registró un agujero de 7,25 millones en 2013

EFE secunda a RTVE y pierde 26 millones en la crisis, ahogada por el ajuste del PP

Los recortes presupuestarios a los medios públicos no sólo afectan a RTVE. Y es que, aunque en menor medida, la Agencia Efe también acumula pérdidas.

Foto: El presidente de la Agencia EFE, José Antonio Vera (derecha), durante la presentación de una exposición. (EFE)
El presidente de la Agencia EFE, José Antonio Vera (derecha), durante la presentación de una exposición. (EFE)

Los recortes presupuestarios a los medios de comunicación públicos no sólo afectan a RTVE. Y es que, aunque en menor medida, la Agencia EFE también ha afrontado estrecheces notables el último lustro, agudizadas durante el Gobierno del PP. Al punto que, según las últimas cuentas presentadas por la sociedad al Registro Mercantil, las pérdidas se elevaron a la friolera de 7,25 millones de euros en 2013. Si se amplía la fotografía, el agujero se dispara por encima de los 26,7 millones en los últimos cinco años de crisis, toda una debacle.

"Desde el inicio de la crisis económica y de la crisis específica de modelo de negocio que afecta a los medios de comunicación, la sociedad viene registrando resultados de explotación negativos que tienen su principal causa en la caída de ingresos en el mercado nacional (...) Esta situación se mantiene también en el ejercicio 2013 ya que los ingresos totales han seguido disminuyendo y, en especial, los derivados del Contrato de Servicios con el Estado", subraya la firma al explicar las principales magnitudes del ejercicio en su informe de gestión.

En efecto, los números cantan. La firma se anotó una facturación de 76,81 millones en 2013, de los que 35,45 procedieron del citado Contrato de Servicios. Lejos queda, por ejemplo, el año 2009, cuando la empresa facturó 94,8 millones de euros, de los que 43,84 venían del Estado. En 2011, sin ir más lejos, EFE consignó una cifra de negocio de 87,66 millones, un montante que contó con 40,95 millones estatales. A partir de ahí, los años del PP han sido especialmente difíciles. No en vano en la primera temporada de los populares al frente del Ejecutivo se perdió definitivamente el umbral de los 40 millones. Además del mal desempeño el año pasado, la firma se dejó 10,8 millones en ese 2012.

En este sentido, los administradores recuerdan que los guarismos de 2013 también se han visto marcados decisivamente por los gastos no recurrentes provocados por el expediente de regulación de empleo puesto en marcha en el año 2012 "para paliar los efectos de esta evolución negativa en los ingresos" y que ha obligado a incrementar el desembolso en indemnizaciones y a aumentar las provisiones. Pese a ello, la agencia -dependiente de la SEPI y, por tanto, del Ministerio de Hacienda- registró unos gastos de personal por importe de 59 millones de euros, cantidad muy inferior a los 69,91 millones que abonó por este mismo concepto en el ejercicio precedente.

La sociedad se resigna a la sangría en la facturación y expone que sólo cabe "seguir manteniendo los niveles de control y ajuste de costes para mitigar, aunque sea parcialmente, los efectos adversos sobre los ingresos que se vienen produciendo desde el año 2009". En este escenario, la empresa que preside José Antonio Vera prevé retornar a los resultados de explotación positivos allá por el año 2016. Por el camino, no obstante, afronta un fondo de maniobra negativo, si bien espera mantener y renovar las líneas de financiación que actualmente mantiene abiertas.

Reformulación de las cuentas

Por si fuera poco, los administradores de la sociedad se vieron obligados a reformular las cuentas, después de que el Tribunal Supremo revocara la reducción salarial aplicada por la sociedad desde el 1 de enero de 2012, al prorrogar una disposición del convenio colectivo 2009-2011 que incluía una rebaja en la decimoquinta paga que perciben los trabajadores. El fallo obligó al grupo a incorporar provisiones adicionales para cumplir con la decisión judicial, lo que forzó a modificar en junio los balances cerrados el 13 de marzo.

La auditoría de PriceWaterhouseCoopers (PwC) hace hincapié en este extremo, al que se concede un impacto no baladí. "Estas cuentas anuales han sido reformuladas por los administradores de la sociedad para registrar las provisiones derivadas de la aplicación de dicha sentencia como consecuencia de un cambio de estimación del riesgo asociado al litigio existente, con un efecto de mayores pérdidas de explotación por 3.082 miles de euros y mayores pérdidas después de impuestos por 2.219 miles de euros", expone la memoria. A perro flaco...

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios