ENTREVISTA CON EL CONSEJERO DELEGADO DE VOCENTO

Luis Enríquez: "Estamos a 1.000 kilómetros de una fusión con 'El Mundo'"

El consejero delegado de Vocento niega cualquier hipótesis de fusión con Unidad Editorial o una salida de 'ABC' del perímetro del grupo. Asegura también que sus relaciones con Bieito Rubido son "buenas"

Vocento ha vuelto al beneficio por primera vez desde 2007 después de una larga travesía por el desierto en la que se han cerrado medios, redimensionado cabeceras como ABC y vendido activos, como los terrenos de su propia sede en Madrid. El duro ajuste empieza a tener ya sus consecuencias positivas y, de hecho, ABC ha contenido sus pérdidas millonarias tras varios años en números rojos. Hasta junio sólo arrojó pérdidas por valor de 900.000 euros. En este escenario, Luis Enríquez, consejero delegado del grupo, rechaza categóricamente cualquier posibilidad de fusión con Unidad Editorial y con El Mundo.  

PREGUNTA: En los últimos meses se han reactivado otra vez los rumores de fusión con Unidad Editorial. ¿Ahora sería una opción más atractiva para Vocento que en anteriores ocasiones en las que la operación quedó en nada?

RESPUESTA: Los rumores se reactivan cada cierto tiempo. Alguien debe tener en su calendario una especie de aviso que salta de vez en cuando. Al final, por mucho que se preavise, una fusión es el acuerdo de dos compañías para mejorar sus planes estratégicos y los primeros que deben alcanzar la conclusión de que ir al acuerdo es bueno y que las condiciones son aceptables son los Consejos de Administración y, después, las Juntas de Accionistas. Uno lee cosas como certezas y la realidad es que no estamos ni a 1.000 kilómetros de eso. El Consejo de Administración tiene la obligación de escanear el entorno y estudiar posibilidades. Y eso se hace permanentemente. Pero de ahí a que se materialice en una negociación concreta y en condiciones concretas, no hay nada. Es algo que llevamos negando desde hace cuatro años. Si lo negamos será porque no hay nada.

P.: ¿En esa exploración del sector se circunscriben, por tanto, las conversaciones al más alto nivel entre el presidente de Vocento y el de Unidad Editorial?

R.: Santiago Bergareche se ha visto con Antonio Fernández Galiano dos o tres veces. Yo mismo procuro estar con Galiano una vez al mes, igual que con José Luis Sainz, de Prisa, o con editores como Javier Moll (Prensa Ibérica) o Fernando de Yarza (Heraldo). Lo normal es que existan conversaciones entre los ejecutivos en un sector. 

Llevamos negando la fusión desde hace cuatro años. No hay nadaP.: A mediados de junio las acciones de Vocento se dispararon, impulsadas también por estos rumores de fusión. ¿El mercado está esperando algo así?

R.: No sé lo que piensa el mercado. Ese día la acción tuvo picos de un 20%, pero al final cerró en un 2%. Somos un valor estrecho, con poca profundidad y, normalmente, es un valor expuesto a grandes oscilaciones con pocos títulos. En todo caso, aquel día, ninguno de nosotros supimos a qué obedecía. Nos sorprendió al igual que al resto del mercado pero, insisto, al final del día quedó en un 2% y la evolución en los días siguientes fue completamente normal.

P.: El hecho de que Bergareche ocupe ahora la presidencia de Vocento y que su antecesor, Rodrigo Echenique, esté en la vicepresidencia del Banco Santander puede impulsar mejor esa posible fusión...

R.: Es que Echenique siempre estuvo en el Santander desempeñando papeles muy relevantes, aunque ahora con más relevancia en la gestión. Como presidente, tuvo un paso por aquí corto, desafortunadamente, pero muy fructífero. Bergareche lo que quiere es lo mejor para este grupo y todo lo que sea que suceda será con el acuerdo de los accionistas.

Luis Enríquez. (P. López Learte)
Luis Enríquez. (P. López Learte)

P.: ¿El Santander podría tener algún papel relevante en este caso, como ha hecho también, junto a otras entidades, en Prisa?

R.: Es que se vería en función del bussines plan resultante e, insisto, estamos a muchos capítulos de distancia de eso. No te podría contestar porque ni siquiera sé en qué medida es necesaria o no, siquiera, la ampliación de deuda. No estamos en ese estadio. Nosotros, en este momento, no estamos en una situación de necesidades financieras acuciantes.

P.: Tras la salida de Echenique hay un puesto en el Consejo de Vocento que todavía sigue vacante. ¿Cómo le ha afectado a su gestión esta continua inestabilidad en el gobierno corporativo?

R.: El principio fue convulso, difícil… Hubo una modificación, un requerimiento… cosas que en una compañía cotizada no se dan todos los días. Pero yo creo que, en los dos o tres últimos años, esa situación se ha revertido y la sensación que tengo es de tranquilidad absoluta. No ha habido nada que yo haya querido hacer dentro del grupo que el Consejo haya impedido. No ha habido nada que me hayan obligado a hacer y que yo no hubiera querido.

Nunca antes hubo más armonía entre 'ABC' y el resto de periódicos del grupo

P.: Se han publicado también algunas informaciones que sugieren la posibilidad de que ABC fuera recuperado por la familia Luca de Tena y que quedase al margen de cualquier operación de fusión…

R.: Eso no existe porque no tiene ninguna lógica. Desde la fusión, este el momento de la historia en el que este grupo está más confortable con ABC dentro de Vocento y en el que ABC se siente más cómodo. Nunca antes hubo más armonía entre ABC y el resto de periódicos del grupo. ABC fuera de este grupo estaría en un entorno con unas condiciones mucho peores que dentro. Es un tema que ni existe ni me lo planteo.

VENTA DEL FINANCIAL TIMES

P.: Pearson acaba de vender el Financial Times y se deshace de todos sus medios. ¿Son malos tiempos para ser editor de prensa tradicional?

R.: Pearson se deshace de los medios tradicionales y esto da que pensar. Pero, por otro lado, el grupo japonés Nikkei ha pagado 1.200 millones por un medio tradicional. Es verdad que tiene una prima de prestigio, de expansión internacional, una marca muy reconocida, pero eso da que pensar para bien. Es cierto que son tiempos difíciles y es un tiempo donde nosotros tenemos que dimensionar muy bien nuestras estructuras y anticiparnos a cuál va a ser la evolución del mercado para comprender cuál es la dimensión de nuestro negocio de periódicos. Y digo periódicos, no papel. Como veréis en el rediseño de ABC.es, que verá la luz en otoño, nosotros estamos haciendo una clara diferenciación entre el smartphone y el PC con una apuesta muy clara por el primero. Esto va muy rápido y te tienes que adaptar muy rápido. Los grupos que tengan más capacidad de adaptación y anticipación serán los que ganen.

 

P.: En este sentido, en la última Junta General de Accionistas anunciasteis la próxima instauración de un muro de pago en las versiones digitales de vuestros periódicos regionales. ¿Cómo se va a articular este paso?

R.: Vamos a ir a un sistema de suscripción en un entorno como el regional, donde nosotros sabemos que el usuario es muy fiel, que hace un consumo muy en profundidad de nuestras webs, y en donde nuestros sistemas de información son prácticamente únicos en la elección de los ciudadanos de las regiones donde tenemos periódicos. Buscamos afianzar un sistema mixto. Nos parece que en al ámbito regional podemos encontrar una buena veta de exploración de negocio.

P.: ¿Queda descartado para ABC?

R.: Sí. De momento, sí.

P.: Y tras las últimos resultados semestrales, ¿en qué horizonte temporal prevé que ABC pueda entrar en beneficios?

R.: Es un paso más del plan estratégico que nos marcamos en el año 2011 para 2012. ABC siempre ha mantenido los hitos que nos hemos ido marcando en la consecución de ebitda positivo, ebit positivo, beneficio neto y generación de caja. Creemos que es imprescindible que ABC se convierta en la marca de referencia en el segmento del centro-derecha en España y para eso tenemos que tener la mejor información –a los mejores periodistas y columnistas- y, por otro lado, ser rentable. Si no hay generación de caja positiva no es rentable ningún medio. De momento, lo que vamos viendo es el cumplimiento de unos hitos descritos en el plan de 2012.

 

RELACIÓN CON BIEITO RUBIDO

P.: ¿Cómo se encuentra ahora mismo su relación con Bieito Rubido? ¿Comparten ya el mismo modo de entender cómo debe ser el periódico? ¿Cuenta con el pleno respaldo del Consejo de Administración?

