partes de los votos válidos en dicha asamblea general". En otras palabras, se requiere el acuerdo de 41 de las 61 asociaciones que integran la FAPE, que a su vez deben representar 366 votos de los 548 existentes, de acuerdo con el censo actual. Por tanto, ninguno de los dos bloques enfrentados cuenta con los apoyos suficientes para sacar adelante su propuesta.

El Confidencial también se ha puesto en contacto con la FAPE, que ha declinado comentar esta información.

Dimisiones en la APM

De forma paralela a estos encontronazos entre ambas entidades, la junta directiva de la asociación de Madrid sufrió tres dimisiones a lo largo del año pasado.

Se trata de Jesús Maraña, director editorial de 'infoLibre'; Pepa Bueno, directora y presentadora de 'Hoy por Hoy', y Helena Resano, presentadora de La Sexta. Los tres, que eran vocales, ya han sido sustituidos por otros periodistas.

Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios