Es noticia
Menú
Los dueños de 'El Mundo' dan el primer paso para llevar ante la justicia a Pedro J.
  1. Comunicación
lE RECLAMAN UNA PENALIZACIÓN DE 100.000 EUROS

Los dueños de 'El Mundo' dan el primer paso para llevar ante la justicia a Pedro J.

RCS ha reclamado al exdirector de El Mundo una penalizacion de 100.000 euros por sus críticas al tratamiento informativo de la gala del 25º aniversario

Foto: Pedro J. Ramírez, en su actual despacho (E. Villarino)
Pedro J. Ramírez, en su actual despacho (E. Villarino)

Una relación rota en mil pedazos. RCS Mediagroup, el gigante italiano dueño de Unidad Editorial, ha reclamado al exdirector de El Mundo, Pedro J. Ramírez, el pago de 100.000 euros a modo de penalización por sus críticas al tratamiento editorial e informativo de la gala del 25º aniversario del rotativo. Lo revelaba el propio periodista riojano en su artículo semanal en el periódico que dirigió, en el que aprovechaba para lanzar una crítica demoledora a su otrora vicedirector, Casimiro García-Abadillo. Todo después de que éste, hace apenas días, se refiriera a la situación de su antecesor en el cargo asegurando en el propio diario que era "como un pez al que sacas de la pecera" y que terminaría montando su propio portal.

“El propietario de El Mundo, el grupo RCS, me ha requerido, a través del despacho Uría y Menéndez, el pago de 100.000 euros como penalización por haber refutado ese párrafo del editorial –expone Ramírez en su carta, en alusión al editorial del diario publicado tras la gala en el que se sugiere que su salida fue pactada y no una destitución–. Invoca para ello, de forma inapropiada (…) el contrato que, al poner fin a nuestra relación laboral y societaria de manera amistosa, alumbró al arponero. Pero eso sucedió una vez que, con mi expresa disconformidad, el Consejo de Administración procedió a destituirme «tras» -he aquí mi adverbio- esa ‘brutal campaña’ iniciada por el propio Rajoy en sede parlamentaria”.

Según aseguran fuentes próximas a Ramírez, éste tiene la convicción de que el paso dado por RCS es el primero dentro de una estrategia que persigue judicializar su salida del periódico y los pactos de no concurrencia asumidos para percibir una indemnización que se eleva a 13,5 millones de euros. "Es la primera piedra para montar un caso judicial contra él", aseguran, dejando claro que él piensa dar un paso al frente, En concreto, la misma penalización que la matriz italiana de El Mundo le demanda, piensa él plantearla ante los tribunales por partida doble: 100.000 euros por la entrevista en El País del consejero de RCS Mediagroup, Pietro Scott Jovane, y otros 100.000 por la información sobre la citada de los 25 años.

"Estima que ambos procesos también pueden incumplir los acuerdos", subrayan. Esto es, guerra total con la justicia de por medio. Más llamativo, estas fuentes aseguran a El Confidencial que no es la primera vez que RCS amenaza al periodista. Apenas semanas después de su destitución como director de El Mundo, su abogado, Javier Gómez de Liaño, ya recibió una misiva de la firma transalpina en la que se reclamaban a su cliente 100.000 euros por unas declaraciones en The New York Times en la que vinculaba su salida con las presiones del Gobierno. Aunque finalmente la cuestión se zanjó de forma amistosa, queda claro que las declaraciones de Ramírez han sido desde el primer momento motivo de preocupación para los dueños de Unidad Editorial.

Humillación pública

Por otra parte, la deriva de los acontecimientos no puede sorprender a nadie. Como ya publicó este diario, el propio exdirector de El Mundo se planteaba él mismo denunciar los pactos después de la “humillación pública” que, según él mismo expuso, le infligió el tratamiento informativo de la fiesta de aniversario. “Entiende que hay un incumplimiento flagrante de los acuerdos, al menos en lo que respecta a la buena fe y la lealtad con que se alcanzaron los mismos. Lo ha puesto en manos de su abogado”, exponían fuentes de su entorno. La cláusula de no competencia (lock-up) del periodista abarca 24 meses, si bien el propio Ramírez ha matizado que se sentirá liberado si el diario pierde su espíritu original.

La gala de los 25 años de El Mundo remató la ruptura de ambas partes. Tras ella, Ramírez no dudó cargar sin duelo contra el actual director por el editorial publicado en el periódico. “El pasado mes de enero, fruto de un acuerdo empresarial, Pedro J. Ramírez cedió el testigo del periódico a Casimiro García-Abadillo”, exponía el diario en su página tres. Para Ramírez, no hay acuerdo que valga, su salida es una destitución unilateral y la forma de explicar el proceso por parte del periódico una mera manipulación. “Nunca pensé que Casimiro se iba a comportar así. Debe ser la naturaleza humana”, refería, diciéndose profundamente dolido y confesando que no tenía que haber ido a la celebración.

No quedaba ahí su enfado. Unidad Editorial reprodujo el discurso del exdirector. “Les aseguro, Majestades, que la redacción de El Mundo que hoy dirige con gran acierto y como factor de continuidad mi querido Casimiro García-Abadillo…”, comentó en su alocución. Según expone a sus huestes el periodista, la mención al factor de continuidad fue una concesión de última hora que también se utilizó torticeramente en el editorial de marras. Y es que la tensión presidió las horas previas al encuentro, llegándose incluso a plantear la posibilidad de que el exdirector no acudiera a la cita debido a la disposición de los comensales y a su exclusión de la mesa presidencial. El posterior rifirrafe con el actual director sólo es un paso más hacia una ruptura anunciada. Cuestión de tiempo.

Una relación rota en mil pedazos. RCS Mediagroup, el gigante italiano dueño de Unidad Editorial, ha reclamado al exdirector de El Mundo, Pedro J. Ramírez, el pago de 100.000 euros a modo de penalización por sus críticas al tratamiento editorial e informativo de la gala del 25º aniversario del rotativo. Lo revelaba el propio periodista riojano en su artículo semanal en el periódico que dirigió, en el que aprovechaba para lanzar una crítica demoledora a su otrora vicedirector, Casimiro García-Abadillo. Todo después de que éste, hace apenas días, se refiriera a la situación de su antecesor en el cargo asegurando en el propio diario que era "como un pez al que sacas de la pecera" y que terminaría montando su propio portal.

El Mundo Pedro J. Ramírez
El redactor recomienda