R.: Sobre esto último: sí, absolutamente. Claramente, mi relación con Bieito es buena y podría llegar a decir que muy buena. En este momento, ABC se parece mucho al periódico que yo habría deseado o imaginado cuando me incorporé a este grupo hace cuatro años. Bieito y yo hemos ido conjuntamente creando una cierta transformación paulatina del proyecto incorporando firmas, intentando que el periódico sea un poco más comprometido, un poco más crítico. No somos gregarios de ningún partido. Si el partido que en la política representa nuestras ideas se equivoca, lo decimos, a diferencia de otros proyectos que solían hacerlo y ya no lo hacen. Eso lo puede ver cualquiera.

Lo que pasa es que Bieito es un tipo comprometido y temperamental y yo también. Hay momentos en los que todo fluye perfecto porque estamos en perfecta sintonía y acuerdo absoluto y, en otras ocasiones, nos peleamos un poco. Lo que pasa es que no somos un museo y hay tensión creativa. Si no hubiera tensión creativa, sería todo un poco mentira. Pero ahora mismo, el producto que estamos haciendo es el mejor que existe en el mercado nacional.

Bieito Rubido y Luis Enríquez. (P. López Learte)
Bieito Rubido y Luis Enríquez. (P. López Learte)

P.: Vocento ha arrojado beneficios este semestre por primera vez desde 2007. Por el camino, sin embargo, ha cerrado Qué, han desaparecido medios como La 10 y Punto Radio y se han vendido terrenos y rotativas. ¿Teme que el grupo que salga de la crisis será mucho más pequeño en tamaño e influencia?

R.: No, porque la influencia viene determinada por el negocio tradicional, que son los periódicos. El perímetro de los periódicos, tanto regional como nacional, está intacto y su negocio está en perfecto estado de revista. Yo creo que este grupo está más centrado, ha vuelto a los orígenes, está en el entorno de lo que nosotros hacemos bien. Y eso me parece muy interesante. Cuando tenemos entrevistas con inversores y analistas, normalmente les gusta la vuelta a lo que tú haces bien y que no perdamos tiempo en negocios colaterales y en hipotéticas diversificaciones que, después, lo que hacen es distraerte en la gestión.

UTECA Y EL CONCURSO DE LA TDT

P.: Aun así, habéis pedido una licencia en el próximo concurso de TDT. ¿Será para Paramount?

R.: De momento no hemos querido dar demasiada información al respecto. Tenemos dos socios en televisión, Paramount y Disney Channel. Pero prefiero esperar a ver si nos dan la licencia para poder hacer un gran desarrollo de lo que sería la propuesta.

Bieito es temperamental y yo también. A veces nos peleamos un poco

P.: Uteca, que usted preside actualmente, llegó a un acuerdo en junio con la empresa que había denunciado el último reparto de la TDT para evitar otro apagón de canales. Se ha hablado de un pago de 10 millones de euros... ¿La cifra es correcta? ¿Fue necesario este acuerdo porque el Gobierno se lavó las manos al respecto?

R.: A lo primero, no puedo dar detalles porque estoy obligado por una cláusula de confidencialidad. Hay que recordar, sin embargo, que los demandados no éramos nosotros, los licenciatarios, sino el Gobierno. Era el Gobierno, desde nuestro punto de vista, el que tenía la obligación de arreglar un sector patas arriba durante tres años. El Ejecutivo no demostró mucha intención de querer arreglar esto y lo hicimos nosotros de una forma legal y legítima.

'TASA GOOGLE', AEDE Y CEBRIÁN

P.: Juan Luis Cebrián ha anunciado que los periódicos de Prisa renuncian a cobrar la tasa Google o 'canon AEDE'. ¿Qué opinión le merece este desmarque?

R.: Uno de los grandes problemas que hemos tenido como industria ha sido la falta de unidad de criterio en las cosas importantes. En la prensa, nunca hemos sido capaces de llegar a acuerdos dejando a un lado rencillas bilaterales. Juan Luis Cebrián, unilateralmente, se desmarca de sus compañeros de mesa en AEDE. Él sabrá. Yo creo que eso no le aporta ningún beneficio a nadie, aunque él entenderá que está protegiendo los intereses de su grupo.

P.: Con este paso, ¿Cebrián no contribuye a que la AEDE pierda su razón de ser?

R.: Un presidente de la AEDE nunca se ha sentido del todo representante de los intereses del sector. Nosotros, como presidentes de la AEDE, nunca nos hemos sentido grandes intérpretes de la voluntad inequívoca del sector.

Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios