ACUSA AL EXSECRETARIO DE ESTADO MORALEDA

Roures revela que el Gobierno de Zapatero intentó boicotear la salida de ‘Público’

Asegura que varios socios que se habían comprometido a entrar en el accionariado se desengancharon tras las advertencias del exsecretario de Estado de Comunicación

Foto: Jaume Roures, socio de Mediapro, y Javier Tebas, presidente de la Liga Profesional de Fútbol (LFP)
Jaume Roures, socio de Mediapro, y Javier Tebas, presidente de la Liga Profesional de Fútbol (LFP)

Jaume Roures cree que se han contado muchas falsedades sobre la verdadera historia de cómo surgió y desapareció la versión de papel del diario Público, que él mismo puso en marcha, en 2007, junto a su compañero de fatigas y socio en Mediapro, Tatxo Benet. El productor catalán quiere desquitarse de algunas críticas injustas que, a su juicio, ha recibido a raíz del cierre de esta cabecera en la que invirtió y perdió su propio capital al margen de Mediapro. Por eso, ayer, en el Foro de la Nueva Comunicación de Madrid, quiso reescribir la historia de este proyecto periodístico y aclarar que no recibieron, desde el principio, el visto bueno del Gobierno de la época, liderado por José Luis Rodríguez Zapatero.

Por difícil que pueda parecer, esa es la versión que Roures explicó ayer en el abarrotado salón de conferencias del hotel Ritz de Madrid. Y apuntó directamente a un responsable, al entonces secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, que sustituyó a Miguel Barroso en septiembre del año 2005, y a quien acusa ahora de haber entorpecido la salida del proyecto.  

Ejemplares del desaparecido diario Público (EC).
Ejemplares del desaparecido diario Público (EC).

El diario Público se editó por primera vez el 26 de septiembre del 2007. “Como se dice que esto nació al calor de Zapatero y del zapaterismo, sólo voy a contar una cosa –explicó–. Antes de que saliera el periódico, en junio, el secretario de Estado de Comunicación me llamó y me invitó a comer. Era la primera vez que lo hacía. Lo que me dijo es que, en Moncloa, no veían con agrado la aparición de Público. Yo le dije que, bueno, que qué le íbamos a hacer, porque estábamos en junio y el periódico iba salir en septiembre. Y me dijo: “Pues entonces, nos veremos obligados a tomar medidas”. Y esa misma tarde, toda una serie de socios que estaban enganchados al proyecto se desengancharon y nos quedamos sólo Tatxo y yo. Y esa es la verdad. Todo lo demás que hayáis oído, leído, escrito o explicado, no es cierto”.

Roures recordó que el periódico no ha formado nunca parte del imperio de Mediapro y que se fundó, precisamente, con el capital que él mismo y Tatxo Benet invirtieron de su propio patrimonio personal. “Tatxo y yo vendimos una parte importante de nuestras acciones (en Mediapro). Con ese dinero, creamos Público porque pensábamos que era una cosa que hacía falta en ese espectro social. Este proyecto duró seis años. Y ahí perdimos todo el dinero que habíamos sacado de las acciones”.

 

El último número del periódico se editó el 24 de febrero de 2012. El tercer ideólogo del periódico fue Toni Cases y entre los tres constituyeron la editora Mediapubli Sociedad de Publicaciones y Ediciones. En septiembre de 2011, la empresa realizó su primer expediente de regulación de empleo, en el que hubo una treintena de bajas incentivadas, además de una rebaja de sueldo para los trabajadores con los salarios más elevados. En enero de 2012, la empresa declaró un concurso voluntario de acreedores para buscar un nuevo socio inversor que, al no encontrarse, provocó el cierre de la edición impresa y la aplicación de un nuevo ERE, que supuso el despido de más de un centenar de trabajadores. El periódico mantiene su versión digital, vinculada todavía a Roures, que ayer renovó su compromiso con que este diario siga siendo la plataforma de la tertulia Otra vuelta de Tuerka, de Pablo Iglesias.

Fernando Moraleda, ex secretario de Estado de Comunicación, y José Luis Rodríguez Zapatero (EFE).
Fernando Moraleda, ex secretario de Estado de Comunicación, y José Luis Rodríguez Zapatero (EFE).

A Roures también le preguntaron ayer sobre laSexta, de la que Mediapro fue accionista fundadora. Lamentó que en su día no se fusionara con Cuatro, lo que –a su juicio– habría sido la mejor solución tanto para Prisa como para ellos “y para el audiovisual de este país, pero no se llevó a cabo por algunas personas, no por razón de las empresas”. Recordó igualmente que Televisa y ellos invirtieron 650 millones de euros pero que la crisis les “arreó un buen bofetón” que les llevó a la fusión con Antena 3. “Si alguien nos regaló algo, ese regalo fue muy caro”, aseguró para añadir también que si Vocento hubiera concurrido a ese concurso de licencias, probablemente el Gobierno se la habría dado a ellos antes que a laSexta.

El presidente de Mediapro tampoco cierra la puerta a que Mediapro se presente al próximo concurso de licencias TDT que va a licitar el Gobierno en los próximos días. “Vamos a analizar y estudiar las bases de ese concurso y, si vemos posibilidades, nos vamos a presentar”, explicó. 

Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios