Miguel Ángel Aguilar: ni víctima de 'El País' ni cofrade del Santo Reproche
  1. Comunicación
CREE QUE EL PERIÓDICO ESTÁ EN UN CAMINO ERRADO

Miguel Ángel Aguilar: ni víctima de 'El País' ni cofrade del Santo Reproche

El periodista explica en el Foro de la Nueva Comunicación su fulminante salida del diario 'El País' tras sus críticas a la deriva del periódico. Se ofrece a ayudar al diario a modificar su trayectoria equivocada

placeholder Foto: Miguel Ángel Aguilar, durante su intervención en el Foro de la Nueva Comunicación (EFE).
Miguel Ángel Aguilar, durante su intervención en el Foro de la Nueva Comunicación (EFE).

A sus 72 años, al veterano periodista Miguel Ángel Aguilar ya lo han echado de unos cuantos sitios. Sin ir más lejos, del 'Diario Madrid', abruptamente, tras el cierre ordenado por el Franquismo, de 'Diario 16', periódico del que fue director antes de la llegada del joven Pedro J. Ramírez, de la Agencia EFE, donde lo puso y lo quitó el PSOE, del extinto 'Diario El Sol' y, ahora, de 'El País'. Tantas medallas en su hoja de servicios le hacen encajar la última pataleta del periódico de Prisa, que ha entrado en una insólita guerra con su hasta ahora partner 'The New York Times', con buen humor y, sobre todo, con mucho talante.

Reconoce que se le fue la boca hablando de más, y de forma libérrima, con el corresponsal de 'The New York Times' en España, Raphael Minder, que ha hecho un retrato en crudo de la realidad de la prensa de papel en nuestro país, endeuda y con lazos empresariales que coartan su independencia. Pero lo que dijo va a misa y en 'El País' no pagan traidores. “Lo siento si ha molestado -explicó ayer en el Foro de la Nueva Comunicación- lo que pasa es que, muchas veces, estamos ya tan convencidos de que somos libres que a veces actuamos como gente libre”.

El periódico deberá dar explicaciones este domingo a sus lectores del adiós de uno de sus firmas históricas, ligada a 'El País' desde 1980. Él ya ha dado su versión de los hechos a la defensora del lector del periódico, Lola Galán, y son las mismas explicaciones que repitió ayer, en la tribuna del Foro de la Nueva Comunicación, y ante numerosos amigos de la política -Joaquín Almunia, Rosa Conde, Mercedes Cabrera o Carlos Solchaga, entre otros- y del periodismo.

placeholder Edición extra de 'El País' con motivo de la abdicación del rey Juan Carlos (EFE).
Edición extra de 'El País' con motivo de la abdicación del rey Juan Carlos (EFE).

“Primero, no voy a formar parte del victimato que dice Rafal Sánchez Ferlosio. Segundo, no me voy a apuntar a la cofradía del Santo Reproche que canta Joaquín Sabina. Tercero, no voy a reescribir en términos hostiles 25 años de trayectoria en 'El País', donde he tenido muchas de mis mayores satisfacciones personales y profesionales”, explicó en el turno de preguntas.

'El País' ha tomado "un camino equivocado"

“No puedo ser una víctima. Siento defraudar porque ser una víctima es peligrosísimo y, además, es erigirse en criterio de verdad. Me convertiría en un réprobo y, eso, de ninguna manera. Estoy muy activo, voy a seguir ahí y quiero tener las mejores relaciones con la gente de 'El País'. Me gustaría incluso ayudarles, porque creo que han tomado un camino equivocado”. Aguilar había sido citado a la Tribuna del Foro para presentar su último proyecto, el periódico semanal 'Ahora', y no quiso que su salida de 'El País' por la puerta de atrás centrase toda la conferencia.

“El cierre de filas y la adhesión inquebrantable conducen a un camino de perdición“

Sí quiso recalcar que, muy al contrario de lo que le acaba de ocurrir, las instituciones se hacen grandes cuando aceptan en su seno a gente “crítica, discrepante y disidente” porque “el cierre de filas y la adhesión inquebrantable” conducen “a un camino de perdición”. “Acepten ustedes, pongan el oído, escuchen lo que está pasando. A lo mejor les suena que algo de eso sí hay. Hay que desescalar algunas arrogancias que se han sumado”, añadió. Hay que recordar que Aguilar ha sido despedido de 'El País' después de decir en el 'NYT' que los grandes periódicos están en manos de sus acreedores (y el diario aún debe 1.880 millones a entidades como La Caixa, el Santander o el HSBC) y que trabajar en el diario de Prisa era antes el sueño de todo gran periodista y ahora, sin embargo, hay colegas que abandonan el barco con la sensación de que se ha alcanzado “niveles de censura”.

“Cuando se habla con un periodista largamente -yo hablé como unos 40 minutos con el corresponsal del 'New York Times'-, ¿qué hace un periodista? Se queda con lo más hiriente. Luego viene el político ingenuo y te dice: “Pero si yo maticé mucho eso”. “Bueno, sí, pero dijo esto o no lo dijo. ¿Esto tiene capacidad de penetración? ¿Es fulminante? Sí. Pues con eso es con lo que me he quedado porque yo no puedo perder el tiempo”. Yo no le puedo decir al periodista de 'The New York Times' que me ha tergiversado. Lo dije. ¿Ha molestado? Sí. ¿Qué le voy a hacer? Pero a eso se le debe superponer lo que he dicho: ni victimato, ni cofradía ni hostilidad. Para nada”.

placeholder Miguel Ángel Aguilar (EFE).
Miguel Ángel Aguilar (EFE).

Las palabras de Aguilar en el periódico de referencia de la prensa anglosajona podrían haber pasado mucho más inadvertidas en nuestro país si no fuera por la desmedida reacción que ha tenido el grupo Prisa con todo este asunto. Reacción, en forma de guerra contra el 'NYT', que ha contribuido a expandir todavía más el eco del reportaje original, que se publicó en un principio únicamente en inglés y que, a raíz de la polémica, se ha traducido al español en la propio web del periódico americano.

“Me gustaría ayudarles, porque creo que han tomado un camino equivocado“

En los últimos días, 'El País', además de despedir a Aguilar, ha cancelado la distribución del suplemento semanal en castellano del 'NYT' que encartaba todos los jueves dentro del periódico y ha orquestado una respuesta contundente de toda la patronal del sector, la AEDE, para cerrar filas en torno a Juan Luis Cebrián a través de un duro comunicado en el que se critica el reportaje de “caricatura de la realidad informativa” de nuestro país. Hay que recordar, a este respecto, la presidencia rotatoria de la AEDE recae en este momento en el consejero delegado de Prisa y mano derecha del propio Cebrián, José Luis Sáinz.

La pataleta de Prisa también ha incluido una página entera del periódico contra el diario neoyorkino sobre sus problemas económicos, sus avatares para expandirse en Brasil o México y la falta de independencia que puede acarrear que el mexicano Carlos Slim sea hoy el principal accionista del periódico. 'El País' se olvidaba, eso sí, que el propio Slim también fue accionista de Prisa durante los años más duros de su travesía en el desierto en los que el grupo necesitaba liquidez y capital extranjero. Pero esas son otras batallas más insignificantes dentro de esta inaudita guerra mediático abierta entre la compañía de Cebrián y la 'Biblia' del periodismo.

El País Noticias del Grupo Prisa The New York Times Juan Luis Cebrián Carlos Slim AMI (Asociación de Medios Informativos) José Luis Sainz
El redactor recomienda