Las relaciones peligrosas de Cebrián con Google antes de renunciar a la tasa Aede
  1. Comunicación
LOS MEDIOS DE PRISA HAN RENUNCIADO A COBRARLA

Las relaciones peligrosas de Cebrián con Google antes de renunciar a la tasa Aede

El magnate de Prisa mantiene desde hace años una larga amistad con el presidente de Google que le ha llevado a suscribir -contra las tesis de Aede– los postulados que le son más favorables al buscador

placeholder Foto: Juan Luis Cebrián, presidente del grupo Prisa (EFE).
Juan Luis Cebrián, presidente del grupo Prisa (EFE).

El máximo ejecutivo del grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, se reunió en Madrid con el presidente de Google, Eric Schmidt, el pasado mes de junio, durante la visita realizada a España por el norteamericano para inaugurar el Campus Madrid Google, el cuarto campus para emprendedores puesto en marcha en el mundo por la compañía tecnológica. Ha sido el último encuentro de una larga serie de contactos entre dos personas que mantienen, desde hace años, una larga amistad y que ha llevado a Cebrián a suscribir –en contra de las tesis de sus compañeros de la patronal Aede– los postulados más favorables a los intereses del buscador.

No se sabe si en esa última cita en Madrid, después de que Schmidt inaugurase junto a Felipe VI las nuevas instalaciones del campus Google, en la calle Mazarredo, Cebrián y Smith hablaron de la inminente renuncia de Prisa al cobro de la conocida tasa. Lo cierto, sin embargo, es que Cebrián sorprendió el pasado lunes, durante su participación en los Cursos de Verano de El Escorial, con un anuncio que no había comunicado previamente a sus socios de la Aede. Este lobby agrupa a todo el sector de la prensa de papel y, además, está presidido ahora por su mano derecha, José Luis Sainz, consejero delegado de Prisa desde el año pasado. La medida, anunciada en solitario, dinamita de facto la propia función de la Aede como interlocutor de toda la industria frente al Ejecutivo.

Y es que a Cebrián y a Eric Schmidt les une desde hace tiempo una estrecha amistad que reconocen como muy fluida en la propia división española del buscador. De hecho, es frecuente que, cada vez que Cebrián visita Estados Unidos, mantenga encuentros privados con el presidente de Google dentro de su preocupación por la modernización que debe afrontar la prensa tradicional para sobrevivir en la era digital. Estos contactos también eran conocidos en la propia Aede, que desde hace meses era testigo de los encuentros entre la compañía tecnológica y el sector que lideraba el propio Cebrián en detrimento de los representantes oficiales de la patronal.

Desde Google aseguran, sin embargo, que estos contactos con el mundo editorial son bastante regulares en su deseo de aportar a la prensa tradicional herramientas tecnológicas con las que impulsar su innovación. En este sentido, hay que recordar que Google ha cerrado con El País y otros diarios europeos –entre ellos El Confidencial un amplio acuerdo para fomentar “el periodismo de alta calidad a través de tecnología e innovación”. La iniciativa incluye la creación por parte de Google de un fondo de 150 millones de euros en tres años "para proyectos que muestren nuevas formas de pensar en la práctica del periodismo digital" y supone la creación de una alianza denominada Digital News Initiative (DNI).

En su participación en El Escorial, Cebrián se posicionó de forma muy crítica con la actual redacción de la Ley de Propiedad Intelectual, de la que dijo que ha logrado “el consenso formidable de que no le guste a nadie”. También censuró que la normativa actual, que entró en vigor en enero, pero que todavía no se está aplicando por la falta de un desarrollo legal que la concrete, establezca el cobro irrenunciable por parte de los medios de comunicación de un canon a todos los que usen sus contenidos en internet. Esta tasa o “compensación equitativa” está regulada en el artículo 32.2 de la Ley, que señala que “este derecho será irrenunciable y se hará efectivo a través de las entidades de gestión de los derechos de propiedad intelectual”.

A favor del modelo alemán

Cebrián es partidario de que la legislación española –que se modificó para introducir la tasa tras las presiones de la propia Aede– se asemeje al caso alemán, donde también hay canon pero donde su cobro es opcional. Cebrián puso de ejemplo a Axel Springer, que fue el único grupo que decidió cobrar la tasa y que, tras perder el 80% de su tráfico, volvió a la posición de los demás medios.

En ausencia de una mayor concreción que regule cómo se cobrará la tasa en nuestro país, en el sector todavía no se sabe cómo deberá hacer Prisa para no percibir esa compensación. O si el escenario apunta, realmente, a que ese canon será requerido por las entidades de gestión tipo CEDRO pero no reclamada por los dueños de El País. Un movimiento que, además, deja en el tejado de sus competidores el descrédito que la aplicación de la polémica tasa ha generado entre los usuarios de internet. Al respecto, la Aede siempre ha defendido que este canon no tenía una finalidad recaudatoria, sino de protección, como medida de defensa ante la creación de supramedios que, como Google, controlan la puerta de entrada a internet de todos los usuarios.

Google AMI (Asociación de Medios Informativos) Noticias del Grupo Prisa Redes Sociales José Luis Sainz Juan Luis Cebrián
El redactor recomienda