Un juzgado declara a Intereconomía en concurso voluntario de acreedores

Asimismo, el juzgado indica que los acreedores y demás interesados en personarse en el concurso lo deberán realizar por medio de abogado y procurador

Foto: Julio Ariza, en el centro, en una imagen de archivo junto a Mariano Rajoy y Álvaro Uribe (EFE).
Julio Ariza, en el centro, en una imagen de archivo junto a Mariano Rajoy y Álvaro Uribe (EFE).

El Juzgado de lo Mercantil número 11 de Madrid ha declarado en concurso voluntario de acreedores (la antigua suspensión de pagos) al grupo Intereconomía, empresa que fue editora del diario La Gaceta y que llegó a construir un pequeño imperio mediático en torno a medios como Intereconomía Televisión, el citado periódico o el semanario Época.  

Según publica hoy el Boletín Oficial del Estado, el tribunal señala que los acreedores del concursado comunicarán sus créditos en el plazo de un mes desde el día que en que se les realice la comunicación por la administración concursal o en el caso de que no se haya realizado, desde el día siguiente a la publicación en el BOE del auto de declaración de concurso. Recuerda además que Intereconomía conserva las facultades de administración y disposición de su patrimonio, pero sometidas a la intervención de la administración concursal.

El presidente de intereconomía, julio ariza.
El presidente de intereconomía, julio ariza.
El 31 de Enero de 2014, Intereconomía firmó un "Expediente de Regulación de Empleo" por causas económicas y por el que se redujo la plantilla en 139 personas. El impacto económico de ese ERE ascendió a 2.1 millones de euros, según informó la empresa que preside Julio Ariza en su último informe de cuentas remitido al Registro Mercantil. 

A lo largo del último año, Intereconomía también ha intentado sin éxito vender la participación que la sociedad ostenta en NET TV y cuyo precio oscilaría -según sus propios cálculos- entre 20 y 25 millones de euros. El Grupo confiaba en cerrar esa operación a lo largo de 2014 sin que, definitivamente, lo hayan logrado hasta la fecha. 

En un comunicado remitido a este diario, Intereconomía ha manifestado que continuará su actividad "con total normalidad". Fuentes de la compañía han señalado que el concurso es la "herramienta adecuada" para que el Grupo Intereconomía tenga viabilidad en el futuro, además de subrayar que el actual marco de la ley concursal permite "refinanciar la deuda con más garantías". Inciden igualmente en que otras empresas del sector han entrado en concurso y, sin embargo, a día de hoy, son viables.  A su juicio, el actual marco de la ley concursal permite refinanciar la deuda con más garantías.

Los acreedores y demás interesados en personarse en el concurso lo deberán realizar por medio de abogado y procurador presentando escrito de forma separada al de comunicación de crédito ante el tribunal. El concurso voluntario es en el que el deudor presenta la solicitud dentro de los dos meses siguientes a la fecha en la que se hubiera conocido o debido conocer su estado de insolvencia.

El descenso a los infiernos del Grupo Intereconomía ya se atisbaba en 2012 y se corroboró a lo largo del ejercicio del 2013, según las últimas cuentas remitidas por la compañía al Registro Mercantil. Al menos esa es la conclusión que se desprende del informe de la auditoría externa de Intereconomía, que se lavó las manos en gran número de aspectos clave de los balances al no haber tenido acceso a datos fidedignos y auditados de forma independiente.

Audalia, la firma auditora, entiendía que no había dispuesto de la información suficiente como para acreditar el valor neto contable de determinados activos, de parte del inmovilizado inmobiliario o de la estimación que la firma hacía de sus participaciones en otras sociedades. Todo dentro de un variado catálogo de salvedades que estiraban el documento de objeciones hasta las cuatro páginas.

Entre otras cosas, el auditor expresaba sus dudas sobre el valor real de Intereconomía.com y Negocios.com, periódicos digitales que Intereconomía registraba por un valor neto de 203 y 685 miles de euros. Igualmente, exponía sus salvedades sobre una vivienda por valor de 280.000 euros en la urbanización Polaris World (Murcia) que la firma incluía en sus balances y que tampoco había sido tasada por un experto independiente. Mismas quejas que también se expresaban sobre un pasivo corriente de 605 miles de euros en la cuenta de "Otros pasivos financieros", así como sobre múltiples detalles de las cuentas como el hecho de que el Grupo gastos por producción y películas por valor de 1.174 miles de euros y, según la auditoría, están sobrevalorados.

Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios