"En lo de manu carreño no hay ninguna traición"

Juanma Castaño: "Quedarme sin Lama en Cuatro ha sido especialmente doloroso"

Dirige y presenta desde el pasado verano 'El Partidazo', el programa nocturno de la Cadena Cope y también es la cara visible de los informativos deportivos de Cuatro los fines de semana

Foto: Juanma Castaño. (COPE)
Juanma Castaño. (COPE)

Llegó el cambio en la Cope como si fuese casi una obligación. Los competidores movían la radio nocturna, con los fichajes estrella de José Ramón de la Morena (Onda Cero) y Manu Carreño (Ser) y la emisora de los obispos decidía que ellos también tenían que sustituir a Joseba Larrañaga. La opción, un tertuliano, más mediático gracias a poner la cara en los deportes del fin de semana de Cuatro. Cambiaron de horario y de nombre, para pasar a llamarse 'El Partidazo' y se convirtieron, lógicamente, en un programa nuevo aunque con lazos con lo que ya se hacía previamente. 

Pregunta. ¿Hace un año esperabas estar donde estás?

Respuesta. No, no lo esperaba, fue una cosa que surgió a finales de temporada, prácticamente en la Eurocopa. Me pilló por sorpresa y ni lo ansiaba ni lo esperaba.

P. Sigue habiendo gente que echa de menos a Joseba Larrañaga, anterior director del programa.

R. ¿Tú crees que hay muchos?

P. No sé si muchos, pero los hay.

R. Sí, hombre, claro, lógico, siempre tiene que haber alguno, evidentemente. Otra cosa es que sean muchos, pocos o muchísimos, no me he parado a contarlo. Pero en cualquier caso es lógico que un presentador esté haciendo un programa cuatro años y cuando deje de hacerlo haya gente que le eche de menos, es normal.

P. ¿Te sientes ya cómodo haciendo el programa? Supongo que has necesitado un tiempo de adaptación.

R. Sí, de momento… a ver, todo tiene que ir a mejor, porque siempre hay que mejorar las cosas, pero yo estoy diciendo estos días que el momento más feliz del día para mí son las dos horas que paso haciendo el programa delante del micrófono, y eso es buena señal. Me lo paso bien haciendo el programa porque tengo la suerte de que estoy oyendo a todo el equipo, que es algo que me gusta. Además tengo la posibilidad de ir encauzando el tema por donde yo creo que es más interesante, y eso me parece divertidísimo.

P. ¿Te planteas que ya no eres el Juanma Castaño que está para opinar sino el que lleva la batuta?

R. Sí, lo que pasa es que yo creo que eso también te lo tienes que ir ganando con el tiempo, no puedes llegar el primer día y decir “eh, olvidaos de todo lo que habéis oído, que el que manda aquí soy yo”. En absoluto, lo que tienes que hacer es ir cogiendo el programa, hacerte con el tono, la hora exige un tono distinto al ritmo frenético al que tengo cuando hablo en la tele a las tres de la tarde. Creo que la evolución ha sido buena y ojalá que vaya así.

P. Queda poco para tu primer EGM dirigiendo El Partidazo, y es la medición estándar de la radio aunque también ha sido muy criticada. ¿Crees en ese estudio?

La pregunta no es si creo, es que no me queda otro remedio que creer, porque no hay otro baremo oficial ¿de qué me vale a mí no creer en el EGM si al final es lo que va a mandar en cuanto a resultados globales. No tiene sentido que esté encabronándome antes de que lo hagan público, no tiene sentido. Ojalá refleje lo que nosotros creemos que es, un programa que está presente en la calle. A través de datos de pinchazos y descargas en internet está teniendo muy buena acogida.

P. Como director de un programa ¿da miedo una oleada del estudio?

R. Lo que pasa es que yo llevo mucho tiempo en la tele y allí te levantas cada día a las 8.30 con el resultado del día anterior. Es algo con lo que estoy muy acostumbrado a vivir, la presión de la audiencia. En la radio vivimos un poco con el relax de que las notas salen cada tres meses. 

P. Da la impresión de que la relevancia de los programas nocturnos no es la misma que en tiempos pasados, como en la época en la que competían José Ramón de la Morena y José María García.

R. No sé si ha perdido relevancia, pero lo que no ha perdido es credibilidad. Y ha mantenido fidelidad. Estos son parámetros que no se pueden medir, el número de oyentes si ha bajado ha sido muy poco, el resto son parámetros subjetivos: relevancia, notoriedad, importancia… como no hay una máquina que lo mida, cada persona tendrá su idea. Habrá casas en las que la radio sea secundaria y en otras en la que sea protagonista. Desde luego en el periodismo deportivo la radio es muy importante y, como ese es mi ámbito, creo que estoy en un medio que tiene toda la relevancia del mundo.

P. Ha cambiado mucho la relación de los medios con los clubes ¿es cada vez más difícil hacer periodismo por la falta de acceso de los últimos años?

R. Lo que hay que hacer ahora es un periodismo deportivo menos apoyado en los clubes, en los protagonistas, en los jugadores. Yo no estoy ni mucho menos preocupado por esta historia, porque sí, hay veces que me gustaría hablar con más protagonistas, pero muchas veces prefiero hablar con comentaristas propios, con periodistas, opinadores, por decirlo de alguna forma, que con jugadores porque me aportan mucho más. Aquí lo que marca la diferencia es la elección de contenidos a la hora de hacer un programa, el que es interesante funciona. Una vez que tú eliges el contenido te apoyas en lo que crees conveniente. 

De la Morena es un número uno, ha creado un género y lleva 27 años; estoy a años luz de eso

P. Estos días publicabas una foto con José Ramón de la Morena. ¿Qué tal es tu relación con él? No tiene un pasado fácil con buena parte de los que desembarcaron en la Cope desde la Ser.

R. Mi relación con él es absolutamente normal, hacía mucho que no le veía y me encantó verle, charlar con él y recordar tiempos en los que viajábamos juntos para hacer el programa por la noche. Todo lo que he obtenido de él ha sido ayuda, enseñanzas y la experiencia laboral que me ha dado.

P. ¿Y profesionalmente cómo es?

R. Profesionalmente, y esto no es un cumplido, es un número uno. No hay ninguna duda. Es un periodista que ha casi creado un género, una forma de hacer radio, de entrevistar y dirigirse al oyente ¿cómo le veo? pues evidentemente yo me veo a años luz en ese sentido. Yo llevo 60 programas nocturnos, él 27 años. Aunque solo fuera por eso lo que tengo que mostrar es el máximo respeto por una persona que lo ha sido todo y es todo en la radio.

P. Te he leído estos días decir que Manu Carreño no era del grupo. Hay muchas versiones de lo que ha pasado con vosotros este verano, se dijo que iba a presentar el programa contigo ¿cuál es la verdad de todo esto?

R. Cuando he dicho que no forma parte del grupo lo dije como algo bueno para Manu. Es decir, cuando digo que no forma parte del grupo es que en los últimos 20 años con nosotros ha estado uno y medio, no tenía la obligación moral de continuar con nosotros . Él es libre de elegir su camino. Yo también, pero tengo más lazos de compromiso con esta gente con la que llevo tanto tiempo. Manu recibe una oferta y lo normal es que la acepte, no es que esté en su derecho, es que es casi su obligación moral, por su vida y por su profesión, aceptar esa gran oferta que le ha hecho la Ser. Lo que pasó, en realidad, no tiene vuelta de hoja. Se valoró en su momento hacer el programa conmigo por la noche, pero le llegó una oferta más atractiva para él y la aceptó, no tiene más. No hay ninguna historia, ni traición, ni promesa incumplida.

Lo normal era que Manu Carreño aceptase la oferta de la Ser, era casi su obligación moral, por su vida y su profesión

P. Supongo que en la televisión todo ha cambiado desde que no está Manolo Lama, es un personaje muy central en el programa como para no notarlo.

R. Para mí ha sido especialmente doloroso, pero no me queda otra que adaptarme a Deportes Cuatro sin Lama, porque yo formo parte del programa y lo que tenemos que hacer es luchar para que vaya lo mejor posible. Lo que sí digo, y he insistido, es que deja un vacío muy importante, porque a mí Lama me encanta como periodista deportivo. Pero esto es cuestión de gustos, yo no puedo hacer nada, solo adaptarme a lo que decide la gente que está por encima. 

P. Las explicaciones de Cuatro al exterior han sido muy escasas, ¿a los presentadores se os ha dicho algo más?

R. No, creo que son temas que tampoco se preguntan, son decisiones entre una empresa y un trabajador y no me corresponde preguntar.

P. Tienes públicamente una relación curiosa con Lama, con mucho pique y mucha pulla. Ahora eres el director del programa y no parece sencillo contenerle, algo que supongo en ocasiones tienes que hacer ¿es difícil?

R. Pues sí, es muy difícil, dirigir a Lama es muy difícil y agota. A veces pienso que si en el programa hubiese dos o tres como Lama llegaría a casa como si me hubiesen dado una paliza, porque solo con Lama tengo un trabajo increíble. A la vez digo también que esa es la grandeza suya, que él solo es capaz de cambiar el ritmo de un programa y llevarlo a donde él quiere, que es probablemente donde está la noticia, pero sí, es cierto que da mucho trabajo.

P. Junto a él también está Paco González, y los dos son personas con más experiencia en el medio y una ascendencia muy importante en la emisora, ¿cómo lo haces para combinar esa circunstancia con el hecho de que tú eres el director del programa?

R. No es sencillo, pero lo tengo claro, Paco y Lama mandan mucho pero la última palabra en el programa la tengo yo. En ese sentido, yo les respeto, les escucho, pero no se trata de rendir pleitesía, y creo que les estaría defraudando si hiciera eso. Ellos proponen cosas, participan del programa pero son conscientes de que si me han puesto a mí tengo que ejercer de director de 'El Partidazo', no de uno que vaya a hacer lo que digan Paco y Lama. Ellos me asesoran, me aconsejan, pero son conscientes de que la última palabra la tengo yo y, hasta ahora, me están respetando.

P. En ocasiones la radio deportiva nocturna parece una taberna, con muchas voces que se solapan y demasiado ruido. También hay ciertas críticas sobre el machismo que a veces destilan los programas deportivos ¿compartes alguna de esas posiciones?

R. Sí, entiendo que hay veces que organizamos tertulias en las que somos demasiados, y como además la gente no se está viendo la cara, porque cada uno entra desde una ciudad, y por eso se pueden pisar. Es desagradable, y es una batalla nuestra, hablar de uno en uno, con cierto orden y con elegancia a la hora de hacerlo. De todos modos, yo estoy muy contento, no creo que hayamos convertido la radio en una taberna, estamos haciendo un programa bastante fino y con eso estoy bastante satisfecho. Sobre el machismo, por mi parte no me doy por aludido, y por el programa tampoco, porque aquí trabajan muchísimas mujeres y se sienten muy a gusto con la forma que trabajamos y la forma que tenemos de tratar los temas. ¿Que a veces podemos hacer un comentario que sea…? No lo creo, pero si alguna vez ha sido así pediríamos disculpas sin ningún problema.

Dirigir a Lama es muy difícil. Solo con él tengo un trabajo increíble. Pero esa es su grandeza, es capaz de cambiar el ritmo de un programa

P. Alguno de los periodistas del programa, como es el caso, por ejemplo, de Antonio Ruiz, dan tanto los datos como toman partido por alguna de las partes, en su caso el Atlético. ¿No te preocupa que no se distinga bien lo que es información de lo que es opinión?

R. Sí, pero eso también forma parte del estilo de cada uno, y yo no puedo cambiar a un compañero que lleva 30 años haciendo periodismo y tratar de que ahora sea completamente distinto. Nosotros, yo insisto, creo que hacemos un producto que sí trata de diferenciar la información de la opinión. Y, desde luego, si hay un reportero que da noticias en 'El Partidazo' de Cope, el que más es probablemente, es él.

P. En la tertulia de los domingos sois ocho o nueve, ¿no es demasiado?

R. Sí, somos muchos, es antirradio total, pero creo que le vamos encontrando el modelo. Es muy difícil, pero se ha instaurado, se ha institucionalizado prácticamente, y más o menos queda bien. Yo estoy satisfecho.

P. La relación de Florentino Pérez con la prensa deportiva es tan amplia como tirante. ¿Te llegan mensajes desde la presidencia del Madrid?

R. No, yo no tengo relación con él más allá de una relación cordial en momentos en los que nos hayamos podido encontrar, pero no soy yo un periodista que mantenga contacto con Florentino Pérez, además no creo que me corresponda a mí ese papel en el equipo y eso me hace seguramente tener más libertad a la hora de opinar. No por nada, sino porque a veces, cuando generas lazos con protagonistas, luego te condiciona. Por ejemplo, yo con Villa tengo una relación fantástica y probablemente no sea el tipo más objetivo del mundo al hablar de él. Creo que cuantas menos filias y fobias me genere más libre soy delante del micrófono.

Cuantas menos filias y fobias me genere en el lado personal más libre soy delante del micrófono

P. ¿Queda algo por comentar que consideres que es importante?

No, está todo dicho, lo más importante es que las dos horas que paso delante del micrófono las paso muy bien, cuando son las 23.30 y hasta la 1.30 son geniales, me llega el cansancio antes o después, pero cuando es el programa es cuando mejor estoy.
Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios