un conflicto que comenzó en 2009

Bruselas pierde una batalla contra España (pero no la guerra) por las ayudas a la TDT

Contra todo pronóstico, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dado la razón a España en el caso de las ayudas de la TDT y ha rechazado las tesis de la Comisión Europea

Foto: Control de emisiones TDT. (EFE)
Control de emisiones TDT. (EFE)

España ha ganado una batalla, pero no la guerra, en el pulso que mantiene con Bruselas respecto a las ayudas que fueron concedidas para el desarrollo de la TDT. La Comisión Europea las considera ilegales y por ello exigía a España que recuperase cerca de 260 millones de euros concedidos en subvenciones.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) no lo ve tan claro. Y, contra pronóstico, ha decidido este miércoles dar la razón a España. La corte con sede en Luxemburgo ha anulado una de las múltiples decisiones con que la Comisión Europea quería obligar a España a recuperar los 260 millones. Y, como si de un dominó se tratase, el resto han quedado también anuladas. Un importante varapalo, pero no una derrota completa.

Los magistrados europeos creen que en el caso concreto de la decisión tomada por Bruselas contra las ayudas otorgadas en Galicia y Retegal, esta adolece de “insuficiencia de motivación”. Y al anular esta decisión, caen también las demás, que afectaban a otras comunidades autónomas y operadores. Todo pese a que el TJUE no se pronuncia en contra de estas. En suma, el fallo del tribunal señala que la Comisión no ha argumentado con claridad por qué las ayudas a la TDT han sido selectivas y contrarias a la normativa comunitaria.

Un conflicto que comenzó en 2009

Esta sentencia pone un punto, pero no final, a un conflicto que comenzó hace ocho años, cuando varias comunidades autónomas concedieron ayudas a operadores de TDT para implementar su señal en regiones remotas. Bruselas podrá ahora retomar el caso y volver a la carga, solo que con unos fundamentos más sólidos. Aunque también podría optar por dejarlo correr, algo poco probable.

Este plan, dotado con 260 millones para todo el país y 43,8 millones específicos para Castilla-La Mancha, fue denunciado en 2009 ante la Comisión Europea por otros operadores.

En concreto, la compañía de satélites SES Astra presentó una denuncia ante la Comisión en la que señaló que no se había respetado el principio de neutralidad tecnológica en la concesión de estas cantidades. Es decir, que las ayudas no estuvieron disponibles para todo tipo de operadores (cable, satélite, internet) y que, por lo tanto, hubo discriminación, algo que choca con la normativa comunitaria.

Tanto la Comisión como el Tribunal General de la Unión Europea (TJUE) han respaldado esta tesis en los últimos años y han instado al Gobierno a recuperar los 300 millones en los que están valoradas estas ayudas. Un requerimiento al que España no ha hecho mucho caso, ya que el pasado mes de enero la Comisión dio un paso más y denunció al país tras constatar que solo se había recuperado un 2% de estos subsidios.

Tras los continuos varapalos judiciales, la sentencia del TJUE es un balón de oxígeno para España. Y ha resultado una sorpresa, ya que contradice la opinión de uno de sus abogados generales, Melchior Watehelet, quien a comienzos de septiembre también respaldó la ilegalidad de las ayudas. Aunque su opinión no es vinculante, el tribunal suele secundarla en un elevado porcentaje de ocasiones.

Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios