fija límites DE DESCUENTO PARA NUEVOS CLIENTES

Competencia quiere acotar las promociones agresivas con el fútbol de Telefónica

El organismo impone nuevos criterios para favorecer la competencia y limita los descuentos máximos que Telefónica podrá aplicar a los paquetes que incluyan fútbol

Foto: Cristiano Ronaldo, en una imagen del partido contra el Barcelona del pasado 2 de abril. (Reuters)
Cristiano Ronaldo, en una imagen del partido contra el Barcelona del pasado 2 de abril. (Reuters)

La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) vigilará estrechamente las promociones comerciales de Telefónica ligadas al fútbol, el contenido 'premium' por excelencia, que sustenta el eje vertebral de la operadora y, por ende, de las ofertas de paquetes fusión que integran telefonía, internet y televisión de pago.

Según aseguran fuentes conocedoras de esos planteamientos, la compañía que dirige José María Álvarez-Pallete tendrá límites estrictos y tasados a la hora de establecer sus políticas comerciales de cara a la captación de nuevos clientes el próximo curso. El objetivo del regulador es asegurar que tanto Vodafone como ONO/Orange y el resto de competidores del sector puedan tener plena capacidad de replicabilidad, de ofrecer los mismos paquetes de servicios que propone Telefónica. Un movimiento que pone en jaque las posibles tentaciones de la operadora para entrar en una guerra de precios agresiva con el resto de 'players' del sector.

Para ello, y visto que el futuro de las telecos pasa ahora por su reconversión en compañías audiovisuales, la CNMC ha optado por incluir más controles sobre los paquetes que agreguen contenidos de fútbol (Liga y Copa del Rey, principalmente) y que se comercializan junto al paquete fusión.

Tras la compra de DTS, la antigua Digital+, Telefónica está obligada a comunicar a la CNMC sus ofertas comerciales con un mes de antelación sobre su fecha de lanzamiento al mercado, y debe recabar de ella su aprobación previa. Se trata de supervisar que estas promociones no incluyan ni precios abusivos ni cláusulas arbitrarias ni empaquetamientos de servicios injustificados.

El nuevo presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)
El nuevo presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)

La regla de oro que se aplica en estos casos se calcula sometiendo la oferta a lo que se denomina un test de replicabilidad. Para ello, se calcula el valor actual neto (VAN), un índice que permite establecer el descuento máximo que Telefónica puede aplicar a sus productos para atraer nuevos clientes. Hasta ahora, estos test se llevaban a cabo sin tener en cuenta los efectos de los contenidos del fútbol, y ahí radica el cambio de posición asumido por la CNMC para mitigar el significativo poder de mercado que atesora Telefónica.

Esos test de replicabilidad se realizan de forma semestral, y la última actualización se acaba de cerrar a finales de junio. En la práctica, las consecuencias para Telefónica son notables. Así, por ejemplo, si una oferta de Movistar Fusión 20 megas se promociona a un precio mensual de 75 euros -precio ficticio- (900 euros al año), con estos nuevos controles, el descuento máximo que podrá aplicar Telefónica será como máximo de unos 90 euros sobre el precio total. Sin embargo, con la metodología empleada hasta ahora, este descuento podía ser hasta del doble, 180 euros.

Telefónica apuesta por la banca digital para no quedarse rezagada. (EFE)
Telefónica apuesta por la banca digital para no quedarse rezagada. (EFE)

Desde la compra de Digital+, en abril del año pasado, Telefónica ha entrado en una nueva fase, en que su estrategia pasa por trasvasar paulatinamente a todos sus abonados del satélite hacia los paquetes comerciales de Movistar Fusión. Con esa adquisición, una de las últimas grandes operaciones comandadas por César Alierta, Telefónica pasó a controlar directamente el 70% del mercado de la televisión de pago de nuestro país y ostentar una posición de dominio que la obliga a estar permanentemente vigilada por la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia que controla, como se ha dicho, desde sus ofertas comerciales hasta sus grandes acuerdos con las productoras del sector, como el cerrado a principios de enero con Mediapro para poder tener todo el fútbol de las próximas tres temporadas.

Vigilancia estricta

Entre los compromisos que en su día asumió la operadora para recibir la preceptiva autorización de Competencia, está la limitación que tiene para no poder adquirir en exclusiva ningún contenido audiovisual considerado 'premium', es decir, tanto el deporte de grandes audiencias como las películas de las principales 'majors' americanas. De ahí que Telefónica tenga la obligación de abrir el cien por cien de sus contenidos 'premium' a la competencia para que Vodafone, Orange, Euskaltel o Telecable puedan articular su propia oferta de canales eligiendo libremente hasta el 50% de los contenidos que salen a este mercado mayorista. Gracias a estas restricciones, todos los abonados de todas las operadoras han tenido acceso a todos los partidos de la Liga durante la última temporada, y en las que están por venir.

Telefónica tampoco puede entorpecer la movilidad de sus clientes actuales y futuros de televisión de pago con el establecimiento de limitaciones a las políticas de permanencia y retención de clientes. Debe tramitar las solicitudes de baja de sus clientes en un periodo limitado de tiempo y renunciar a la exigencia y aplicación de cláusulas de permanencia bajo determinadas circunstancias. Tampoco puede llevar a cabo prácticas de recuperación de clientes durante un periodo limitado de dos meses desde la solicitud de baja del abonado. En suma, una larga lista de compromisos que buscan favorecer la competencia efectiva de todas las operadoras y que se engrosa ahora con el último movimiento de control ejecutado por el regulador.  

Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios