requerimientos a google y apple

Los 'capos' de la prensa se conjuran para tumbar Telegram por difundir sus portadas

AEDE insiste en que entre 28.000 y 29.000 personas accedían a ese canal para compartir ilegalmente las cabeceras de sus periódicos, en lo que consideran un caso de piratería

Foto: El rey Felipe VI con una representación de AEDE. (EFE)
El rey Felipe VI con una representación de AEDE. (EFE)

Los editores de prensa redoblan la cruzada contra la reproducción de sus contenidos. Para ellos, se trata simplemente de defender sus intereses; para muchos, por el contrario, lo único que hacen es poner puertas al campo. Primero situaron a Google en el punto de mira por la indexación de sus noticias, conflicto a cara de perro que se saldó con el 'cerrojazo' en España de Google News. Y ahora se han conjurado para cerrar de facto Telegram Messenger -el principal competidor de WhatsApp en servicios de mensajería-, tras detectar los dueños de la prensa que en algunos de sus foros se comparten a diario las portadas de sus diarios.

Y es que según aseguran fuentes conocedoras del documento y confirma la propia Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE), la patronal del sector remitió a mediados de mayo un requerimiento a las principales operadoras de descarga de aplicaciones en el que solicitaba la retirada inmediata de Telegram de sus respectivas plataformas, esto es, la suspensión de la intermediación en el acceso a la app. Tanto Google, a través de Google Play, como Apple, vía su Apple Store, ofrecen la descarga de este servicio, menos popular que WhatsApp pero al alza y más celebrado por buen número de usuarios por sus garantías de privacidad y seguridad.

La notificación se produjo después de apreciarse en AEDE que los miembros de un grupo de usuarios creado en Telegram (@kioskototal) compartían sin autorización los PDF de las portadas de decenas de periódicos y suplementos editados por los grupos mediáticos que forman parte de la asociación. Con la reclamación, los editores ampliaban la presunta ilicitud de los hechos y hacían recaer la carga de la prueba sobre el canal de distribución, véase las plataformas que albergan y canalizan la aplicación, más que sobre el propio servicio de mensajería.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

"Los requerimientos se enviaron tras contactar previamente con Telegram y no obtener una respuesta satisfactoria -se explica desde AEDE-. Antes de acudir a los tribunales y ejercer acciones legales, ya fuera por la vía civil o penal, se buscó una fórmula para solventar el conflicto y nos dirigimos a las plataformas. Apple al menos reaccionó de forma rápida". En efecto, al menos en estos últimos días es fácil comprobar cómo el foro está bloqueado al "haber violado los términos del servicio de Telegram", según la leyenda que aparece al entrar.

Una lluvia de usuarios

AEDE insiste en que entre 28.000 y 29.000 personas accedían a ese canal para compartir ilegalmente las cabeceras de sus periódicos, en lo que consideran un ejemplo más de piratería. El documento remitido al menos a Apple y Google, firmado por Miguel Ortego Ruiz, adjunto al director general de la asociación, José Gabriel González Arias, argumenta que hasta 52.000 usuarios pueden participar en un foro de Telegram, capacidad que concede una enorme capacidad de altavoz a la plataforma, por mucho que todavía sea minoritaria en España.

Fuentes del sector, no obstante, restan importancia al bloqueo del foro y advierten de que este tipo de 'cónclaves' mutan a menudo de nombre y hasta de soporte, lo que obligará a los editores a una persecución eterna de este tipo de actividades. Fuentes conocedoras del debate en el seno de AEDE añaden que la decisión inicial era circunscribir la reclamación a Telegram, si bien -a tenor del desarrollo posterior de los acontecimientos- parece que el planteamiento cogió mayor vuelo. No es, en todo caso, el primer enfrentamiento de la prensa con los reyes tecnológicos.

De hecho, el choque de mayor calado entre los editores y agregadores de noticias se produjo a resultas de la llamada tasa Google -o canon AEDE, según se mire- incluida en la Ley de Propiedad Intelectual promovida en su día por el ministro José Ignacio Wert. Dicho recargo, de cobro obligatorio e irrenuciable por los medios, se devengaba por el mero hecho de que fueran enlazados sus contenidos. La medida, que fue respondida por el Google con el cierre en España de su división de noticias. abrió un frente incluso en la propia asociación, como se ha demostrado meses más tarde. Sin ir más lejos, el presidente del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, aseguraba no hace demasiado: "Mientras yo sea presidente de Prisa, ninguno de los medios del grupo va a cobrar ese canon". Para buen entendedor.

Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios