Telefónica y Mediapro se cruzan reproches en el inicio de una nueva guerra del fútbol
  1. Comunicación
VENTA CENTRALIZADA DE LOS DERECHOS DEL FÚTBOL

Telefónica y Mediapro se cruzan reproches en el inicio de una nueva guerra del fútbol

Ambos contrincantes se cruzan reproches y extienden dudas sobre la limpieza del proceso en el escenario previo a la venta centralizada de los derechos del fútbol

Foto: Jaume Roures y Javier Tebas (EFE)
Jaume Roures y Javier Tebas (EFE)

Telefónica, de un lado de la banda, y Mediapro, del otro, avanzan decididas hacia una nueva entrega de la guerra del fútbol a cuenta de los derechos de la Liga. Con el grupo Prisa fuera de juego tras la venta de su televisión de pago a la operadora de César Alierta, el nuevo contendiente –con menos experiencia en este terreno– mantiene, sin embargo, el mismo espíritu combativo contra la productora catalana, que en una primera victoria se ha hecho con los derechos internacionales de la Liga para el próximo año. Ambas partes recelan entre sí y se reprochan sombras en un proceso que se empezará a dirimir en los próximos días.

Para Telefónica, hay más sombras que luces en un negocio de réditos millonarios para todos: clubes y mediadores televisivos. Para Mediapro, existen determinadas conexiones entre Telefónica y el Real Madrid que podrían poner en tela de juicio la limpieza de la partida. Acusación que, como un bumerán, se revuelve también contra los Roures, Tatxo Benet y Cía. cuando desde la operadora se les recuerda sus conexiones con la Liga y su presidente, Javier Tebas.

En este relato de hechos, la primera en colar un gol a Mediapro fue Telefónica. Sucedió el pasado 16 de febrero, cuando el Fútbol Club Barcelona anunció la venta de sus derechos televisivos a Telefónica por 140 millones de euros para la temporada 2015-2016. La entidad, quintaesencia de lo catalán, rompía así sus vínculos con Mediapro y pasaba de las manos de Roures a las de César Alierta. Lo hacía –según dijo entonces el Club– para apostar “por una compañía líder a nivel global y con una clara orientación hacia la innovación”. La oferta económica presentada por Mediapro –que tiene, a su vez, los derechos del Real Madrid– era muy parecida a la de Telefónica, pero esta última incluía, al margen, una posdata por valor de otros 40 millones de euros. En concreto, un acuerdo publicitario para América Latina y México a través de sus marcas Movistar y Vivo, en Brasil.

Aquello fue el primer paso para que Telefónica, que copa ya el 70% de la televisión de pago tras la compra de Digital+, plantase cara a Roures en un negocio en el que el fútbol y las películas de estreno son dos piezas clave para captar abonados. La segunda batalla, sin embargo, se está desarrollando estos días en torno a la venta de los derechos internacionales de la Liga y el acuerdo que, en este sentido, ha conseguido Mediapro con la LFP. Una segunda batalla que, en todo caso, es el prolegómeno para la que se disputará en torno a los derechos domésticos en el mercado nacional.

Los derechos internacionales

Mediante ese pacto entre la Liga y Mediapro, la productora ha cedido los derechos de todos sus equipos (en total, 38) a la LFP para adelantar a este año la venta centralizada de los mismos, obligatoria por real decreto a partir de la temporada 2016-2017. A cambio de este adelanto, la Liga ha convertido a Mediapro en “agente comercializador” de los derechos internacionales para el año que viene por un “precio mínimo garantizado” de 400 millones de euros, cantidad que, según asegura Mediapro, será muy superior una vez finalizada la venta por países de los mismos y que, según Tebas, podrían ascender a 600 millones. Al respecto, según ha confirmado también Tebas, Mediapro percibirá un 25% de los ingresos si supera esa cantidad mínima de los 450 millones. El acuerdo no incluye, eso sí, ni al Barcelona –pieza clave en el interés que genera nuestro fútbol en el exterior– ni a los tres equipos que tiene Telefónica en su cartera (Celta de Vigo, Real Sociedad y Espanyol).

Telefónica considera opaco, disparatado y de 'liguilla' de tercera regional este acuerdo “unilateral” que la Liga ha adoptado en asamblea. Y más después de que Tebas haya rechazado a la primera de cambio la contraoferta presentada por la operadora: hasta 450 millones de euros por temporada (1.350 millones por tres años). La propuesta no ofrece un mínimo garantizado –como sí hace Mediapro– y, según asegura Tebas, es por ello “insuficiente”. Palabras de apoyo cerrado a Mediapro que, en la sede de Telefónica, vinculan con los lazos que unen a Tebas y Roures a través de la joint venture creada entre la LFP y la productora para promocionar la liga en diferentes países del mundo y para captar sponsors.

Pero los reproches cruzados y las acusaciones sotto voce no se quedan sólo ahí. Desde Mediapro se cuestiona que el máximo responsable de Telefónica para el área audiovisual en España, Luis Blasco, último responsable a su vez de la nueva Movistar+, forme parte también de la directiva de Florentino Pérez en el Real Madrid. Esto, teniendo en cuenta que el Madrid es uno de los equipos que forman parte de la comisión de la Liga que vela y negocia por los derechos audiovisuales, lleva a los Roures y Cía. a señalar estas conexiones como otros posibles vínculos entre juez y parte que pueden jugar en su contra.

Y eso a pesar de que, actualmente, los derechos del Madrid están en manos de Mediapro y, además, de que el Madrid ha denunciado ante la CNMC el acuerdo suscrito entre Roures y Tebas en el mercado internacional. En definitiva, un laberinto embrollado de intereses ocultos y contrapuestos en el que el Madrid de Florentino –en opinión de Mediapro– se ha puesto del lado de Alierta y en contra de su partner habitual. Un cambio de postura que, en su opinión, también tiene que ver con dos contratos suscritos entre el club y la operadora. Un patrocinio para una película documental sobre 'La Décima' y un contrato para desarrollar Real Madrid App. Elementos que podrían haber inclinado la balanza del equipo blanco al lado de Telefónica.

Un "campeonato más igualado'

Con la venta centralizada, en vez de una negociación individual, los clubes profesionales de fútbol se repartirán el 92% de los ingresos procedentes de los derechos de televisión y se asignará un 1,5% para los deportistas de alto nivel y el fútbol no profesional. Dentro de los clubes profesionales, el 90% será para los de Primera División y el 10% para los de Segunda. Una parte importante de estos ingresos se repartirá a partes iguales y el resto de acuerdo a criterios deportivos e implantación social, lo que hace prever un "campeonato más igualado". De momento, y hasta que llegue proceso definitivo, las espadas están en alto entre los dos principales contrincantes audiovisuales.

Mediapro FC Barcelona Noticias de Telefónica LaLiga Javier Tebas Real Madrid TV de pago César Alierta